Asesinaron a golpes a un hombre mayor en su casa del barrio El Tropezón para robarle la jubilación

Ocurrió en Almafuerte al 2600. La víctima fue hallada muerta por su conviviente, quien dio aviso a la policía de la sangrienta escena. Hubo allanamientos para dar con el responsable. Se confía en un pronto esclarecimiento a partir de resultados de peritajes de elementos secuestrados. Para la pesquisa, la autoría no sale del entorno del asesinado.

El Eco

Sin respiro, cuando aún persisten las esquirlas sobre el curso de la investigación por el crimen de Jorge Bustamante, la policía y los funcionarios judiciales vieron interrumpida su madrugada de ayer con el alerta de un nuevo hecho de sangre, el cual con el paso de las horas se confirmó que se trató de un homicidio, también en ocasión de robo.

La víctima, Daniel Ávila, un jubilado de 82 años, nativo de la provincia de Córdoba pero que hace años reside en la ciudad, fue encontrada sin vida en su casa de Almafuerte 2666 con un fuerte golpe en el cráneo.

Hasta la escena del hecho concurrió una comitiva policial y judicial que poco después confirmó que el deceso, ocurrido entre los últimos minutos del martes y los primeros del miércoles, se había producido en circunstancias violentas.

Efectivamente se hicieron presentes en el lugar personal de la comisaría Segunda por corresponder a la jurisdicción, más efectivos de Policía Científica y el responsable de la UFI 16, Marcos Eguzquiza, fiscal que comenzó a ordenar rápidas diligencias procesales para recabar información sobre el asesinato.

Sin pausa, consecuentemente, se emprendieron las primeras averiguaciones tendientes a dar con pistas que lleven a los eventuales responsables, quienes -al decir de los trascendidos de la pesquisa- no resultarían ajenos al entorno de la víctima.

Ávila era un hombre solo, que vivía en su austera casa y de su jubilación, con un joven identificado como Claudio Nieves, quien precisamente fue quien dio aviso a la policía sobre la horrenda escena observada cuando volvía al domicilio. El jubilado yacía tendido en el piso con claras señales de haber recibido golpes, rodeado de un charco de sangre.

Allanamientos

A partir de las primeras averiguaciones, entonces, con el consentimiento del juzgado de Garantías, durante la mañana de ayer se allanaron diferentes domicilios para dar con el o los responsables de la muerte de Ávila.

Uno de los domicilios donde se realizó un procedimiento fue en Rosales 727, donde residen los progenitores de Matías Fabre, quien al decir de Nieves fue con quien tuvo contacto Ávila durante el mediodía y la tarde del martes.

Por lo que describieron testigos circunstanciales del procedimiento, el nombrado estuvo en el lugar y se mostró sorprendido por la situación, miraba todo lo que sucedía mientras las fuerzas policiales realizaban las tareas dentro del lugar para buscar algún tipo de elemento vinculante.

Según trascendió, fueron secuestrados determinados elementos de esa propiedad que serán sometidos a peritajes tendientes a dar con rastros que permitan dilucidar alguna relación con la escena del crimen.

También hubo un allanamiento en Guise al 300, donde el señalado vive con su novia, a quien se le tomó declaración para conocer los últimos movimientos que había realizado Fabre.

Las sospechas

Las sospechas como las respectivas diligencias procesales de los investigadores se acotaron al entorno señalado, a partir de los dichos del joven que vivía con la víctima como así también a los vecinos, acerca de los últimos movimientos percibidos en la cuadra.

Lo que se pudo reconstruir fue que Ávila compartió el almuerzo con Nieves y Fabre, con una sobremesa que se extendió hasta alrededor de las 17, cuando los dos jóvenes dejaron al jubilado con rumbo desconocido. Nieves regresó alrededor de las 23 y dijo toparse con la terrible sorpresa.

Por lo que se pudo conocer, ellos dos eran los que sabían que Ávila había cobrado la jubilación, dinero que no se halló una vez conocido el macabro hallazgo, de allí la carátula de la instrucción penal preparatoria.

Otro dato que tuvieron muy en cuenta los investigadores fue que más allá de la precaria propiedad y austera vida de la víctima, tenía cierto resguardo de seguridad en su casa y no entraba cualquiera. De hecho, la puerta la cerraba con una traba de seguridad que sólo sus allegados conocían.

Autopsia

Según el informe de autopsia, la víctima murió por un golpe en la cabeza, perpetrado con un elemento contundente de peso e incluso con algún filo, dado el corte que se detectó en la lesión.

Con dichas conclusiones, y al aguardo de informes técnicos que hacen a distintos peritajes a realizar, los investigadores confían en un pronto esclarecimiento del crimen, uno más en pocas horas en la cuidad.

La versión del amigo

En medio del procedimiento que la policía realizaba ayer por la mañana, Nieves detalló ante este Diario que Ávila había cobrado el martes dinero de la jubilación. “No era mucho, pero era plata”, le dijo a este medio en el lugar del hecho y estimó que ese sería el móvil por el cual le habrían robado y generado el golpe en la cabeza que le causó la muerte.

“No pude dormir en toda la noche, no puedo creer lo que pasó”, expresó visiblemente conmocionado por lo acontecido, y además soltó con indignación que “si lo llegó a encontrar al que hizo esto, juro que hago justicia por mano propia”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario