A pesar del superávit en 2017, se multiplicaron las críticas por la ineficiencia y desgaste de la gestión

Concejo Deliberante Tandil

El Eco

Tras un intenso debate, la UCR Cambiemos aprobó la Rendición de Cuentas correspondiente a 2017. El Ejecutivo tuvo el apoyo de la totalidad de su bloque, al tiempo que cosechó duras críticas de parte de la oposición que manifestó su desacuerdo con la subejecución de partidas y el volumen de dinero que no se utilizó procedente de una fuerte presión impositiva. En los tramos más salientes de las exposiciones, fundamentaron que el Gobierno lunghista es “ineficiente” y marcaron un “desgaste”. Como contrapartida, ediles oficialistas reconocieron problemas para manejar el gran volumen de licitaciones que implican las millonarias obras de las urbanizaciones integrales que financia la Nación.

En principio, el justicialista Facundo Llano, quien llevó la voz cantante en materia del análisis del balance de la comuna, sostuvo que la Rendición de Cuentas es la explicación de un año de trabajo, y recordó que el Legislativo debe realizar un análisis y tiene responsabilidades de control sobre “la cosa pública”, mientras que los funcionarios deben brindar explicaciones “de los gastos que realizan y de los que no realizan”.

Al analizar los números, destacó el crecimiento que tuvo el presupuesto de 2017 a partir del aumento de las tasas municipales, los fondos de Nación correspondientes a las urbanizaciones integrales y el impacto de la inflación. “Sucedió lo que dijimos respecto de los montos que hemos recaudado. Tuvimos un presupuesto de 1.398 millones de pesos y realmente tuvimos recursos por 1.698 millones, un 23 por ciento por encima de lo presupuestado, que ya tenía un aumento importante de las tasas, derechos y contribuciones y cualquier relación que el vecino tenga con el Municipio de Tandil”.

Llano rechazó que el superávit de 7,8 millones de pesos que arrojaron las cuentas comunales el año pasado sea importante, teniendo en cuenta los millones que Tandil recibió de la Nación y los enormes recursos que aportaron los contribuyentes tandilenses.

Sumado a eso, señaló que en 2015 el presupuesto fue de 818 millones de pesos y el de 2017 fue un 107 por ciento mayor. “Ha sido importantísima la masa de dinero que ha entrado al Municipio de Tandil”, dijo y remarcó el “esfuerzo tandilense” a partir de la suba y creación de nuevas tasas, además de los fondos especiales, que implican una enorme presión tributaria.

El justicialista reiteró que las tasas municipales no pueden ser un impuesto y argumentó que el Estado municipal debe ofrecer un servicio a cambio de la recaudación, ya que “la razón que sirve de fundamento jurídico a la tasa es la prestación del servicio estatal”. Por eso recordó que en algunos presupuestos votaron los recursos estimados para un fondo afectado y “renglón seguido” la desafectación anticipada de ese dinero para otros fines. “Es una arbitrariedad terrible”, resaltó.

Fracaso
u error

En otro tramo de su exposición, Facundo Llano consideró que “los recursos afectados en el partido de Tandil son una masa millonaria” de orden provincial y municipal, y evaluó que ver grandes montos disponibles en esas cuentas es “el resultado del fracaso de la gestión o del error político en el que ha incurrido el funcionario”. Entendió que hay ineficiencia e inoperancia de las áreas que cuentan con fondos de las tasas pero no los traducen en obras y servicios.

Al citar ejemplos vinculados a los 154 millones de pesos que no se invirtieron, dijo que el Fondo Educativo contó con 75 millones y terminó con 21 millones de disponibilidad, pese a las necesidades que presentan las escuelas; el Fondo de Fortalecimiento en Seguridad terminó con 27,5 millones de los cuales arrastró 10 millones de 2016 y 17,5 del año pasado; la Tasa Complementaria de Protección Ciudadana percibió 61 millones de pesos y tiene 27 disponibles. “No sé para qué quieren tantos millones en las cuentas del Municipio respecto de esa tasa de seguridad”, cuestionó y mencionó que el proyecto del edificio para el área no está explicitado en la Rendición de Cuentas.

Como otro caso, mencionó el FOS (Fondo de Obras Sanitarias), que recaudó 5,7 millones de pesos y “tenemos un saldo de 5 millones de pesos”. Y lanzó que “es difícil cobrarle al tandilense impuestos y tasas cuando no tenemos qué mostrarle, cuando no tenemos cómo explicar porqué no gastamos ese dinero”.

Concluyó que la disponibilidad de fondos tiene “relación directa con la falta de gestión o la deficiencia en la gestión”, y mencionó obras que tenían presupuesto asignado y no se hicieron, como el centro cívico Villa Italia, construcción de viviendas, consultorios externos, sistema eléctrico del Hospital, distribuidor de avenida Fleming. “Aumentaron las tasas y no las hicieron”, dijo.

Marcó graves problemas en la Secretaría de Obras Públicas, que recibió fondos de Nación para pavimentar, además de la tasa para el Fondo de Inversión Vial, y no hizo las obras cuando el asfalto de Tandil “está dinamitado”. Y en ese marco, resaltó el proyecto de ordenanza de las cooperativas nucleadas en la CTEP, que podría dar trabajo y garantizar las obras para los vecinos.

En la misma línea, criticó que Desarrollo Local “tiene poca plata, pero además no la gasta”, sobre todo en planes de empleo e incentivos a las pymes. Además, volvió a cargar las tintas contra la Secretaría de Protección Ciudadana, que es la “vedette del Municipio en lo que hace a recursos”, ya que pensaba recaudar 79 millones, trepó a 119 millones vigentes y no invirtió 43,9 millones de pesos.

También marcó que la Secretaría Social tuvo el impacto del “comportamiento de la crisis, de la demanda, del timbre, de la proximidad de cada uno de los barrios que van a pedir soluciones y ahí tiene que estar el Estado”. En números, dijo que se previeron 30 millones de pesos y devengaron 43,5.

Facundo Llano, concejal justicialista, lanzó fuertes críticas a la gestión municipal.

“Papel
pintado”

En segundo lugar, Darío Méndez, desde Unidad Ciudadana, coincidió con el análisis del concejal Llano y recordó que se habían manifestado en desacuerdo con un incremento de tasas por encima del índice de actualización salarial, en un contexto de crisis y tarifazos.

En principio, marcó que los ingresos por descentralización provincial y recaudación de las tasas superaron lo previsto en el presupuesto del año pasado e, incluso, a la inflación. Tras repasar un cúmulo de ejemplos, advirtió que de los 1.379 millones estipulados para 2017, se realizaron modificaciones por 664 millones.

“Es decir que mientras nosotros discutíamos 1.379 millones, qué íbamos a hacer con eso y cuál era el plan de gobierno del doctor Lunghi para 2017, la mitad del presupuesto sufrió modificaciones y el percibido fue de 320 millones más. Claramente los ingresos de ese presupuesto que discutimos para 2017 estaban subestimados”, resumió.
Por otra parte, Méndez lamentó que no se ejecutaran los recursos en algunas áreas, atento a que en un contexto de crisis el Municipio tenía herramientas para intervenir, hacer obras, brindar servicios y generar empleo que dinamizara la economía.

El concejal concluyó que en el presupuesto 2017, “los ingresos están subestimados y el presupuesto de gastos está sobreestimado. Tendríamos que decirle a la población de Tandil que lo que aporta en tasas y en diferentes conceptos no fue usado para lo que fueron creadas las tasas y tampoco en la totalidad de lo que tenemos”.

Méndez deseó que “esperemos que este año, el presupuesto que discutimos y debatimos acá no haya sido en vano y que pueda ser ejecutado en su totalidad, porque si no es así, me gustaría que ya que tienen la mayoría total en el recinto, no nos hagan perder el tiempo en discutir papel pintado que después ni son los ingresos que nos dicen que van a hacer ni son los gastos que nos dicen que van a ejecutar”.

Un gobierno
“desgastado”

Desde Integrar, el concejal Gustavo Ballent mostró su preocupación por los fondos depositados en plazos fijos, la subejecución y modificación de partidas, mayor recaudación, aumento de tasas y “algo fundamental, el carácter prestacional que tienen las tasas”. En esa línea, afirmó que “estamos fallando en las contraprestaciones”, al mencionar problemas de tránsito y de tratamiento de los residuos.

Evaluó que el Gobierno local “es deficiente, no da las prestaciones que tiene que dar en cuestiones elementales” y se peguntó “qué hacemos depositando fondos a plazo fijo cuando tenemos obligaciones que cumplir”.

Ballent lanzó que “esto es Cambiemos para que nada cambie. Lo escucho al ‘Toto’ Caputo local (N.d.R.: en referencia al secretario de Economía Daniel Binando) decir ‘acá me van a sacar 80 millones de pesos, porque si Vidal u Oceba me sacan’. Están preocupados por la plata que les van a sacar, pero no están preocupados por lo que tienen que garpar los vecinos”.

Destacó que “la Rendición de Cuentas tiene tres elementos, la información, la justificación y el castigo. Sinceramente yo no voy a votar jamás esta Rendición de Cuentas porque es un gobierno que, a mi criterio, está desgastado y está cumpliendo deficientemente”.

“La ciudadanía
lo reelige”

La respuesta llegó desde la UCR, con la intervención de Marina Santos, quien resaltó que los fondos afectados han permitido que la ciudad crezca en infraestructura y recordó que el Fondo de Obras Sanitarias (FOS) se creó a propuesta de la oposición en 2007, cuando se desafectó para el pago del aumento salarial a empleados municipales.

“La cuestión de la utilización de los fondos no tiene que ver solamente con las mayorías automáticas que este Gobierno ha tenido sino con contextos donde por determinadas cuestiones se han tenido que desafectar fondos, este Concejo lo ha aprobado y luego se han vuelto a afectar”, defendió.

En relación a las críticas vertidas por la oposición, fundamentó que los montos que quedaron vigentes al cierre del ejercicio se deben a que los recursos no ingresan el primer día del año sino que se perciben por las tasas a lo largo de los doce meses y por el goteo de la coparticipación.

En relación a las obras que no se hicieron, explicó que “la gran mayoría” se licitaron el año pasado y se están ejecutando, pero también se refirió a los problemas que la comuna encuentra para adjudicar proyectos ante la falta de oferentes o los mayores costos que ofrecen.

Por otra parte, señaló que Obras Públicas tuvo que desarrollar la administración de las urbanizaciones integrales, pero además debió realizar las licitaciones, certificaciones y controles de esas redes de infraestructura. En esa línea, aseguró que fue prioritario para la comuna que no se frenaran estos proyectos financiado por la Nación, por lo que les reasignaron partidas municipales cuando no llegaban los recursos.

Santos renegó de que la oposición no anticipe sus planteos en las comisiones y que los lleve directamente al recinto. “Si este Gobierno hiciera las cosas tan mal, la ciudadanía tandilense no lo seguiría eligiendo como lo ha elegido durante tanta cantidad de tiempo”, le enrostró al peronismo.

Reconoció que “tenemos problemas” por la cantidad de licitaciones que llevó adelante Obras Públicas, pero justificó que se debe a que pasó de ejecutar 10 millones a 400 millones con las urbanizaciones de La Movediza y Parque La Movediza y El Tropezón. También destacó que no se tomó más personal para llevar adelante ese mayor volumen de trabajo.

Marina Santos, concejal de la UCR Cambiemos, sostuvo que el volumen de licitaciones impidió ejecutar la totalidad de los fondos afectados a obras públicas.

En términos globales, resaltó el achicamiento del déficit municipal en los últimos tres años y lo atribuyó a la economía de algunos sectores y recortes de obras, citó que reasignaron partidas para cumplir con las urbanizaciones y afirmó que se realizaron un “sinnúmeros” de obras de repavimentación y asfalto nuevo.

La vicepresidenta del Concejo elogió al Gobierno nacional al manifestar que el Municipio recibió recursos como nunca antes, con la salvedad de la inversión para las cloacas de Villa Aguirre durante la gestión de Néstor Kirchner.

Mariana Santos defendió la prestación de servicios por parte del Municipio y reiteró que pudo achicar el déficit, que trata de ser conservador en su presupuesto y que ejecuta obra pública que “le está cambiando la cara a la ciudad”, al tiempo que dijo que cuenta con 36 hojas con los proyectos que concretó la comuna en 2017.

En tanto, su par Matilde Vide defendió el crédito vigente en Protección Ciudadana, que se destinará la inversión a la compra de un edificio que nucleará a los organismos vinculados a la seguridad. “El dinero sigue, está comprometido y aprobado para ese destino”, sostuvo y argumentó que no es fácil buscar un inmueble que cumpla con todos los requerimientos del área.

Las tasas en los servicios básicos

Una de las inquietudes que planteó el concejal Facundo Llano fueron las tasas que el Municipio cobra en los servicios básicos. Citó las medidas del Gobierno provincial de retirar impuestos provinciales de las facturas de luz y de gas, y la orden al Oceba para quitar las tasas locales que no tengan relación con los servicios eléctricos en la factura de la luz. En Tandil se verá afectado el fondo por contribuciones de gas, que en 2017 recaudó 5 millones de pesos y a diciembre tenía 4,8 vigentes, la ordenanza de alumbrado público -que podría quedar-, la 2505 y el FAS.

Desde una mirada política, el legislador advirtió que habrá que ver “si nos sometemos a la voluntad de la Gobernadora o si sostenemos las tasas municipales, la autonomía y la voluntad de los municipios, o si nos quedamos a mitad de camino, pateamos la pelota para adelante y pedimos alguna prórroga, algún plazo para ir recaudando e ir viendo cómo lo manejamos políticamente”.

Además, llamó a “poner la lupa en las distribuidoras y las concesionarias, que son los que están ganando los millones” y consideró que la decisión de la Gobernadora no fue oportuna, pero además “cuida los intereses de las distribuidoras y desfinancia a los municipios”, teniendo en cuenta que a nivel local el presupuesto vigente contempla los recursos que estimaba recaudar el Municipio.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario