Bossio rechazó la reforma previsional y denunció que no se puede “cortar el hilo por lo más delgado”

El diputado tandilense del Bloque Justicialista Diego Bossio expuso su postura acerca de la reforma previsional que se trató en el Congreso, realizó duras críticas y advirtió que “no se puede cortar el hilo por lo más delgado”.

En primer lugar, recordó que le tocó durante muchos años ser quien aplicó la “famosa fórmula que estamos discutiendo”, por lo cual expuso su deseo de aclarar “muchas cosas”.

“Me parece que por un lado por irracionalidad, por otro lado, por desconocimiento o quizás con algún otro tipo de intencionalidad, se ha hablado mucho de esto, en un contexto vergonzante de discusión en el Parlamento de la Nación. Cuando estuvo el presidente Macri acá dijo que quería venir a unir a los argentinos, pero la verdad que las cuestiones de esta naturaleza no ayudan para unir a los argentinos”, manifestó.

LEE TAMBIÉN: Carlos Fernández defendió la ley porque “el sistema está colapsado”

Asimismo, marcó que la reforma no se discutió con la “madurez” ni con los “tiempos” y “delicadeza” necesarios, considerando que va a afectar a millones de argentinos.

Una ley enraizada
en la sociedad

Bossio sostuvo que “la ley no es buena, creo que todos los que estamos acá lo sabemos. Esto no es una ley que efectivamente venga a resolver en términos de reforma previsional. Sí a modificar dos o tres artículos llamamos reforma previsional. Me parece que también estamos abusando en términos semánticos de la palabra reforma, porque acá hay un objetivo claro, básicamente modificar el índice de ajuste de la reforma previsional”.

“En una Argentina donde no funciona nada, donde para resolver un problema en el cable o el teléfono estás días y horas, que una ley como la de movilidad esté enraizada en el conjunto de los argentinos significa que ha ganado muchísima credibilidad”, destacó.

En ese contexto, argumentó que “la ley no es buena para nosotros sino para la gente. Es de millones de argentinos que nunca la cuestionaron. Nadie la cuestionó. Efectivamente ya no es algo nuestro, sino de millones de argentinos”.

“Si el reconocimiento es que con esta ley no se pierde el poder adquisitivo, lo que estamos reconociendo es que el haber mínimo jubilatorio actual es bueno, y lo estamos congelando. La verdad que no estamos en condiciones en la Argentina de tener una Ley de Movilidad Jubilatoria que congele en términos reales el haber jubilatorio”, afirmó.

Tolerancia
política

Recordó que “nos tocó discutir el veto por el 82 por ciento móvil, y nuestro argumento fue que teníamos una ley de movilidad jubilatoria, que iba a reparar esa situación. Y vinimos con la verdad porque hoy es el 81,2 por ciento del salario mínimo vital y móvil, necesitábamos tiempo”.

“En esa ecuación, a los que hoy les toca estar en el bloque oficialista nos decían que es intolerable que un jubilado gane lo que gana. Acá no estamos discutiendo si sobran o faltan recursos en la Anses, independientemente de los recursos hay un posicionamiento político. Es un manto moral, decía la diputada Carrió”, indicó.

Y se preguntó “qué ha pasado que los niveles de tolerancia han cambiado, qué ha pasado que lo que antes era intolerable, ahora es tolerable, y ya no es una cuestión de bandería política sino de tolerancia política”.

Déficit

El tandilense dijo que “creo que acá tenemos que dar una discusión mucho más de fondo. Ninguno de los 257 diputados que está acá presente desconoce el déficit en la Argentina, 638 mil millones de pesos de déficit, y debe ser tomado con la seriedad que merece. Tampoco desconocemos que hay fallos de la Corte y permanentemente obligan a este poder del Estado a pronunciarse sobre determinadas cuestiones”, señaló.

En esa línea, graficó que “si en Argentina hay reparación histórica es porque había fallos de la Corte, y tuvo que debatirse en el Congreso; lo mismo sucedió con el 15 por ciento, con la Ley de Movilidad y lo mismo con el Fondo del Conurbano”.

“Una Corte que evidentemente está dispuesta a dar derechos y otorgar concesiones sin ningún tipo de reparo. Me parece que es algo que tenemos que discutir, porque en la Argentina, gracias al radicalismo y fundamentalmente al peronismo, los derechos son conocidos y forman parte de nuestra esencia, nuestra pelea y nuestra lucha”, sostuvo.

El camino de
la inclusión

Asimismo, se preguntó “dónde está el balance de las obligaciones, donde uno de cada tres argentinos no aporta y no contribuye; dónde el 40 por ciento está fuera del sistema. Yo no quiero dejar de mencionar la necesidad de que todos los poderes del Estado tengamos una visión mucho más amplia en la discusión de un tema previsional”.

En cuanto a la moratoria, afirmó que “quieren decir que hay jubilados de primera y de segunda. Jubilados truchos.

Yo quiero dar unos datos contundentes. El primero, las dos moratorias fueron votadas casi por unanimidad, la anterior no la votó el diputado Lousteau. Segundo, son políticas de Estado, los argentinos hemos decidido que la tasa de cobertura jubilatoria en la Argentina sea del 95 o el 98 por ciento. Es una política del conjunto de los argentinos”.

Resaltó que las moratorias fueron para “los más humildes. Las tasas de cobertura fuerte crecieron en el norte argentino, donde los niveles de informalidad laboral eran altísimos y donde solo se jubilaban 2 de cada 10 personas, hoy se jubilan 9 ó 10 de cada 10”.

En ese contexto, expresó su “orgullo” por la moratoria previsional, porque aseguró que “es mentira que nunca aportaron, cuando vinimos a defender ese proyecto dijimos que hubo 8 años y medio de aportes, en la década del ‘60 y ‘70, después vino el desempleo, la informalidad laboral”.

“Ahora resulta que el que hace la moratoria es un jubilado trucho y resulta que el tipo que hace una moratoria en el blanqueo no es trucho. Es tan trucho entonces como aquel que entró en el blanqueo para regularizar su situación fiscal. No tengamos una doble vara”, enfatizó y desató aplausos de una importante cantidad de diputados.

Y agregó que “la Argentina posibilitó que millones de argentinos se puedan jubilar, y nos sentimos sumamente orgullosos porque decidimos que la inclusión era el camino”.

Una Anses
funcionando

En cuanto a la movilidad, afirmó que “dijeron que era mentira, que la fórmula no funcionaba. Es del pueblo la fórmula, y las cosas cuando el pueblo se apropia, cuando las hace carne, son las que institucionalmente debemos cuidar”.

“Nos dijeron que entregamos una Anses quebrada. En 2002, cuando le entregaron el gobierno al peronismo, se pagaba con 14 cuasimonedas, y se tenía que pagar en las plazas, porque Anses tenía las cuentas embargadas”, rememoró.

Frente a esto, dijo que “eso es estar fundidos, nosotros entregamos Anses funcionando, con jubilaciones y aguinaldos pagos, con más de 60 mil millones de ahorro en dólares, con títulos públicos, con liquidez, ese es el respaldo del sistema previsional”.

Un mensaje

“No existen reformas fiscales si no existe una economía que acompañe, el director ejecutivo de Anses recibe los recursos que recauda la AFIP. Acá o funciona la economía, o funciona el sistema productivo o no funciona ni Anses ni el país ni los argentinos”, planteó.

Bossio le dio un mensaje al presidente Mauricio Macri, a quien “lo escuchamos muchas veces decir ‘sí, se puede’. Yo le digo que sí se puede cambiar la estructura productiva de la Argentina, lo que no se puede es cortar el hilo por lo más delgado”.

“Sí se puede pensar un país distinto al de la usura, de la especulación, las altas tasas de interés, al del Estado que no hace lo que tiene que hacer. Sí se puede discutir la Argentina del desarrollo y el trabajo. Lo que no se puede es retroceder para ir en contra de los que cobran la Asignación Universal por Hijo, nuestra tolerancia política dice que tenemos que proteger a los niños y los adultos, y eso forma parte de los valores morales institucionales y políticos de la Argentina”, sostuvo.

Y agregó que “estamos dispuestos a discutir un sistema previsional distinto, pero de avanzada, no en retroceso. Vamos a discutir lo que haya que discutir pero no vamos a tolerar como gesto político que le bajen las jubilaciones a nuestros abuelos, los derechos a nuestros niños, porque eso forma parte de la historia y la esencia de la Argentina”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario