fbpx Un joven perdió la vida en un choque y buscan al conductor de una camioneta que huyó de la escena – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Un joven perdió la vida en un choque y buscan al conductor de una camioneta que huyó de la escena

Fue en el kilómetro 168 de la Ruta 226. La víctima iba en moto rumbo a su trabajo y falleció en el acto. Chocó contra una camioneta que habría sido robada de un domicilio de calle Magallanes al 400. No se registró la denuncia por el faltante del rodado. Un testigo vio escapar a una pareja tras la colisión. Se analizan cámaras de monitoreo para esclarecer el hecho.

Mariano Leunda

En las primeras horas de la víspera otro accidente vial, entre una camioneta y una motocicleta, truncó la vida de un joven de 20 años, que viajaba en el menor de los rodados, rumbo a su trabajo.

El trágico hecho ocurrió en el kilómetro 168 de la Ruta Nacional 226, a la altura de intersección con calle Lavalle. Aún se desconocen las causas que generaron este nuevo siniestro vial, y será el trabajo realizado por los peritos el que determine cómo se desencadenó el trágico accidente. En concreto, Alan Francisco Martín Juárez, de 20 años, perdió la vida de forma instantánea tras la colisión, en el momento en que se dirigía a la fábrica Cagnoli, lugar donde trabajaba diariamente.

Según lo que se pudo reconstruir sobre el choque, pasadas las 3 de la madrugada de ayer una camioneta marca Chevrolet, modelo Silverado, patente CIJ 745, impactó en su parte delantera izquierda contra una motocicleta marca Kymco, dominio 410ILF, en la circulaba la víctima.

Los investigadores trabajan para saber qué fue lo que ocurrió, ya que hay una víctima fatal y algunas hipótesis, pero al momento se desconoce quién conducía la camioneta, ya que se dio a la fuga de la escena.

Otra de las cuestiones que se busca clarificar es cómo circulaban los vehículos involucrados a la hora de producirse el impacto que le provocó la muerte a Juárez.

Al llegar personal de Policía Vial al lugar y revisar el interior de la camioneta, encontró los papeles del titular, identificado como Edgardo Espil, de 53 años de edad. Parecía que con esos datos se comenzaría a esclarecer el accidente, sin embargo al dar y hablar con Espil, el propietario confirmó que se trataba de su rodado, pero que había sido robado en horas de la noche.

Para certificar esa información, dado que según fuentes policiales no hay ninguna denuncia realizada al respecto sobre el robo de la camioneta, desde Seguridad Vial se pidió colaboración al Centro de Monitoreo para conocer si existía algún registro fílmico que pudiera descifrar el accidente registrado. Hay una cámara en Magallanes y Beiró que, en caso de funcionar, podría aportar algunos datos que permitirían clarificar el panorama.

 

 

Un testigo

Según le confirmaron a este Diario, hubo una persona, cuyos datos filiatorios no fueron suministrados, que escuchó un fuerte ruido y se acercó de inmediato para saber qué había pasado y socorrer, en caso de ser necesario, a los heridos.

El testigo declaró que al llegar a escasos metros de la camioneta, vio bajarse y salir huyendo del lugar a una pareja, un hombre y una mujer, que se perdieron entre la oscuridad de la noche y la neblina que se registraba a esa hora de la madrugada.

De todas formas, lo que observó le permitió describir al hombre que escapaba. además, cuando Espil, propietario de la camioneta, apareció en la escena mortal, el testigo habría señalado que no se asemejaba en nada a la persona que vio huir tras el fortísimo choque.

La fiscalía a cargo del doctor Luis Piotti trabaja para esclarecer el hecho que terminó con el fallecimiento del joven de 20 años.

El interrogante está centrado en identificar quién manejaba la camioneta y quién era la mujer que lo acompañaba, y se dieron a la fuga.

Por otra parte, desde el Hospital Santamarina informaron que no se registró atención alguna a una pareja que pudiera presentar heridas producto de una colisión.

Si bien a Espil el testigo no lo reconoció, llamó la atención a la policía que no se registrara denuncia alguna por el robo de la camioneta.

Luego de la correspondiente autopsia realizada en el Hospital Santamarina, los restos de Alan Francisco Martín Juárez comenzaron a ser velados en la casa de sepelios Crespo, Iacaruso y Santillán SRL, situada en Avellaneda 1323, estando programada la inhumación del cuerpo para hoy, en el Cementerio Municipal.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario