Un delincuente con un arma de fuego intentó asaltar a un comerciante

Anoche en el local comercial denominado Granja Mi Argentina, situado en Rodríguez 1591, se registró un intento de asalto cuando un solitario delincuente, con su rostro cubierto, ingresó y tras extraer y amenazar con un arma de fuego se amedrentó por el movimiento realizado por el propietario y decidió escapar del lugar sin concretar el hurto que tenía planeado.

El Eco de Tandil dialogó con Fernando Mazzei, responsable del comercio, quien contó que “alrededor de las 21.10 entró una persona al local, estaba solo porque Valentina Tolosa que también trabaja acá se encontraba en la parte posterior limpiando cosas. Directamente se vino para el mostrador y empezó a gritar ‘dame la plata, dame la plata’, sacó un arma y ahí me tiré para la parte de atrás. Como no sabía el delincuente qué iba a pasar decidió irse sin llevarse nada”.

Detalló que “no vi en qué se movilizaba porque fue todo muy rápido, cuando veo que saca el arma me tiré para atrás y se fue. Estaba con un casco colocado y un pañuelo que le cubría la cara”.

Contó que “cuando se fue realmente no sabía qué hacer pero decidí llamar a la policía y de inmediato aparecieron patrulleros, por lo menos para que recorran la zona por si lo agarran”.

Expresó que “el negocio lo tengo cercado y es porque estoy acostumbrado a Buenos Aires. Soy precavido, la caja registradora no la tengo a la vista y es algo que uno trae por haber sufrido situaciones similares en otro lado.

Quien entra con intenciones de robo tiene el paso cercado y no puede ir para la parte posterior, por eso mi primera reacción fue irme hacia atrás y eso hoy nos salvó de que se llevara el trabajo del día. Si el tipo entra apuntándote a la cabeza no se qué hubiera pasado”.

Remarcó que “son época difíciles y más para fin de año donde uno tiene un poco más de movimiento”.

Primera vez

El comerciante damnificado narró que “es la primera vez que me pasa esto acá en Tandil. En otro lugar me sucedió de distintas maneras, hasta me secuestraron en Temperley. Acá la venía llevando bien, nunca me había tocado en quince años de trabajo”.

La policía tras hablar con Mazzei y recabar algunos datos, alertó a las diferentes cuadrículas para poder dar con el delincuente que no pudo cometer el ilícito que tenía pensado.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario