La Policía desbarató a una banda dedicada a la faena clandestina que ofrecía carne por Facebook

Efectivos de los comandos de Prevención Rural de la zona, a cargo del coordinador zonal de Seguridad Rural Olavarría, comisario mayor Mario Busto, secundado por el jefe del Comando de Prevención Rural Tandil, subcomisario Alejandro Cepeda, realizaron ayer tres allanamientos por faena y venta clandestina de carne. Como resultado, se incautó mercadería y una serie de elementos que eran utilizados para tal fin, y se labraron distintas infracciones.
Las órdenes de allanamiento y registro fueron ordenadas por el juez de Garantías José Alberto Moragas y la UFI 21, a cargo del fiscal Marcos Egusquiza, en la causa calificada como “Averiguación de ilícito”.

Del amplio procedimiento participaron efectivos de los CPR de Bolívar, Las Flores, Azul, La Madrid, Laprida, Benito Juárez, Olavarría, Rauch, Alvear y Tandil, además de funcionarios del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria -Senasa-, el Ministerio de Agroindustria y la Dirección de Bromatología del Municipio.

El operativo, que comenzó a las 8 y se extendió hasta el mediodía, se llevó adelante, de forma simultánea, en un domicilio de calle Misiones al 2100 y dos establecimientos rurales, uno denominado El Pinar, ubicado sobre el camino del Cerro Chato, Cuartel X, y el otro sobre la Ruta Provincial 30, a la altura del kilómetro 134.

En el establecimiento El Pinar se constató la existencia de elementos y edificaciones destinados a la faena clandestina, incautándose sierras, balanzas, cuchillas, ganchos, aparejos, fogones, mesas, guardapolvos, y restos de pelos de porcinos y equinos, por lo que se corroboró su faena. En el lugar, se encontró un total de 52 equinos de diferentes pelajes y 24 porcinos, todos orejanos de marca.

En tanto, el segundo allanamiento, que se realizó en el domicilio de la calle Misiones al 2100, arrojó resultado negativo, mientras que en el establecimiento de la Ruta Provincial 30 se constató la existencia de 37 equinos de diferentes pelajes, todos orejanos de marca.

Consecuentemente, se labraron distintas infracciones con la intervención de la UFI 21, con copia a la oficina del Senasa local y el Ministerio de Agroindustria, con sede en La Plata, dejándose constancia de que personal de la Dirección de Bromatología labró un acta de constatación de la faena clandestina por parte del responsable del lugar, Alfredo Zabaleta, y la no habilitación del predio para tal fin, como tampoco para la crianza de cerdos.

Los animales fueron interdictados con intervención del Ministerio de Agroindustria y entregados bajo depósito judicial. En el operativo, participó además personal de Copecos, en las curaciones de los mismos.

El procedimiento

Conformes con los resultados obtenidos, el comisario mayor Busto y el jefe del CPR Tandil, subcomisario Alejandro Cepeda, brindaron detalles del procedimiento a El Eco de Tandil.

En primer lugar, Cepeda precisó que el CPR local y la Coordinación Zonal de Seguridad Rural iniciaron una investigación hace unos meses, impulsada desde el comando que tiene a su cargo, por la venta clandestina de carne, que se originaba en la zona urbana.

Indicó que había una persona que, a través de la red social de Facebook, ofrecía carne a “un precio muy barato”, lo que llamó la atención del personal encargado del trabajo investigativo.

Detalló que, a raíz de ello “se inició una causa con intervención de la UFI 21, a cargo del doctor Marcos Egusquiza, fuimos avanzando con las averiguaciones y la semana pasada se logró tener las órdenes de allanamiento para tres lugares”.

Cepeda confirmó que “uno de los objetivos fue en la zona urbana, en la calle Misiones al 2100 y dos establecimientos rurales, uno denominado El Pinar, que está situado sobre el camino del Cerro Chato, y el otro sobre la Ruta Provincial 30, a la altura del kilómetro 134, frente al frigorífico Mirasur”.

Describió que “en el establecimiento rural El Pinar había edificaciones y animales -porcinos, equinos y vacunos-, y en el segundo de la Ruta 30 solamente equinos. En el primero, se secuestraron además distintos elementos de faena en un lugar que no estaba habilitado para tal fin”.

Concretamente, mencionó que fueron incautados “sierras, cuchillos, balanza, mesa y demás”. Además, aclaró que “la faena no solo era de porcinos, sino que había algo de vacuno y lo extraño de todo esto es que también había de equinos, que está prohibido”.

Indicó que “las averiguaciones realizadas dieron que esta persona, identificada como Alfredo Zabaleta, que faenaba equinos y vendía la mercadería a alguien de la zona urbana, que la distribuía a través de las redes sociales puerta a puerta”.

Las infracciones

Por su parte, el coordinador zonal de Seguridad Rural Olavarría, Mario Busto, afirmó que “supuestamente los animales son de su propiedad, pero tendrá que acreditarlo ante la fiscalía y las autoridades del Senasa y del Ministerio de Agroindustria”.

Según detalló Cepeda, el responsable del predio se encontraba allí al momento del allanamiento, incluso se acercó, accedió y se puso a disposición del personal que estuvo a cargo del operativo.

“Se hizo la inspección de todo el rodeo, se dejó constancia de las infracciones que había, de los elementos y del lugar de faena. En tanto, en el establecimiento ubicado sobre la Ruta 30 se hizo la inspección del rodeo de más de 30 equinos y también se labraron infracciones. No había edificaciones allí, pero también era propiedad de esta persona”, precisó.

Mientras tanto, en Misiones al 2100, se constató que “la persona que distribuía la carne ya no vive allí, pero se continúa con las averiguaciones para ubicarla”.

Por lo pronto, el comisario mayor Busto advirtió que “se labraron infracciones por faena clandestina, falta de habilitación del lugar y venta ilegal de carne”.

Paralelamente, indicó que “desde el Senasa y el Ministerio de Agroindustria también se van a labrar infracciones porque hay animales sin marcar, tanto los porcinos, como los equinos y vacunos. En base a lo actuado, la fiscalía va a disponer qué resultancia hay de todo ello”.

El trabajo
coordinado

Por último, recalcó el trabajo que llevó adelante el personal del CPR local, junto con la Coordinación Zonal de Seguridad Rural Olavarría, porque señaló que “estamos hablando de la faena clandestina de equinos, que está totalmente prohibida, la cual era distribuida dentro de la sociedad de Tandil”.

Consideró entonces “sumamente importante la labor que se ha desarrollado para que esto se termine” no solo por ello, sino también debido a que la actividad agropecuaria que desarrollaba Zabaleta era “muy desprolija y descuidada”, lo que producía que vecinos y transeúntes de la zona “tuvieran problemas en cuanto a accidentes”.

Ante esta situación, el titular del CPR local insistió en que “la intención de esta policía y de los distintos estamentos es que esto se termine, esta persona regularice la situación, los animales estén donde tienen que estar y con el cuidado que tienen que tener, y que los vecinos del lugar puedan trabajar tranquilos”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario