“Falta unir todas las piezas para conocer quién manejaba el vehículo

El Volkswagen Bora perteneciente a D'Angelo, presentó un fuerte impacto sobre el lateral izquierdo donde, según el peritaje, golpeó de lleno la moto que conducía Romanela Ruiz Sánchez.

El Eco

El titular de la comisaría Primera, Carlos Yáñez, le contó a El Eco de Tandil que “fue un hecho atípico porque desde que tomamos conocimiento del accidente, empezamos a rastrear el vehículo pero no lo podíamos localizar. Tuvimos algunos datos con el aporte realizado por los testigos y otros que no eran los que correspondían, lo que nos llevó a un retraso en la investigación”.

Mencionó sin entrar en detalles que “gracias al asesoramiento de la fiscalía y del juez de Garantías, tuvimos un dato por demás certero. En forma encubierta personal de civil pudo establecer que el vehículo se encontraba en el domicilio de Montiel al 600, donde tras el allanamiento realizado lo pudimos encontrar”.

Contó que “en el lugar se encontraba un hijo quien recibió al personal policial. El vehículo en cuestión estaba tapado con bolsas de nylon”.

En cuanto a las pruebas sobre quien conducía el vehículo al momento de producirse el choque, señaló que “es lo que tenemos que probar, algunos testimonios dicen que conducía una chica rubia. Nosotros tenemos certeza que en el interior del habitáculo iba una pareja y que la mujer rubia no manejaba, sino que estaba como acompañante. De todas formas son cosas que tenemos que probar en el transcurso de la investigación que está manejando el fiscal Morey, con el aporte de las filmaciones y los datos que hemos ido recopilando como huellas y cabello rubio del interior del auto. Falta unir todas las piezas para conocer quien manejaba el vehículo. Lo que creemos es que esta mujer venía de acompañante y el que conducía era el hombre”.

Yáñez destacó que “gracias al aporte de las cámaras de monitoreo, gran parte de la investigación la pudimos esclarecer”.

La eximición de prisión y
la necesidad de más testigos

Como se detalló en párrafos anteriores, cuando la policía ya había dado con el posible paradero del auto, a media mañana se presentó en el juzgado de Garantías D´Angelo, propietario de la casa y el taller donde se allanó, junto a su abogado Argeri, quien presentó un pedido de eximición de prisión ante la posibilidad de que su cliente quede imputado del delito de “Homicidio culposo”.

Cabe consignar que a partir de las modificaciones recientes en el Código la tipificación del delito ventilado es detenible, contemplando penas de 3 a 6 años de prisión. De allí, se desprende la premura del letrado por presentar el recurso.

Al respecto el magistrado aún no se ha expedido sobre dicha pretensión legal del abogado, siendo que desde fiscalía aún no se informó ni precisó sobre imputación alguna. Léase, no se ha determinado quién era el conductor del auto.

Según trascendió de la pesquisa, los investigadores se toparon con dos problemas a resolver en esta causa: dar con el coche, después con el conductor. Para lo primero se avanzó y mucho. Ahora solo aguardan por los resultados periciales que permitan dar más luz sobre cómo se produjo el impacto, a la vez de hallar rastros que permitan dar con el que manejaba el rodado. En eso seguían ayer y seguramente hoy los peritos.

Testigos

Respecto al curso de la causa, se insistió sobre el comparendo de testigos varios que estuvieron en la escena pero que no se han presentado a declarar para colaborar con el esclarecimiento del suceso luctuoso.

Es que en el expediente apenas constan cuatro testigos. Un remisero, el pasajero, y una pareja que venía en un auto en sentido contrario por la avenida. El chofer poco pudo observar, el pasajero menos, solo se alertó ante la exclamación del remisero cuando alertó sobre el choque.

La pareja de jóvenes son hasta aquí los que más aportaron a la investigación, quienes detallaron la maniobra imprudente que realizó el auto (primero se abre hacia la derecha y luego gira hacia la izquierda en dirección a Roca, pero como queriendo girar en U) a una baja velocidad, cuando el semáforo estaba en rojo.

Rubén Blazquez, suegro de Romanela, habló en el lugar donde encontraron el auto

Estos testigos justamente describieron que a la par de su auto venían otros dos coches en el sentido hacia la ruta y si bien pararon en primer momento del accidente luego se fueron de la escena. Ellos, en cambio, pararon y de hecho observaron como el Bora se dirigió por Roca y se estacionó. Cuando el joven se quiso acercar a pie al coche fue donde emprendió la huida.

Asimismo, contaron que alrededor de la chica tendida en el asfalto había varias personas, de las cuales tampoco se sabe nada hasta el momento a la hora de prestar su colaboración para contar lo que vieron.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario