Un herido fue el saldo de una pelea entre dos grupos antagónicos en el barrio La Movediza

Anoche cerca de las 21 en el barrio La Movediza la policía debió acudir para dispersar una pelea que se había generado entre dos grupos antagónicos.

Los vecinos del lugar convocaron a los uniformados ante la violencia suscitada entre los Leonardi y un grupo integrado por Molina, Cuadra y Suárez, entre otros.

Si bien no se conocieron precisiones sobre qué originó el enfrentamiento, un grupo integrado por unas 15 personas concurrió al domicilio de Leonardi y comenzó a tirar piedras rompiendo al menos dos vidrios de la ventana.

Como en el interior había menores, la familia salió a enfrentarse con el grupo mayor, provocándole, con un elemento no especificado, un profundo corte de unos seis centímetros a una persona que fue identificada como Mauricio Gabriel Suárez Basualdo, de 22 años de edad, con domicilio en Los Pensamientos 1932, además de otras heridas cortantes. Según se pudo conocer, el herido recibió una paliza que lo dejó muy maltrecho.

Con la presencia de la policía en el lugar el conflicto se calmó por un instante, aunque existía preocupación ya que el único herido de la confrontación que se había registrado perdía mucha sangre. De inmediato la policía convocó a una ambulancia del SAME del servicio de emergencia del Hospital Ramón Santamarina para que asistiera y derivara al herido.

Traslado y
asistencia

Apuradas, sin poder entrar en razones que la ambulancia iba en camino, personas que conocían a Suárez hicieron caso omiso al pedido de la policía, cargaron al lastimado al que no le podían parar la hemorragia y escoltados por un móvil policial se dirigieron en dirección al Hospital, quedando sin efecto la ambulancia pedida, la que estaba transitando La Movediza.

Una vez en el centro de salud pública el hombre fue atendido por los facultativos del lugar y quedó en observación para conocer cómo es su evolución.

Recrudeció

Ni bien la policía se apartó apenas unas cuadras del lugar, el foco bélico entre los enemistados grupos volvió a recrudecer, aunque en esta ocasión no hubo que lamentar heridos. Los vecinos que observaban todo lo que pasaba fueron los que otra vez convocaron a los uniformados para que el nuevo enfrentamiento no pasara a mayores. Ante esta situación y alejados cada uno de los bandos, se dispuso un patrullaje en la zona para evitar nuevas peleas.

Foto: ARCHIVO

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario