Encontraron una remera con manchas de sangre en el domicilio del único sospechado de matar a Daniel Ávila

La policía volvió a realizar un allanamiento en Rosales al 700. Lo secuestrado fue entregado a Científica para que sea analizado. La investigación entiende que están cerca de resolver el crimen ocurrido en Almafuerte al 2600.

El Eco

En la jornada de ayer continuó el trabajo investigativo en pos de reunir las pruebas necesarias para dilucidar quién y por qué acabó con la vida de Daniel Ávila, un jubilado de 82 años que fue encontrado muerto en el interior de vivienda situada en Almafuerte 2666, en el barrio El Tropezón.

La policía entiende que el crimen se generó en el entorno que la víctima tenía y por esa razón se volvió a allanar el domicilio de Rosales al 700, donde habita Matías Fabre, por ahora el único sospechado de haber participado en el hecho de sangre.

Por lo que se pudo conocer, en la mencionada dirección la investigación secuestró una remera usada por el señalado con manchas de sangre, la que había sido ocultada por él , entendiendo la pesquisa que están encaminados a una pronta resolución del caso cuando sea peritada.

Como se detalló, la víctima, llegó hace unos años a la ciudad procedente de la provincia de Córdoba, siendo encontrado sin vida el pasado miércoles y presentando una fuerte golpe en el cráneo en el interior de su vivienda.

Tras cumplimentarse las tareas de rigor, al óbito se le realizó la operación de autopsia la que determinó que el fortísimo golpe recibido en la cabeza le produjo su deceso. Para los profesionales que trabajaron en el cuerpo del difunto, la lesión se habría producido con un elemento de peso y con filo lo que le generó un profundo corte.

Ávila vivía en una humilde propiedad junto a Claudio Nieves, persona que se encontró con el cuerpo que estaba en el piso y sobre un charco de sangre, por lo que en medio de la conmoción que la escena le generó, dio rápido aviso a la policía que inmediatamente se hizo presente en el lugar.

Para la investigación, el crimen perpetrado de manera violenta en los primeros minutos del pasado miércoles, determinó que el fiscal Marcos Egusquiza, a cargo de la UFI 16, ordenara distintas tareas para recabar la mayor cantidad de información posible y poder atrapar cuanto antes al asesino.

Nueva pesquisa

 

Por lo que se pudo averiguar, Matías Fabre, según lo expresado por Nieves, fue la persona que compartió las últimas horas de vida de la víctima. Fue así que ante la sorpresa de los vecinos, la policía llevó a cabo un primer allanamiento buscando elementos que puedan ayudar a dilucidar lo qué pasó.

En la jornada de ayer los efectivos policiales regresaron al mencionado domicilio para llevar a cabo un nuevo allanamiento, donde encontraron una remera con manchas de sangre, que se presume fue usada en el momento del asesinato. El material encontrado, es de mucho interés para la causa, por lo que ahora se espera la tarea de la Policía Científica la que analizará la indumentaria y los cotejará con grupo y factor sanguíneo.

Al ser consultada la fuente policial sobre cuándo tendrán los resultados de las pericias científicas señaló que “aún no hay un tiempo determinado para conocer los resultados que arroje lo que se va a peritar”.

Además del nuevo allanamiento, la investigación solicitó algunas imágenes al Centro de Monitoreo para realizar un relevamiento. Puntualmente analizarán videos de un sector del centro de la ciudad, del lugar donde ocurrió el trágico hecho y de Villa Gaucho para constatar el movimiento realizado por Matías Fabre, quien es el único sospechoso que tiene, por ahora, la causa.

 

Últimas horas

Según lo que se pudo reconstruir Ávila almorzó con Nieves y Fabre hasta alrededor de las 17 momento en que los mencionados se fueron del lugar, cada con distintos destinos. Nieves retornó más tarde a Almafuerte al 2600, encontrándose con la terrible escena.

Ávila había percibido sus haberes jubilatorios recientemente, situación que solo sabían los mencionados, sin poder encontrarse el dinero al producirse el hallazgo del adulto mayor sin vida.

Otro dato la policía analiza es que la puerta de la casa se cerraba con una traba que solo sus allegados conocían y en la escena del crimen no se evidenció que se haya forzado, por lo que el que ingresó sería conocido de la víctima.

Por ahora la investigación tiene apuntado a Fabre como el único sospechoso, aunque el allanamiento realizado ayer de dar positivo podría producir un cambio rotundo en la causa.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario