Quedó detenido uno de los sospechosos por el crimen de Jorge Bustamante

En los últimos minutos los investigadores confirmaron la detención de Nahuel Morales, el joven que junto a un hermano y su abogado particular, Claudio Castaño, se había presentado espontáneamente en la fiscalía, habida cuenta de las sospechas que pesaban en su contra.

El Eco

Según trascendió de la pesquisa, el joven ya se encontraba comprometido en el caso, a partir de contar con el registro de llamadas que la víctima había realizado por última vez antes de su desaparición. Dicho contacto telefónico, en una llamada de unos seis minutos, fue precisamente con Morales, a quien días pasados una comisión policial había realizado un allanamiento en su casa en busca de elementos que lo relacionen con el suceso trágico.

Tras varias horas pasado el mediodía en la sede judicial prestando declaración, el fiscal Gustavo Morey resolvió pedir su detención, solicitud que contó con la venia del Juzgado de Garantías.

Ahora, los investigadores, buscan por más elementos probatorios tendientes a dar con otros eventuales responsables del crimen, para luego aguardar por mayores precisiones sobre el móvil, las causas del asesinato.

La pesquisa y los allanamientos

Como se había informado, en medio de la luctuosa noticia que no hacía más que confirmar lo que se especulaba, los investigadores mantenían un relativo optimismo para dar con los responsables del crimen. En uno de los últimos allanamientos domiciliarios se fijó especial atención en uno de los sospechados, Nahuel,  a partir de resultar el último contacto con el que Jorge Bustamante tuvo una comunicación telefónica, alrededor de las 2.

De acuerdo a las pesquisas, el día de la desaparición, el joven observado mantuvo una charla de seis minutos desde su celular con Bustamante y se citaron para encontrarse personalmente.

Intervención de abogado

Llamativamente, el viernes por la tarde, en medio de distintos procedimientos, se presentó el controvertido abogado Claudio Castaño en la sede judicial junto a dos hermanos, uno de los cuales es quien había mantenido aquella comunicación telefónica Bustamante.

Más curioso aún fue cuando el abogado se presentó en ventanilla de entrada de fiscalía indicando que venía con los “dos imputados” a presentarse en la causa, cuando en el expediente aún no pesa imputación alguna, ni siquiera fueron notificados de una causa en su contra.

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja tu comentario