Los aprehendidos fueron notificados de la causa y recuperaron su libertad hasta nuevo aviso

El amplio despliegue policial continuó ayer, en el marco de la investigación contra el juego ilegal.

El Eco

Ayer continuaron las diligencias en el marco de espectacular despliegue policial de la antevíspera, cuando tras una veintena de allanamientos y secuestro de pruebas varias, se procedió al procesamiento de más de una quincena de tandilenses, tres de los cuales habían quedado aprehendidos al ser considerados los organizadores de la banda dedicada al juego clandestino, sindicado como el capitalista de la estructura Mario Angelo, cuya propiedad de avenida España al 900 fue epicentro del principal allanamiento.

Pasadas las horas, ayer se confió que los tres involucrados además por la tenencia de armas resultaron Godoy, Caballero y Fredes (se especula que este último no estaría involucrado en la organización), quienes ayer acompañados por sus respectivos abogados defensores fueron notificados de la causa que se les sigue y se negaron a declarar. Mientras que Angelo no fue convocado ni tampoco se apersonó a la sede judicial para anoticiarse del procesamiento en su contra.

Como se informó, ahora la actividad del juego clandestino pasó de ser una contravención a un delito penal, contemplando como eventual condena penas que van de los 3 a 6 años de prisión, por lo que se trata de hechos detenibles, como también excarcelables.

En consecuencia, por estas aprehensiones se especulaba una posible detención, empero, ante la situación compleja que atraviesan los calabozos de las comisarías locales (no hay más lugar para alojar detenidos), se resolvió que mantuvieran la libertad, no obstante lo cual se les informó sobre el tenor de los delitos endilgados y que quedaron procesados, sujetos a eventuales medidas de coerción.

Distinto sería el tenor de la imputación del resto de los más de quince procesados tras los 23 allanamientos en los comercios barriales de la ciudad, como el par en María Ignacia Vela y Juárez, quienes se encargaban de realizar las apuestas y luego derivarlas a los nombrados, los que recaudaban las jugadas.

Lo secuestrado

Respecto a las pruebas secuestradas, tal se informó en la edición pasada, versó sobre computadoras, tablets, fax, anotaciones, teléfonos celulares y dinero (unos 150 mil pesos aproximadamente) y armas.

Efectivamente, ahora son materia de investigación y peritajes los aparatos secuestrados, principalmente las tablets y celulares, siendo que ahora la modalidad del juego clandestino se hace principalmente a través de grupos de whatsapp. Una vez recabada toda esa información, servirá para las respectivas imputaciones y eventuales pedidos de detención.

El principal allanamiento ocurrió en España al 900, un escenario conocido para el juego de la quiniela clandestina.

El operativo

Vale reseñar que el imponente despliegue policial ocurrió el jueves, recordando escenas de la década de los 90, bajo la persecución del delito de la misma temática, incluso con los sospechosos de siempre.

Efectivamente, uno de los lugares allanados resultó la propiedad de avenida España 975, de Mario Angelo (considerado -una vez más- el capitalista de la organización), donde como hace dos décadas pasadas, se secuestraron elementos que tendrían estrecha vinculación con lo que se estaba investigando.

Computadoras, fax, un mapa del territorio argentino colgado en la pared cual circuito de distribución. Anotaciones y demás menesteres de la actividad delictiva, fueron el escenario con que se toparon los efectivos de la DDI en la antevíspera, en medio de la veintena de otros allanamientos que se hicieron al unísono.

La instrucción penal llevada adelante por el fiscal Marcos Eguzquiza, y contó con la colaboración del personal de investigación de la DDI, que reunió a colegas de Tandil y la zona para que, una vez contando con las órdenes de allanamientos, procedieran a desplegar toda la artillería de diligencias a bordo de vehículos identificables y otros particulares.

Según se confió, la instrucción se inició a partir de una denuncia anónima, lo que permitió desplegar toda una tarea de inteligencia previa al mega procedimiento motorizado.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario