Desvalijaron una casa y creen que los ladrones convivieron con los moradores durante su accionar

Un nuevo robo domiciliario sacudió a una familia y conmocionó a toda la barriada. Este nuevo hecho se registró el jueves por la noche, en la víspera del feriado, en una vivienda ubicada en 25 de Mayo al 1200, entre Roca y Alsina, cuando al menos dos delincuentes ingresaron a la propiedad tras violentar la puerta de acceso en momentos en que sus moradores se encontraban fuera.

Una vez en el interior causaron gran desorden y lograron armar un botín conformado por dos televisores LED, varios artículos de electrónica y una importante suma de dinero.

Sin embargo, en determinado punto de su accionar los habitantes de la vivienda retornaron sin ser advertidos por los intrusos y permanecieron en la cocina sin observar lo que sucedía en los otros ambientes de la propiedad, hasta que uno de los ladrones abrió la puerta y se topó con la familia. Enseguida, emprendió la fuga luego de concretar el atraco, por lo que igualmente se requirió presencia policial.

 

El relato del damnificado

El damnificado, Juan Ignacio Balerdi, contó a El Eco de Tandil detalles de lo sucedido a la vez que se refirió a la situación en la barriada y a un intento ocurrido hace dos meses que motivó la creación de un grupo de WhatsApp para mantener a los vecinos en alerta.

El atraco se originó cuando los cuatro moradores salieron de la vivienda de 25 de Mayo al 1200 y regresaron aproximadamente media hora después. Al arribar al inmueble, tres de ellos ingresaron con el auto por el garaje y permanecieron en la cocina sin acceder a los otros ambientes.

Con el televisor prendido, una mujer, su hermana y su marido cenaron y unos minutos después uno de ellos escuchó un ruido. “Mamá pensó que había vuelto” e inmediatamente uno de los intrusos “abrió la puerta que separa el living de la cocina y se encontró con ellos, que estaban de sobremesa”, describió.

La reacción de la mujer, que gritó al sorprenderse por la presencia de un extraño dentro de su casa, puso en fuga al delincuente, que salió corriendo por la puerta de acceso. Sin embargo, el hecho ya estaba consumado.

 

“Desvalijaron la casa”

Fue así que los moradores constataron lo que había sucedido. “Salieron para la calle y ahí se dieron cuenta de que habían desvalijado la casa: la puerta del frente estaba abierta de par en par y barreteada, con la cerradura y pedazos de madera tirados por el suelo”, expresó Balerdi.

En el interior, todo estaba revuelto: “Vaciaron los placares, estaba todo en el piso, los cajones dados vuelta”, detalló y enumeró entre los faltantes dos televisores LED, una notebook, una cámara de fotos, un DVD, ropa, zapatillas, alhajas, secadores de pelo, afeitadoras eléctricas, entre otros electrodomésticos.

Además los autores del hecho se llevaron una importante suma de dinero que tenía como destino la cancelación de compromisos comerciales. “Es plata que tenía para laburar”, lamentó.

“Se llevaron de todo”, enfatizó, y precisó que al botín sumaron jabones y hasta la pasta de dientes del baño.

 

“Es probable que hayan estado” en el mismo momento

Pasado el episodio, la familia sospecha que los delincuentes podrían haber observado el momento en que sus integrantes se retiraron del domicilio pero no cuando regresaron.

Al respecto, el damnificado expresó que el intruso, de contextura mediana, flaco y joven, “no esperaba que estén en la cocina; porque abrió la puerta, mamá gritó y salió corriendo”, por lo que estimó que “es probable que hayan estado” en el mismo momento en que la familia cenaba.

En medio del shock por la situación vivida, la familia dio aviso al sistema de emergencias 101 Mejorado y puso en alerta a los otros habitantes de la cuadra con los que comparten un grupo de mensajería para mantenerse unidos frente a cualquier episodio.

El barrio, que en el último tiempo evidenció hechos similares, se vio movilizado por el hecho y se solidarizó con los damnificados, con muestras que se sucedieron durante toda la jornada de ayer.

Por último, Balerdi cuestionó la atención en el 107 y la demora en asignar una ambulancia para la atención de su tía, que se encontraba en un estado de shock producto del traumático episodio.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario