Nueva requisa en la casa incendiada, resultado de la autopsia y el comparendo de testigos, en una causa muy compleja

Más peritajes, comparendo de testigos, se sumaron al expediente por el incendio fatal en el barrio 17 de Agosto.

El Eco

Ayer fue otra jornada de intensas diligencias procesales procurando esclarecer qué ocurrió en el trágico incendio domiciliario que terminó con la vida de la joven madre Ingrid Escudero, quien murió presa de las llamas desatadas en su propia cama y que luego se extendieron en el resto de la casa, del cual lograron salir ilesos su pareja, su cuñado y la pequeña hija de la víctima.

Según trascendió de la pesquisa, descartada la hipótesis del accidente a partir del informe pericial de Bomberos, los investigadores indagaron en el entorno de la mujer calcinada para contextualizar en qué circunstancias estaba la convivencia con su pareja, ya que ambos compartían antecedentes psiquiátricos, según las primigenias averiguaciones que lograron recolectarse desde el registro del propio Sistema Integrado de Salud comunal.

Si el incendio se generó a partir de una situación fortuita o intencional es lo que desvela a los investigadores, admitiendo que frente al escenario con el que se encontraron (totalmente destrozado por el siniestro) resulta una causa muy compleja para esclarecer y definir de qué se está hablando. Hasta aquí la instrucción penal preparatoria mantiene la carátula de “Averiguación de causales de muerte”, lo que no hace más que corroborar los grandes interrogantes que encierra hasta aquí el caso.

Nuevo relevamiento

Ayer por la mañana el fiscal y sus colaboradores, junto a los policías y bomberos que acudieron primeramente al lugar, más personal de Policía Científica volvieron a la escena fatídica y recorrieron el lugar, en pos de contar con nuevas y más impresiones que alienten a sostener una hipótesis por sobre otras.

Nuevo rastros, más muestras, fue el resultante del nuevo recorrido encabezado por el propio fiscal Borean, cuyas conclusiones se sumarán al expediente ya iniciado. A la vez, se motorizó un relevamiento barrial en pos de dar con vecinos, testimonios, que aporten a la causa.

Entre ellos, una vecina fue citada a la sede judicial para prestar declaración, habida cuenta que había manifestado en las redes sociales (una vez conocida la luctuosa noticia) que Ingrid era víctima de violencia y que había sido testigo de agresiones de parte de su pareja, dichos sobre los cuales se desconoce si los ratificó ahora frente a los funcionarios judiciales.

Autopsia y testimonios

Asimismo ayer llegó desde Azul a manos del fiscal Damián Borean el informe de la autopsia practicada al cadáver de Ingrid, cuyas primeras conclusiones que dejaron trascender explica que murió por inhalación de humo y luego quedó expuesto a las llamas. A la vez, un detalle nada menor: las conclusiones aludieron a que el cuerpo no presentaba traumatismos ni signos de violencia, como así también descartó que la víctima estaba embarazada, como las primeras impresiones y los propios dichos de vecinos y conocidos habían señalado.

En paralelo, desde la mañana hasta la tarde, desfilaron por la sede judicial media docena de vecinos, allegados a la víctima, en pos de prestar declaración testimonial a requerimiento de la fiscalía. Todos fueron indagados sobre la relación de Ingrid con su pareja y el cuñado, con quienes convivía apenas hace unos meses en el lugar, un local transformado en vivienda con una solo dependencia, dividida por un cortinado en donde se ubicaban las camas donde pernoctaban la mujer, su pareja y la niña de cinco años. Lugar donde se desató el incendio al decir de aquel primer informe de Bomberos.

Las dudas

Claramente las dudas están focalizadas en el accionar que tuvieron los dos mayores a la hora de desatarse el siniestro que terminó en tragedia. Dada la precariedad del espacio y la cercanía entre todos los integrantes que allí estaban, no logran discernir aún por qué ambos sujetos lograron zafar de las llamas y no socorrieron a la mujer que, a priori, dormía en su cama, donde se inició el fuego.

Tal lo adelantado en la edición pasada, más allá de lo que dijeron ambos hombres al ser consultados por los funcionarios policiales y judiciales, será clave lo que exponga la niña, una vez repuesta de su estado emocional (se intentó realizar una Cámara Gesell pero los profesionales consideraron inviable aún que la menor atraviese esa instancia).

Sobre lo que expusieron ambos hombres, ciertamente resultaron confusos y hasta contradictorios, aunque también se aclaró que se puede estar frente a personas con escasa formación educativa y que los escuetos dichos no necesariamente implican animosidad.

El caso

Como se informó, la tragedia de desató el viernes en horas de la madrugada en una vivienda ubicada en la esquina de Vélez Sarsfield y pasaje Bassi del barrio 17 de agosto. Una dotación de bomberos llegó al domicilio luego de recibir un llamado a las 2.30 en el que se daba alerta del siniestro. Apenas unos minutos alcanzaron para confirmar la dramática noticia: la joven madre Ingrid Escudero, que vivía allí junto a su hija de cinco años, la actual pareja y un cuñado, falleció calcinada. El resto de los integrantes resultaron ilesos, dado que lograron salir antes de que fueran alcanzados por las llamas.

Otros tantos minutos más tarde, una vez sofocado el fuego, la primera impresión de los uniformados resultó singular. La tragedia del siniestro parecía contener otros condimentos. A partir de la escena recorrida, se abrieron grandes interrogantes que motivaron a los bomberos llamar rápidamente a los colegas de la Seccional Primera, máximas autoridades de la Jefatura Distrital y los funcionarios judiciales de la fiscalía en turno.

En efecto, con el paso de las horas las dudas cobraron más conjeturas e hipótesis que motorizaron una batería de diligencias procesales que se fueron sorteando a medida que llegaron los primeros informes oficiales.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario