Con el oído agudo

MUCHO MAS QUE UN REEMPLAZO Los que se habían probado el saco regresaron sobre sus pasos y lo colgaron en el perchero. Habrá que esperar por otra oportunidad. Masticar bronca, aclararle a los que ya les habían anticipado que desde diciembre se volverían a ver pero desde otro lugar, otra jerarquía, y tragar saliva. Lunghi, por si hacía falta, volvió a mostrar y a mostrarle a su tropa quién manda. Una fuerte señal de liderazgo, para que nadie se arrogue triunfos ni derechos que él y solo él debe asumir, porque es el dueño de los votos, y punto. Dicen que fue una jugada muy inteligente. El haber convencido a Julio Elichiribehety para que regrese al ruedo (nunca se fue, pero sí jugaba desde un bajo perfil) y con él aplacar a los soldados que, como nunca antes, están dispuestos a evidenciar y desnudar más que nunca sus entuertos de cara a una carrera por el 2019 que parece que contará con capítulos virulentos varios. Entonces, un cuadro político como Elichiribehety, con raíces en el centenario partido, podrá aplacar los ánimos y transitar la gobernabilidad sin sobresaltos, principalmente por las amenazas internas más que las externas. Para dentro del centenario partido -dicen- fue saludable el nombramiento, aunque algunos entienden que la “inteligente jugada del pediatra” podría ser algo peligrosa si se mira desde afuera, léase en Cambiemos. A más precisiones, si Vidal y compañía repasan los archivos y se encuentran con declaraciones y/o imágenes del exsecretario de Desarrollo Social, afín a reconocidos dirigentes de Derechos Humanos que no han tenido ni tienen en la actualidad empacho en criticar con vehemencia las políticas de Macri y compañía. Esto, sospechan, podría sumar algo de desconfianza en la ya incómoda relación que el PRO tiene para con el lunghismo. EN CARRERA Pero como se expuso, el nombramiento de Elichiribehety responde a la carrera que varios radicales están dispuestos a jugar de cara a la sucesión. Si bien el único que entrará a la cancha explícitamente será Marcos Nicolini, quien cuenta con los avales necesarios para emprender “la aventura” y está dispuesto a competir con el mismísimo Lunghi, hay otros que ya se calzan el traje pero que aguardan por la decisión, casi ya asumida, del pediatra. Serán candidatos si el pediatra no lo es. Estos hablan y aspiran a la sucesión, aunque sin entorpecer los designios del mandamás. Con el resultado pasado, Mario Civalleri se anota sin sonrojarse en la carrera y lo mismo ocurrirá con el actual presidente del Concejo Juan Pablo Frolik, seguramente el más fiel a los designios lunghistas y en quien el propio Lunghi deposita toda su confianza. También se anota en la carrera el actual presidente del Comité Matías Civale, aunque algo relegado de los citados. ¿SISTEMA DE TACHAS? A tal punto ha arribado la interna radical que ya sin disimulo algunos se animan incluso a debatir, pergeñar, cómo se deberían disputar la diferencias entre los correligionarios, algo a lo que estaban desacostumbrados (algunos añoran esos escenarios) desde el liderazgo lunghista. Aún sin precisiones sobre eventuales cambios para las PASO, desde el lunghismo, ya asumidos que habrá competencia, se tiró sobre la mesa retomar aquel interesante método de preferencia, o sistema de tachas, por el cual precisamente el pediatra compitió contra su colega Héctor Equiza para ser el candidato de 2003. Claro que después, por motivos que la razón lunghista solo entiende, nunca más se optó por dicha instancia de elección interna. Pero la iniciativa de retomar el citado sistema no es caprichoso, y desde ya fue rechazado por los que rechazan una nueva reelección del Intendente. De utilizarse las tachas o el voto de preferencia, quedaría concebido solo para los afiliados radicales, dejando de lado a los aliados que integran Cambiemos y al resto del común de los vecinos. Entonces -describen no sin sorna- que el 80 por ciento de los afiliados difícilmente no elija al pediatra, ya que por obra y gracias a él ocupa algún cargo en la comuna. LA MOSCA BLANCA Dicen que de las crisis se puede aprender y salir con más salud. De esa energía tratan de cargarse los justicialistas que no paran de digerir derrotas electorales del 87 a esta parte. Señalan como dato saludable dentro de los escombros que, contrariamente a lo que ocurre con el exitoso radicalismo vernáculo, ellos pueden rescatar dirigentes potables, jóvenes ya con experiencia que lleven adelante la renovación. Sostienen que enfrente, la figura inalterable de Lunghi entorpece, obnubila y hasta lleva al estancamiento de aquellos cuadros políticos prometedores que, por la inercia de permanecer debajo de la fuerte presencia del pediatra quedarán condenados al ostracismo, como otros tantos potables dirigentes que se fueron diluyendo al paso redoblado del exintendente Julio José Zanatelli. El justicialismo, en tanto, con todas sus vertientes, cuenta con dirigentes jóvenes que aspiran a encabezar dicha renovación. Rogelio Iparraguirre claramente resulta uno de esos rostros elocuentes, a partir de su ya instalada figura, tras protagonizar un par de elecciones cuyo caudal de votos tiene su mirada, según quién los interprete. Pero el concejal no sería el único para mostrar. Aquellos justicialistas que no comulgan con el edil por representar justamente al kirchnerismo tienen entre sus planes a un par de moscas blancas para echar al ruedo. Uno será Ezequiel Lester que, hasta aquí, parece haber hecho todo bien para ser aspirante a candidato. Lleva un reconocido apellido, ha incursionado con éxito en la dirigencia deportiva (presidencia del club Ferro) y se codea con el empresariado local, ahora incluso integrando la comisión directiva de la Cámara Empresaria. Es decir, tiene “una vida” más allá de la política partidaria y no ha ocupado cargos públicos, algo que gusta y mucho al paladar tandilense (tal vez la debilidad más fuerte que tenga Iparraguirre y el propio Nicolini). Cuentan que tampoco hay que descartar otro “rubio” peronista con histórico apellido: Gino Pizzorno, hijo del último exintendente peronista. “Ginito”, como lo llaman, ya ha incursionado en elecciones en candidaturas de baja exposición, por lo que no sería de extrañar que de obtener el empujón necesario, también se eche a rodar en la tierra fértil para las postulaciones, aunque llenas de espinas que prometen heridas, como el manual justicialista sabe ofrecer. ¿UN CHOFER PERSONAL? Corrió como reguero de pólvora en las huestes del Sindicato de los Municipales que en medio de las tensas negociaciones con el Ejecutivo habría saltado una situación que, al menos, generó incomodidad y que si bien no llegó a la exposición pública, tuvo algunos resquemores internos. A más datos, cuentan que la vicepresidenta del Sistema Integrado de Salud, Sandra Fraifer, acudió a un congreso en Tucumán en la semana previa a las elecciones legislativas y, se supone, fue a participar de algún encuentro que forma parte de su profesión, aunque no se sabe si a título personal o como funcionaria pública. Lo concreto es que para el regreso a la ciudad (el viaje de ida lo habría realizado con una amiga), una vez arribada a Aeroparque solicitó que un chofer de la planta municipal fuese a buscarla para llegar a tiempo al acto eleccionario y formar parte de los festejos radicales, ni más ni menos con su pareja, Luciano Grasso, como candidato en la lista de concejales. El chofer en cuestión, a bordo del Toyota Etios, efectivamente la retiró y la trajo de regreso en tiempo y forma, aunque posteriormente habría preguntado a sus representantes gremiales si había hecho lo correcto y si formaba parte de su trabajo, en tanto y en cuanto no sabía si la vicepresidenta había realizado el viaje como parte de sus funciones o si se trató de un viaje personal para lo cual, en definitiva, habría utilizado recursos del erario público. Hasta la fecha nadie respondió sobre el interrogante… REFLEJOS RAPIDOS El último domingo comentábamos en este espacio que las autoridades del Consejo Escolar habían suspendido la entrega de alimentos a los alumnos con patologías como celiaquía y diabetes que asisten a los comedores escolares. La medida, progresista e inclusiva, se había implementado durante las gestiones de Mery Fuente y Susana González, pero llamativamente fue dejada de lado a partir del recambio de autoridades del organismo. Al detectar esta situación, referentes de la comunidad que se ocupan -y preocupan- por la salud de los celíacos -muchos de ellos complicados desde lo económico porque dependen de una dieta muy costosa-, llevaban semanas intentando convencer al Consejo de la necesidad de realizar un relevamiento en las escuelas para conocer el número de porciones necesarias y volver a garantizar la dieta para los chicos que sufren de estas enfermedades. Afortunadamente, pocas horas después de que este Oído diera cuenta de estos desaciertos burocráticos, salieron las circulares dirigidas a las directoras de las escuelas donde funcionan comedores para que informen si tienen alumnos celíacos, diabéticos o con alguna otra patología que requiera una atención especial en cuanto a la alimentación. La decisión de restablecer este derecho es acertada, ya que Tandil siempre marcó la diferencia en relación al tratamiento y atención de patologías como la celiaquía. Prueba de ello han sido diversos avances, tanto el apoyo a familias vulnerables que no pueden comprar las harinas especiales como la respuesta de bares y restaurantes para contar con ofertas gastronómicas en sus cartas. ENCONTRARON UNA FM En medio de los operativos que se llevaron a cabo días atrás en la ciudad, sobre una denuncia por una presunta banda sospechada de vender propiedades con documentación apócrifa, los investigadores se encontraron con una radio de frecuencia modulada. La imprenta situada en Montevideo al 100 recibió a la comitiva de agentes federales, quienes revisaron y se llevaron documentación importante para la causa. El operativo, que duró varias horas, tuvo una sorpresa cuando dos personas ajenas a todo lo que pasaba en el interior de la propiedad transitaron por el lugar y se dirigieron a una dependencia. Ahí la policía descubrió que funciona una FM, la que tiene un único programa en vivo dedicado al deporte, y pasa música en gran parte de la semana, retransmite a una AM partidaria cada vez que juega Santamarina por la B Nacional. Los uniformados comenzaron a preguntar si la emisora tenía la documentación al día ya que emite publicidades, encontrando demasiadas dudas en el propietario del lugar y un tibio “los papeles se están tramitando”. Este Oído pudo conocer que si bien la radio en cuestión no es el nudo central de la investigación, la Justicia indagará para determinar la situación real de la FM que descubrieron cuando aparecieron las personas a hacer su programa. EL FESTEJO QUE NO FUE Sonó el silbato y la felicidad inundó a todas las mujeres que conforman la Selección de Tandil. Una vez más el estadio San Martín era testigo fiel de una clasificación esforzada, pero clasificación al fin. Tandil le había ganado a La Plata 3-2 como visitante y perdió como local 1-0, por lo que “los goles de visitantes” le daban el pase a una nueva instancia. Abrazos, emoción, gritos, todo en un puñado de minutos fue lo que se vivió hasta que el árbitro del partido indicó que había penales. Nadie entendía qué había pasado y menos, qué era lo que realmente decía el reglamento. Las serranas pensaban que en el torneo que estaban disputando, los goles se computaban doble como en la Copa Libertadores, cosa que no era así. Con la derrota 1-0, el global quedó 3-3 y en la serie de penales para determinar qué selección pasaba a jugar la final de la instancia Provincial, La Plata estuvo más certero y se quedó con el triunfo. ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario