Intereses privados y degradación del Parque

La Asamblea en defensa de las Sierras de Tandil salió a exponer su postura frente a la polémica desatada por la intervención comunal en el Parque Independencia.

Archivo

“Hace años que asistimos a discursos de progreso y marketing ambiental, pero en los hechos, en la gestión de la ciudad priman criterios mercantilistas, privatizadores y poco democráticos. El Parque Independencia, un emblema de lugar público, un cerro, paseo de todos, se viene alterando desde hace años, pero en el último parece que la impunidad ha hecho que pasen la barrera de un mínimo de sensatez”.

Al respecto, se preguntaron si quienes lo forestaron ¿habrán imaginado alguna vez que en el siglo XXI, cuando existen métodos mucho más seguros para hacer juegos lumínicos, se persista con hacer fuegos artificiales y se incendien árboles añosos? Quienes llegaron a Tandil el Castillo Morisco ¿habrán imaginado que alguna vez el mirador de todos sería parte de una concesión a un comerciante? El servicio que presta el mismo es el de confitería y puede hacerlo en la sala. El mirador y la vista son de Tandil.

A la vez, indagaron sobre quienes participaron y asistieron al festival folclórico de las Sierras, realizado durante años con amor y éxito en el marco existente, ¿creerían imprescindible llenar de polvo de piedra la tierra del monte aledaño y de comercios que bien podrían colocarse en otros lugares ya modificados?

Sobre los interrogantes los preservacionistas señalaron que “la legitimidad de origen dada por el voto popular se malversa cuando los intereses privados de una minoría se jerarquizan sobre el interés general y el bien público. El marketing es muy efectivo, pero siempre llega el momento en que los hechos revelan la cara real de las políticas implementadas. Los huecos en las sierras más antiguas de la Argentina, los pasivos ambientales, las rutas rotas por la sobrecarga de los camiones, el manejo negligente del agua en todos los aspectos, las construcciones sobre las sierras, los efluentes cloacales sobre las áreas de recarga del acuífero, los incendios intencionales para preparar terrenos para la construcción, la extensión de la ciudad sobre las áreas de protección, la construcción sin límites de edificios, la sobrecarga de los sistemas de servicios que terminan en inundaciones y a veces en desborde de aguas servidas, la falta de regulación adecuada para garantizar el acceso a la tierra y la vivienda en los muchos lugares adecuados de la ciudad, la evidente desigualdad en las inversiones en los distintos barrios. Todo esto es moneda corriente en las últimas décadas”.

Consideraron que la oposición de ambientalistas no les importó. “La oposición de muchos vecinos que plantean sus reclamos ante la sinrazón de sus políticas de desprecio a la naturaleza tal vez no les importe… Pero cuando el Tandil real se hace visible detrás de los afiches del soñado y perdemos lugares que antes eran públicos, perdemos naturaleza contra el cemento que a su vez se niega donde sería necesario, cuando las explosiones vuelven a hacer temblar varios kilómetros a la redonda, la gestión de gobierno se muestra de verdad y la ciudadanía tiene el derecho de exigir que se rectifique el rumbo en beneficio de la ciudad y el conjunto de su población”.

En ese contexto, consultan sobre ¿qué clase de gestión pública puede ser considerada democrática si no ejerce el poder para preservar los bienes comunes al mismo tiempo que se rinde ante el interés de unos pocos, subordinándose a sus negocios?”

Desde la Asamblea en defensa de las Sierras de Tandil se adhirieron a los reclamos de los vecinos para detener la alteración del Parque Independencia, así como para lograr la atención de los reclamos por servicios e infraestructura básica en los barrios, exigimos el cese de las explosiones canteriles e instan a la población a participar en todos los ámbitos, en pos de una gestión democrática de la ciudad que mejore la calidad de vida de todos y preserve el Patrimonio Natural y Cultural para actuales y futuras generaciones”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario