fbpx Realizarán una caravana para pedir justicia por una joven que murió en un accidente en la Ruta 226 – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Realizarán una caravana para pedir justicia por una joven que murió en un accidente en la Ruta 226

Magalí Gómez tenía 23 años y era mamá de cuatro hijos, el más pequeño de 7 meses. La moto en la que circulaba como acompañante fue impactada por una camioneta el 24 de diciembre. Las graves heridas que sufrió le provocaron la muerte. Su familia y amigos se manifestarán para pedir que se esclarezca el hecho.

El Eco

“Fue la vuelta más cara de su vida”, dijo Nayla Gómez, la hermana de la joven que murió tras sufrir un accidente el 24 de diciembre pasado cuando viajaba de acompañante en una motocicleta por la Ruta 226.

Tras el fatídico suceso que dejó cuatro niños sin madre, el más pequeño de ellos de 7 meses, sus amigos y familiares marcharán para pedir que se esclarezca el caso y se haga justicia por Magalí Gómez.

Cabe recordar que el siniestro vial sucedió el jueves 24 de diciembre alrededor de las 3 de la madrugada, cuando una camioneta Dodge RAM chocó por alcance a una motocicleta Gilera Smash 110 cc que se desplazaba en el mismo sentido y, producto del fuerte impacto, Magalí Gómez Acosta, de 23 años, que viajaba como acompañante en la moto, falleció.

En la camioneta  iba una sola persona, en dirección Azul-Tandil identificada como Daniel Portela. En tanto el rodado de menor porte era conducido por Rosendo Roberto Nahuel Agüera, de 23 años.

Nayla Gómez, la hermana de Magalí contó que “yo estuve un rato antes del accidente con ella en la puerta de la casa de mi papá, ella y su amigo se fueron a dar una vuelta y fue la vuelta más cara de su vida”.

Alrededor de las 3.30 su madre recibió un llamado del Hospital Ramón Santamarina avisándole que su hija había tenido un accidente.

“Yo llegué a eso de las 4 al Hospital, pregunté cómo estaba mi hermana, me dijeron que estaba grave y que la estaban atendiendo. No la pude ver, cerca de las 5 trajeron a Daniel Portela, el que manejaba la RAM, nos miró cínicamente. Nosotros no sabíamos nada ni donde había sido el accidente ni qué le había pasado a mi hermana”, sostuvo.

“La peor parte se la llevó mi hermana”

Recordó que su hermana iba de acompañante en moto con Nahuel Agüera, el conductor, con quien se estaban conociendo desde el 11 de diciembre.

“El sólo sufrió raspones y estuvo internado solamente unas horas, por pérdida de conocimiento. La peor parte se la llevó mi hermana”, aseguró.

Asimismo, contó que “un policía nos dijo que el accidente había sido en Ruta 226 y Buenos Aires, así que con mi familia fuimos hasta ahí y hablé con una oficial que estaba ahí cortando la ruta. Me atendió muy amable, vi que la RAM y la moto estaban del lado contrario, pero circulaban en sentido Azul-Tandil, los dos circulaban en el mismo sentido”.

“Ahora están de feria en la fiscalía, lo único que sabemos es que se caratuló la causa como Homicidio Culposo y están los dos imputados, el conductor de la camioneta y el de la moto”, afirmó.

Y agregó que “el conductor de la moto nunca se presentó, nunca llamó por teléfono, a la misma hora que estábamos enterrando a mi hermana a él le dieron de alta en el Hospital”.

No había casco que la hubiera salvado”

Nayla Gómez aseguró que “todos dicen que no llevaba casco pero no la hubiera salvado porque yo personalmente la revisé toda cuando me dejaron entrar al Hospital y murió porque estaba toda reventada. Yo vi el impacto de la camioneta porque la Fiscalía nos dejó verla en la caminera y en la parte de adelante de la camioneta está marcada la cabeza de mi hermana arriba del capó, y todo el cuerpo marcado de mi hermana entonces no había un casco que la hubiera salvado”.

En cuanto a los motivos que pudieron ocasionar el fatal siniestro, aseguró no saberlo pero hay versiones que dicen que la moto iba sin luces pero tampoco sabe si la camioneta iba a mucha velocidad y por eso no divisó la existencia de un rodado circulando delante suyo.

“Se supone que mi hermana cayó del otro lado del guardarail, y capaz que fueron 80, 100 metros, todo ese trayecto mi hermana voló”, manifestó.

La caravana

Respecto a la manifestación que realizarán el 24 de enero, al cumplirse un mes de la muerte de Magalí, detalló que realizarán una caravana que comenzará a las 14 y el lugar de encuentro será el kilómetros 169 de la Ruta 226.

“Ya nos contactamos con Estrellas Amarillas y Seguridad Vial nos va a dar apoyo con sus móviles para salir esa caravana del lugar del accidente, pasamos por fiscalía, vamos hasta la puerta de la Municipalidad a entregar un petitorio y de ahí a la rotonda del cementerio municipal. Nos van  acompañar sus amigos, conocidos, y despedirla como ella quería porque era fanática de las motos”, detalló.

Además, Estrellas Amarillas pintará ese día en el asfalto la estrella en conmemoración a ella.

“Vivía para sus hijos”

Magalí tenía cuatro hijos, los mellizos de 3 años y medio, un nene de 2 años y una beba de 7 meses. Estaba separada hacía unos meses del papá de su hija más pequeña.

Nayla contó que es muy duro para ellos afrontar la pérdida considerando la corta edad de los pequeños que se quedaron sin mamá.

“La nena de los melli está constantemente llamando a su mamá. Mis papás le dicen que su mamá está en el doctor, que está muy enfermita, pero es terrible, ella es la que más pregunta por su mamá. Los nenes todavía no saben nada de lo que pasó, me parten el alma porque uno no sabe qué decirles cuando preguntan por ella”, afirmó.

“Magalí vivía para sus hijos, ella no era de salir, mi hermana no conocía un baile”, aseguró.

Y expresó que “lo sobrellevamos como se puede, delante de los nenes hay que ser lo más fuerte posible, pero me pregunto por qué no la frené. Antes de subirse a la moto para darle celos al chico la abracé y la llené de besos y me dijo `no me voy a morir`. Y me quedo con eso, ella se fue feliz, estaba re bien y ahora lo sobrellevamos como se puede”.

“No puede quedar impune”

“Más que nada quiero que se esclarezca el caso, que salga a la luz cómo fue. El que manejaba la RAM no los vio, no sabemos todavía a qué velocidad iba, porque hasta que no se levante la feria no sabemos nada, ni si iba alcoholizado. Ella iba sin casco pero eso no justifica que alguien la choque y la mate, no digo que el tipo haya dicho ‘salgo a la ruta a matar a alguien’ pero algo tendría que haber visto”, manifestó.

Y remarcó que “le prometimos a mi hermana que vamos a llegar hasta el final, hasta que se esclarezca el caso y se haga justicia por ella. Nosotros no queremos que sea un caso impune más”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario