Patrulla Rural allanó un campo y secuestró dos motores por una causa de estafa en Entre Ríos

En el mismo establecimiento rural también se encontró otro motor que tiene pedido de secuestro activo por un hecho de “Hurto automotor”, solicitado por la Unidad Funcional de Instrucción 10 del Departamento Judicial de San Martín, en el año 2006.

El Eco

Efectivos que integran la Patrulla Rural Tandil junto con la Dirección de Investigaciones de la Policía de Entre Ríos, llevaron a cabo un procedimiento policial en un establecimiento rural de la ciudad, sito en el paraje “El Solcito”, Cuartel II, tendiente a recuperar dos motores que están involucrados en un hecho de estafa denunciado por Hugo Daniel Plez.

Previo a que se librara la orden de allanamiento, personal del Comando de Patrulla Rural local había colaborado con la policía de esa provincia, en la ubicación de dos motores marca Jhon Deree modelo 160 hp y 170 hp, respectivamente.

Tras las investigaciones realizadas y con las pruebas reunidas, el titular a cargo del Juzgado de Garantías, doctor José Eduardo Ruhl, libró exhorto al Juzgado de Garantías 2 de Tandil, a cargo de la doctora Stella Maris Aracil, para que efectivice la diligencia judicial consistente en un allanamiento, registro y secuestro, en el citado establecimiento rural.

La policía logró recuperar los dos motores que registraban pedido de secuestro, solicitado por la Unidad Fiscal de Litigio a cargo de la doctora Patricia Yedro, de la ciudad de Paraná.

Los motores fueron retirados del campo, utilizando maquinaria especial apropiada debido a su gran porte. A su vez, personal del CPR local estableció en el mismo día que dentro de ese establecimiento rural existía otro motor de las mismas características, con pedido de secuestro activo por un hecho de “Hurto automotor”, solicitado por la Unidad Funcional de Instrucción 10 del Departamento Judicial de San Martín, con fecha 6 de noviembre del año 2006.

Este tercer motor fue recogido preventivamente, tras iniciarse las actuaciones sumariales respectivas a fin de determinar de qué manera llegó hasta el establecimiento mencionado.

 

 

Infraccionados

 

Personal del Comando de Prevención Rural local demoró el pasado domingo a dos ciudadanos mayores de edad, con domicilio en Tandil, quienes estaban ejerciendo la caza de liebres, utilizando para tal fin dos perros galgos, con los cuales se habían apoderado de tres piezas de caza.

Estas personas se encontraban en un establecimiento rural del Cuartel X del partido, sobre el camino a La Patria, y no contaban con la autorización del propietario o encargado del campo para llevar cabo la actividad.

Ante esta situación se les labró en su contra un acta por haber infringido la Ley 10.081, Código Rural de la Provincia de Buenos Aires, infracción por la que tomó intervención el Ministerio de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires.

 

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario