Nuevas diligencias y avances en la pesquisa para dar con el autor del crimen del jubilado

Hay optimismo en los investigadores para resolver el homicidio en las próximas horas, en torno a confirmar las sospechas sobre el posible autor del asesinato ocurrido entre la noche del martes 30, madrugada de miércoles 31 del mes pasado.

El Eco

En las últimas horas surgieron significativos avances para una pesquisa que mantiene el optimismo por el esclarecimiento del crimen de Daniel Ávila, un hombre de 82 años al que lo asesinaron con fines de robo.

Por lo que trascendió de la investigación, ya se cuenta con elementos concretos tendientes a endilgarle la responsabilidad penal para con el principal sospechoso del homicidio, a partir de conclusiones de peritajes en prendas de vestir de uno de los señalados que, fehacientemente se confirmó que resultan manchas de sangre.

A ello se le sumaron otras pruebas que ya fueron volcadas al expediente judicial, cuya última actuación data precisamente de ayer, cuando se practicó un nuevo allanamiento en la vivienda de calle Rosales al 700, donde hasta hace unos días residía Matías Fabre, quien ayer no se procuraba establecer su paradero.

Al aguardo de algunas decisiones judiciales, se desprende que en las próximas horas quedaría prácticamente resuelta la primera etapa de la instrucción en torno a considerar quién fue el autor del crimen, para luego desandar los pasos procesales de rigor, principalmente en cuanto a inminentes detenciones.

Como oportunamente se detalló, a partir de las primeras averiguaciones una vez alertados por el suceso luctuoso, la policía procedió a allanar diferentes domicilios para dar con el o los responsables de la muerte de Ávila.

Uno de los domicilios donde se realizó un procedimiento fue en Rosales 727, donde residen los progenitores de Matías Fabre, quien al decir de Nieves –conviviente de la víctima- fue con quien tuvo contacto Ávila durante el mediodía y la tarde de la jornada que terminó en muerte.

Por lo que describieron testigos circunstanciales del procedimiento, el nombrado estuvo en el lugar y se mostró sorprendido por la situación, miraba todo lo que sucedía mientras las fuerzas policiales realizaban las tareas dentro del lugar para buscar algún tipo de elemento vinculante.

Según trascendió, fueron secuestrados determinados elementos de esa propiedad que serán sometidos a peritajes tendientes a dar con rastros que permitan dilucidar alguna relación con la escena del crimen.

También hubo un allanamiento en Guise al 300, donde el señalado vive con su novia, a quien se le tomó declaración para conocer los últimos movimientos que había realizado Fabre.

 

El hecho

Tal lo informado, Daniel Ávila, un jubilado de 82 años, nativo de la provincia de Córdoba pero que hace años reside en la ciudad, fue encontrada sin vida en su casa de Almafuerte 2666 con un fuerte golpe en el cráneo.

Hasta la escena del hecho concurrió una comita policial y judicial que poco después confirmó que el deceso, ocurrido entre los últimos minutos del martes 30 y los primeros del miércoles 31, se había producido en circunstancias violentas.

Efectivamente se hicieron presentes en el lugar personal de la comisaría Segunda por corresponder a la jurisdicción, más efectivos de Policía Científica y el responsable de la UFI 16, Marcos Eguzquiza, fiscal que comenzó a ordenar rápidas diligencias procesales para recabar información sobre el asesinato.

Sin pausa, consecuentemente, se emprendieron las primeras averiguaciones tendientes a dar con pistas que lleven a los eventuales responsables, quienes -al decir de los trascendidos de la pesquisa- no resultarían ajenos al entorno de la víctima.

Ávila era un hombre solo, que vivía en su austera casa y de su jubilación, con un joven identificado como Claudio Nieves, quien precisamente fue quien dio aviso a la policía sobre la horrenda escena observada cuando volvía al domicilio. El jubilado yacía tendido en el piso con claras señales de haber recibido golpes, rodeado de un charco de sangre.

Las sospechas

Las sospechas como las respectivas diligencias procesales de los investigadores se acotaron al entorno señalado, a partir de los dichos del joven que vivía con la víctima como así también a los vecinos, acerca de los últimos movimientos percibidos en la cuadra.

Lo que se pudo reconstruir fue que Ávila compartió el almuerzo con Nieves y Fabre, con una sobremesa que se extendió hasta alrededor de las 17, cuando los dos jóvenes dejaron al jubilado con rumbo desconocido. Nieves regresó alrededor de las 23 y dijo toparse con la terrible sorpresa.

Por lo que se pudo conocer, ellos dos eran los que sabían que Ávila había cobrado la jubilación, dinero que no se halló una vez conocido el macabro hallazgo, de allí la carátula de la instrucción penal preparatoria.

Otro dato que tuvieron muy en cuenta los investigadores fue que más allá de la precaria propiedad y austera vida de la víctima, tenía cierto resguardo de seguridad en su casa y no entraba cualquiera. De hecho, la puerta la cerraba con una traba de seguridad que sólo sus allegados conocían.

Autopsia

Según el informe de autopsia, la víctima murió por un golpe en la cabeza, perpetrado con un elemento contundente de peso e incluso con algún filo, dado el corte que se detectó en la lesión.

Con dichas conclusiones, y al aguardo de informes técnicos que hacen a distintos peritajes a realizar, los investigadores confían en un pronto esclarecimiento del crimen, uno más en pocas horas en la cuidad.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario