Cientos de personas saquearon un depósito de mercadería que sufrió un importante incendio

El lugar no estaba habilitado.

El Eco

En horas de la medianoche del sábado las llamas se apoderaron de un depósito situado en la Ruta 30 y Eva Duarte -frente al Parque Industrial-, perteneciente a supermercados chinos y consumieron millones de pesos en mercadería, además de devastar casi por completo el galpón. Los Bomberos actuaron incansablemente durante 15 horas y cuando finalmente lograron sofocar el siniestro, comenzaron a llegar al lugar cientos de personas que durante el trascurso del día y la noche se llevaron todo lo que no había quedado inutilizado por el fuego, desestimando el peligro de un edificio a punto de derrumbarse.

Los Bomberos del cuartel de Villa Italia recibieron el llamado alertando del incendio pocos minutos después de la medianoche del sábado. Una vez que llegaron al lugar, observaron que el siniestro se había originado en unos pallets situados en la parte trasera del lado externo del galpón. Pero ya cuando arribaron había una superficie muy importante envuelta en llamas, de unos 40 por 20 metros, por lo cual tuvieron que pedir apoyo al cuartel central que mandó varias dotaciones.

Ante la magnitud del incendio, un rato después, pidieron apoyo también a los Bomberos Voluntarios de Barker y Vela.

En total, actuaron siete dotaciones y más de 30 bomberos durante un lapso de 15 horas para sofocar el impresionante siniestro que afectó unos 900 metros cuadrados, que era la superficie total del galpón.

El saqueo

En el lugar había todo tipo de mercadería de diversos mercados chinos de la ciudad y la pérdida fue total en lo edilicio, y en lo que es mercadería por la tarde comenzaron a arribar cientos de personas que con el correr de las horas y la noche, se llevaron todo aquello que no había sido directamente afectado por las llamas.

De a poco se fue sumando más y más gente. En la avenida Eva Duarte, una columna de aproximadamente 20 autos se sumaba a otros más de 20 vehículos en el interior del predio. Familias, adolescentes, menores, gente de distintas edades y con vehículos de lo más diversos desafiaban el peligro de un edificio a punto de derrumbarse para llevarse lo que fuera. Lo que se podía aprovechar, cualquier cosa podría servir.

Algunos con varias botellas en mano, otros con alimentos de todo tipo, artículos de limpieza, de higiene personal, bolsas llenas de mercadería. Entraban y salían motos, autos, gente a pie. Por Eva Duarte se veía mucha gente caminando ya en horas de la noche de ayer con bolsas llenas de artículos que había logrado llevarse del depósito.

En horas de la noche, los Bomberos volvieron a ser convocados porque la columna de humo no cesaba y era necesario hacer un enfriamiento en el lugar para prevenir que se no desencadenara nuevamente el foco ígneo. Fue imposible ingresar. Más de cien personas había en el interior del galpón, sirviéndose de todo lo que encontraban, revolviendo las cenizas, entre los vidrios rotos, desenterrando todo aquello que se pudiera utilizar.

La Policía no tenía orden de sacar a las personas que se encontraban en el interior y los Bomberos no podían trabajar en esas condiciones, por lo cual se retiraron sin poder hacer nada ya que necesitaban que el lugar fuera completamente evacuado para actuar.

Según trascendió, el dueño del depósito habría dado el okey en principio para que la gente se llevara lo que se encontraba puertas afuera del galpón, pero al estar el lugar abierto y sin custodia, también entraron al depósito, el cual saquearon por completo.

Al cierre de esta edición, la gente seguía adentro del galpón sacando lo que quedaba, lo cual implicaba un peligro inminente porque la estructura corría riesgo de colapsar en cualquier momento, o de desatarse nuevamente las llamas.

Cuantiosas pérdidas

A grandes rasgos, dentro del galpón había unos 10 millones de pesos en mercadería, de los cuales aproximadamente unos 200 mil pesos podían ser aprovechados. El resto se perdió por completo.

El depósito no contaba con seguro porque estaba tramitando la habilitación, que aún no había llegado.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario