El joven accidentado en la avenida Estrada sigue grave y con pronóstico reservado

[

Luego de cumplirse las primeras 24 horas del grave accidente protagonizado por Joaquín Ceide, el pronóstico sigue siendo grave pero estable. El motociclista se despistó cuando venía manejando su moto marca Rouser de 200 cc, patente 660 KUR, a la altura de avenida Estrada al 900 en sentido al centro de la ciudad.

LEÉ TAMBIÉN: Un joven motociclista se despistó, golpeó contra una columna y está en grave estado

El joven de 24 años pegó de llenó con su cuerpo y cabeza contra una de las columnas de alumbrado público que existe en el lugar, quedando tendido a la vera de la ruta, inconsciente y con graves heridas.

Fue llevado de urgencia al Hospital Ramón Santamarina donde los profesionales de la salud trabajaron a destajo para poder estabilizarlo. Ceide sufrió politraumatismos y traumatismo encéfalo craneano, que representa un grave problema de salud, con riesgo de vida. Se le colocó un catéter  intraventricular que es el método de monitoreo más preciso para controlar la presión y también un tubo pleural que actúa como drenaje.

Cerca de la medianoche del pasado jueves los médicos y enfermeros del centro de salud pública lograron el objetivo de estabilizar a Ceide, continuando el resto de las horas con un grave cuadro clínico pero estable. El herido también fue atendido por una fractura de clavícula.

 

Estadísticas

Tanto los enfermeros como los médicos del Hospital no ocultan su fastidio cada vez que una persona llega para ser atendida luego de un accidente en donde una de las partes involucradas es un motociclista. Más del 80 por ciento de los lesionados atendidos no llevaba colocado el casco de seguridad y si tenía casco era para protegerse el codo y no la cabeza.

Consultada una enfermera dijo “de un tiempo a esta parte solo recuerdo que un accidente que sucedió en Balbín y Edison, un motociclista chocó con un auto y cayó. Como tenía el casco colocado como corresponde, no sufrió más que los daños materiales de su moto. No tuvo quebradura de ningún tipo y tras ser revisado se fue a su casa”.

Remarcó que “en mi turno y por haber hablado con el resto de los compañeros ese fue uno de los últimos que realmente no tuvieron nada. Después un accidentado o queda en observación en guardia o pasa a terapia con algo más grave. Es increíble que quienes tienen moto no recapaciten que si sufren un accidente pueden llegar a morir”.

 

Prevención

Un informe elaborado por Luchemos por la Vida indica que los cascos salvan vidas al evitar golpes y heridas en la cabeza, devastadoras y discapacitantes. Los motociclistas que no usan casco tienen mucho más alto riesgo de muerte o de sufrir lesiones permanentes. Estudios realizados detallan que los motociclistas que lo llevan colocado tienen un 73 por ciento menos de mortalidad y hasta un 85 por ciento menos de lesiones graves.

Además los cascos tienen una efectividad del 67 por ciento en la prevención de lesiones cerebrales y quienes no lo llevan puesto cuentan con hasta tres veces más de posibilidades de sufrir daños cerebrales.

Desde el Sistema Integrado de Salud Pública en conjunto con las autoridades de Gobierno, deberá pensarse y aplicarse una campaña para concientizar sobre el uso y comenzar a bajar la alta estadística que existe en la ciudad en cuanto a estos accidentes que se registran casi a diario.

 ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario