fbpx La verdad sobre Miguel de Tandil – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La verdad sobre Miguel de Tandil

Gaucho - Flickr

El Eco

No puedo dejar de escribir del tema que estuvo en el WhatsApp de todo el país y del cual los medios capitalinos, desconociendo el pago chico, decidieron hacer horas de televisión, con colaboración de algunos personajes que aportaron su voz.

Todos hablan de Miguel. Sobre lo que hizo. Sobre quién será. Sobre sus motivos.

Lo cierto es que Miguel es un hombre bueno. Y mira lo acontecido con cierta rareza: ¿están hablando de mí?

Lo conocí hace varios años. Una vez fui a hacer una nota a una zona alejada del centro, en el camino que lleva a la Ruta 74, pasando la ex Escuela Granja. Allí me esperaba él. Hacía frío. Era invierno. En su casa me recibió con las puertas abiertas. Miguel siempre fue humilde. Arriba de la mesa había un mate de lata y una pava que tenía muchos años y otras tantas historias.

Me contó sobre su historia de vida. De cómo llegó a Tandil, de cómo vivió de changas sus primeros años y de cómo hacía todos los días para dibujarle una sonrisa a su rostro y salir a ofrecer por los barrios comida que prepara en su horno a leña, la misma que lo calienta en las noches invernales de la ciudad.

Dicen que las historias mínimas son lindas para relatar. Eso me pasó con Miguel. Cada instante de esa charla era un detalle para contar. Buen tipo.

En Miguel pude apreciar las desigualdades del sistema en el que vivimos. Como algunos tienen tanto y otros tan poco. Como, a pesar de los años, sigue habiendo en nuestro país pobreza y gente que no tiene un plato de comida en su mesa. La forma en la que la cultura del “sálvese quién pueda” venció sobre lo colectivo.

¿Qué tan distinta es la historia de Miguel de Tandil de tantos otros que viven en Tandil y en el país entero? Creo que no tanta.

Ya que todos hablaban de Miguel de Tandil hice lo propio y les compartí la vida del Miguel que conocí y de sus enseñanzas. Del otro, del que se han cansado de realizar conjeturas, lo deberían dejar todos en paz. ¿Cuál es el morbo que nos mueve para ser agentes de viralización de la vida privada de los otros?

José Di Bartolo

José Di Bartolo

Editor Responsable de ElEco.com.ar

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Comentarios

  • La verdad que la nota es una reflexion bastante berreta. Flaco, si no tenes nada para escribir segui la logica, no escribas nada. Es mejor y mas sano.

  • JOSE DI BARTOLO TE PAGAN POR ESTO…
    EL PASQUIN DE TANDIL MAS DE CUARTA QUE NUNCA
    ASI QUE ESTO ES INFORMACION
    EL PASQUIN DE ROTONDA Y SUS PSEUDOSGIORNALISTAS

  • Todo se salió de los márgenes de respeto a la intimidad debido, yo creo, a la falta de acción por la pandemia, la gente se quiere entretener y sirvió un poco para eso. En el fondo nadie sabe que es lo que pasó pero agradece que a uno no le pase, sin estar librado alguna vez, quién dice? Pero se hizo público por la pintada y bueno, un chascarrillo, nadie opina en serio, ya que nadie sabe realmente. Nuestro respeto y las debidas disculpas a los involucrados, una vez más comprueba que somos una ciudad con alma de pueblo.

Deja un comentario