fbpx Debido a reiterados robos, reclaman presencia policial en la zona de Villa Alduncin – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Debido a reiterados robos, reclaman presencia policial en la zona de Villa Alduncin

Alumnos del curso de Gasista de Tercera Categoría del Instituto de Formación Profesional 403 reclamaron ante el director de la institución mayor seguridad en la zona, debido a los reiterados hechos de vandalismo que sufren cuando asisten a clases.

Alumnos del CFP 403 reclamaron mayor seguridad en la zona de Villa Alduncin

El Eco

Alumnos del curso de Gasista de Tercera Categoría del Instituto de Formación Profesional 403, que se dicta en la Escuela de Educación Secundaria Técnica 1 “VI Brigada Aérea”, de Villa Alduncin, son recurrentes víctimas de hechos de inseguridad cuando asisten a clases.

Por tal motivo, trasladaron su preocupación al director de la institución, Daniel López, quien presentó una nota a las autoridades comunales para pedir presencia policial en la zona.

Mediante un comunicado, los cerca de 35 alumnos que asisten al curso manifestaron su intranquilidad ante los reiterados robos que han sufrido a lo largo de los últimos dos meses y que ya han sucedido en años anteriores.

“Muchos de nosotros concurrimos a su institución para formarnos en un oficio y/o para sumar herramientas que nos permitan trabajar y vivir dignamente, sacrificando horas en nuestros hogares y en familia”, exponen en el documento.

Solicitan, a través de la nota entregada, la presencia policial en la intersección de Nigro y colectora Luis María Macaya, por lo menos los días de cursada y en los horarios que asisten. Los lunes están desde las 19.30 hasta las 22.30, los martes desde las 18.30 hasta las 21.30 y los miércoles entre las 19.30 y las 22.30.

La situación

Ramón Oscar Pineda y Andrea Carrón, dos alumnos que concurren a la institución, explicaron la difícil situación que atraviesan cada vez que deben asistir a clases debido a los hechos de vandalismo que sufren en la zona.

En primer lugar, Pineda contó que el objetivo del reclamo es “buscar la forma para que los robos que estamos sufriendo desde hace ya cuatro años no ocurran más. Queremos una solución a este problema”.

En tanto, Carrón relató que “para hurtar, rompen los vehículos que utilizamos para ir al curso. Nosotros somos gente de trabajo y no contamos con alarma en los autos. Han forzado cerraduras y se han robado ruedas de auxilio. A veces es más el daño que lo que roban en sí porque uno, ya sabiendo cómo es la situación, trata de no llevar muchas cosas de valor”.

Además, al curso no sólo asisten estudiantes de Tandil, sino que también lo hacen de localidades vecinas como Ayacucho o Gardey. Al respecto, Pineda explicitó que él viaja esos tres días desde Gardey y que le robaron recientemente la rueda de auxilio. “Entonces, si llego a pinchar la rueda, me quedo en medio de la ruta”, clamó e insistió en buscar la forma de solucionar el problema.

Pese a que a media cuadra de la intersección mencionada haya una seccional policial, los hechos vandálicos y hurtos ocurren igualmente. Según detallan, es una zona muy oscura, que está sobre la ruta y que “nunca se ve movimiento”, por lo que “está todo muy expuesto”.

“Las condiciones son las especiales para que se generen estos robos. Somos alrededor de 35 alumnos y obviamente que para llegar hasta allá vamos todos en nuestros vehículos”, relató Carrón.

Entonces, remarcó que lo que piden son garantías de que se vigile la zona para no sufrir hurtos o roturas de los autos: “Queremos poder ir a estudiar tranquilos para poder formarnos y tener un oficio, y que se nos den las condiciones mínimas de seguridad”.

Según contó la mujer, hace poco le robaron y en los últimos dos meses se registraron tres hechos. “A mí me rompieron la cerradura del baúl y me sustrajeron un matafuegos y un cricket. Tal vez no es tanto el valor, pero sí lo que rompen. La solución a esto es más patrullaje y presencia policial en la zona”, sostuvo.

“Le roban a gente humilde”

En diálogo con El Eco de Tandil, López contó que el miércoles pudo elevar la nota en la Mesa de Entradas del Municipio y que sólo tuvo la oportunidad de hablar con Oscar Teruggi, secretario de Gobierno, quien se comprometió a hacer los contactos correspondientes para solucionar la situación y darle mayor tranquilidad a las autoridades y, especialmente, a los alumnos “para que no tengan que salir cada media hora a fijarse si tienen las cosas en los autos”.

“Esto es ratería pura”, exclamó el director y argumentó que “se le está robando a gente pobre, a gente trabajadora, a gente humilde que va con su vehículo a aprender algún oficio”.

Agregó López que seguramente mañana se reunirá con personal del Consejo Escolar para que también esté al tanto de esta situación y que, de manera mancomunada, busquen la mejor alternativa para poder darle una seguridad y tranquilidad a la institución educativa.

“El lunes llamo al presidente del Consejo para ver si nos podemos reunir ese mismo día para entregarle la misma nota que entregamos en el Municipio y poder acordar algunas acciones que les corresponden a ellos”, señaló.

En busca de respuestas

El director de la institución expresó que están preocupados porque no es algo novedoso, sino que es un hecho que viene sucediendo desde hace mucho tiempo.

“Estamos hablando de gente trabajadora y que quiere capacitarse para poder tener otros recursos en esta situación de crisis. Entiendo que tal vez las autoridades educativas de la escuela hoy por hoy no estén sometidas a este problema porque no les toca a ellas; sí nos toca a nosotros, como institución, porque son todos alumnos del Centro de Formación Profesional 403”, refirió López.

Confirmó que son casi 35 alumnos que realmente están preocupados porque “las pocas pertenencias que tienen se ven afectadas cuando andan grupos de ´rateros´ merodeando a la noche”. Pasadas las 18.30, cuando oscurece, un grupo de maleantes comienza a desarmar los baúles de los vehículos, sacan ruedas de auxilio, críquets, herramientas y demás; desmantelan todo lo que tienen a mano.

La salida que encuentra es que las autoridades locales “tomen cartas” en el asunto. “Pienso que se soluciona con dos personas de la Policía Local que empiecen a realizar el recorrido que deben hacer con continuidad. Además, el Municipio y el Consejo Escolar de Tandil deben tomar cartas en el asunto”, dijo.

Lo curioso es que a menos de cien metros de donde roban hay un destacamento de la policía, por lo que López subrayó la impunidad de los malhechores “que no respetan ni siquiera una autoridad”.

“Lo que yo hablé con Teruggi fue que estos chicos que están en la Policía Local, que andan caminando por todos lados, puedan estar en los 50 metros que tiene de frente el edificio y que puedan quedarse dos en 100 metros, uno en cada esquina, mirando los movimientos desde las 6 de la tarde hasta las 11 de la noche que culminan las actividades educativas. Entonces, con eso creo que ya tenemos el problema resuelto”, declaró.

Asimismo, expuso el director que realizaron el mismo reclamo hace ya cuatro años, pero “evidentemente no se hizo nada” puesto que los hechos vandálicos siguen sucediendo. Argumentó que a Roberto Hernández, uno de los docentes, le sustrajeron las herramientas que empleaba para enseñar.

“Obviamente que esto nos afecta a todos, al mismo profesor y a los alumnos, que son los que van y están con el corazón en la boca todos los días porque tienen que estar en clase tres horas y salir cada veinte minutos para ver si nadie les ha robado nada”, señaló.

Por último, enfatizó López que “las autoridades tendrán que tomar cartas en el asunto porque es vergonzoso que esté pasando esto en una institución educativa”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario