“Estábamos atentos a esta búsqueda”, confesó la mujer que halló el cuerpo

El Eco

El cuerpo de Jorge Bustamante fue hallado este domingo por la tarde en un canal que desemboca en el arroyo Langueyú en un camino rural con destino al paraje La Argentina. Tras cinco días sin saber sobre el paradero del joven, un elemento fundamental se sumó a la causa cuando una pareja y dos menores dieron con la escena mientras se disponían a compartir una actividad familiar.

En comunicación telefónica con el magazine televisivo “La Ciudad” (EcoTV), Gabriela Zárate contó que este domingo, después de almorzar, decidieron junto a su pareja, Walter Bulfer, salir a disfrutar de la tarde al aire libre. “Preparamos todo y salimos con las nenas, mi hija de 6 y la hija de él de 11 años, a pescar a un arroyo”, relató.

Al llegar al lugar, alrededor de las 15, detuvieron el auto a la vera del camino rural “y bajamos por un camino hasta el canal. Mientras nos acomodamos, miré debajo del puente y observé algo flotando que parecía como un muñeco de trapo. Le digo a mi marido que se fije, subió al puente y desde ahí me confirmó que era una persona”, describió.

“Fue un momento difícil porque lo que más nos interesaba es que las nenas no se angustiaran”, confesó y agregó que las acompañó hasta el auto y desde allí observaron la primera llegada de los servicios de emergencia.

En medio de maniobras por intentar desviar la atención de las menores, las tres aguardaron en el interior del vehículo hasta que los efectivos cumplieran con las primeras tareas y fueran liberadas. “Fue un momento muy feo”, aseguró Gabriela Zárate.

“Flotando en el agua”

“El cuerpo estaba flotando en el agua, debajo del puente del canal”, describió la mujer sobre lo que pudo observar en el instante en que detectó el cuerpo sin vida de Bustamante.

En los primeros minutos, su pareja subió al camino para percibir la escena en altura y fue allí cuando detectó sangre en la baranda, otro elemento clave para la investigación. “Eso nos hizo pensar que lo habían tirado desde ahí”, expresó.

A más datos, indicó que el cuerpo “estaba hinchado y que le faltaba la remera. Además tenía signos de golpes, del lado izquierdo de la nuca manchas de sangre. Y lastimado entre la sien y arriba del ojo”.

“Atentos a la búsqueda”

Ante el hallazgo, ambos testigos sospecharon que podría tratarse del joven que desde hacía cinco días era intensamente buscado, hecho que los motivó a dar rápido aviso a la policía. “Como todos los tandilenses, estábamos atentos a esta búsqueda”, reconoció.

Poco después se montó un amplio operativo por la zona que determinó la presencia de los uniformados, personal judicial y familiares y horas más tarde se confirmó la sospecha de que podía tratarse del joven.

“Sabemos que cumplimos porque avisamos”, expresó con satisfacción. Su esposo se quedó en el lugar a disposición de la policía mientras que la mujer y las menores se retiraron del lugar.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario