Rompieron una vidriera y robaron unos 50 mil pesos en mercadería de una juguetería

En la madrugada de ayer, delincuentes rompieron la vidriera y se alzaron con mercadería de la juguetería y polirrubro “Punto y Coma”, ubicada en avenida Perón 1358. El hecho quedó registrado por las cámaras de seguridad del comercio. Su dueña, Ximena Sedeillan, advirtió que la zona está muy insegura y pidió más presencia policial.

En diálogo con El Eco de Tandil, contó que un vecino los llamó alrededor de las 7, para avisarles que la vidriera del comercio estaba rota, por lo que fueron rápidamente hasta allí y constataron que les habían robado todos los productos que tenían exhibidos.

La comerciante admitió que “fue un susto grande”, aunque los delincuentes no lograron ingresar al interior del local.

Igualmente, detalló que cuentan con “cámaras de seguridad y monitoreo de alarma. Lo único que no teníamos era sensor en las ventanas porque tenemos rejas, que se sacan y se ponen, pero la noche anterior, como justo había llegado todo lo nuevo, armamos una linda vidriera para exhibir y no las habíamos colocado. La única noche que no pusimos rejas, pasaron, hicieron un agujero y se llevaron la mercadería”.

Sedeillan calculó luego que los delincuentes “tiraron una piedra para romper el vidrio porque hicieron un agujero enorme, pero no encontramos nada adentro. Se llevaron todos juguetes, porque –reiteró- no ingresaron. Si hubieran entrado, tenemos sensores de alarmas por todas las puntas, así que los hubieran captado enseguida”.

Explicó que “la alarma no sonó porque se manejaron desde afuera, ya que les quedaba todo a mano y no teníamos hasta el día de hoy sensor de impacto, es decir, que suena cuando golpean el vidrio. Como tenemos rejas, creíamos que era algo que no era necesario, pero por lo visto todo lo es”.

La damnificada confirmó luego que el hecho quedó registrado por las cámaras de seguridad del negocio, aunque admitió que todavía no habían tenido tiempo de sentarse a ver las imágenes, ya que decidieron seguir trabajando como todos los días, teniendo en cuenta que además es “una fecha complicada” por el gran volumen de demanda que tienen.

“Tenemos muchos pedidos hechos porque es juguetería, así que nos dedicamos a atender a la gente porque, encima que nos robaron, no podemos perder un día para sentarnos a ver, así que nos enteraremos en el transcurso del día cuánto es lo que se llevaron. Por eso, tampoco podemos aún valuar la pérdida”, afirmó.

No obstante, dijo que no cree que “sean más de 50 mil pesos porque no es mucho lo que ponemos en la vidriera”.

web_2loc

El anterior
robo

Seguidamente, Sedeillan contó que es la primera vez en cuatro años que les roban en el local, pero aclaró que es “la segunda en un mes”, ya que recientemente abrieron una sucursal en Roca y Belgrano, donde “pasó lo mismo”.

A pesar de tener allí un vidrio blindado, los delincuentes lograron romperlo y alzarse con “tres cajas de cigarrillos, que eran como 40 mil pesos, y mercadería; no así con dinero en efectivo, solo lo que había en la caja, pero no mucho porque a la noche nos lo llevamos. Además, tiraron muebles y rompieron”, detalló.

La atención
policial

En ambas oportunidades, Sedeillan radicó la respectiva denuncia policial, aunque se mostró muy disconforme con la atención de los efectivos de la Seccional Segunda. “Un desastre, estuvieron tres horas para tomarnos la denuncia, un horror”, manifestó.

De hecho, aclaró que “ni siquiera les pedía que vinieran a ver, sino que precisaba la denuncia por la cobertura del seguro. Acá, como no ingresaron en la propiedad, no vinieron. En Roca y Belgrano sí, fueron, tomaron huellas, pero nada. Nos manejamos con lo que nos cubre el seguro y nosotros, que seguimos trabajando”.

Una zona
insegura

Seguidamente, consultada sobre la seguridad en el barrio, la comerciante afirmó que “es un desastre”. Admitió que el robo que sufrieron en el otro local los sorprendió porque pensaban que, al ser una zona céntrica, sería más segura, a diferencia del que tienen en avenida Perón al 1300, donde “vienen pasando cosas”.

Precisó que “robaron como cuatro o cinco veces en Grido, dos o tres en el club Rivadavia, a los chicos de la carnicería de la esquina y en la pollería de la otra cuadra también, así que éramos los únicos que veníamos exentos en cuatro años, pero porque de afuera se ve que tenemos rejas, alarma y cámaras. Y la única noche que no colocamos las rejas, justamente para exhibir lo nuevo, nos robaron”.

Más patrullaje

Por último, Sedeillan contó que, en pos de esclarecer el hecho, la policía les pidió las filmaciones registradas por las cámaras de seguridad del comercio y adelantó que las acercará en los próximos días.

Aprovechó también la oportunidad para pedirles a las autoridades que refuercen la seguridad en la zona. “Vemos muchos policías de día y estos ladrones andan de noche. Se necesita más patrullaje de noche, además, es una zona que ya está avisada y en la que estamos todos alerta. Eramos los únicos en la cuadra, con los chicos de la casa de limpieza, a los que todavía no nos habían robado, pero en esta cuadra ya estaban avisados”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario