Presupuesto 2018

Con el voto de la mayoría oficialista, el Concejo Deliberante ratificó el nuevo cuadro impositivo

El Eco

En el marco de una nueva sesión extraordinaria, la asamblea de concejales y Mayores Contribuyentes convalidó, por mayoría, las ordenanzas preparatorias fiscal e impositiva aprobadas el pasado 28 de diciembre junto al Presupuesto de Gastos y Cálculo de Recursos para 2018.

Días después del maratónico encuentro legislativo que demandó el tratamiento de la ordenanza madre, ayer el oficialismo defendió el incremento de tasas estipulado para el próximo ejercicio, que ronda el 25 por ciento en promedio, mientras que la oposición reeditó sus cuestionamientos frente al ajuste y el impacto que tendrá en el bolsillo de los tandilenses.

En esta oportunidad, el recinto fue el escenario que reunió a 19 concejales (estuvo ausente Darío Méndez, de Unidad Ciudadana), y a 19 mayores contribuyentes. La votación nominal resultó con once votos afirmativos de Cambiemos y ocho negativos de la oposición en ambos casos, y así se ratificó el aumento de tasas domiciliarias proyectado para el actual ejercicio.

Finalizada la asamblea, los 19 concejales presentes se abocaron al tratamiento del orden del día. En ese proceso, un párrafo aparte se llevó la discusión en torno a un pedido de excepción para la habilitación de una agronomía en medio de las objeciones de la oposición, que marcó sus reparos frente a la ordenanza del polo agropecuario.

Pese al pedido impulsado desde la oposición, la moción para que el expediente vuelva a comisión no prosperó y el oficialismo, con sus argumentos, aprobó la solicitud.

Argumentos a favor

En el inicio de la asamblea, el presidente de la Comisión de Economía, José Luis Labaroní (Cambiemos) abrió el debate en torno a las ordenanzas fiscal e impositiva al exponer los argumentos, esta vez, ante los contribuyentes presentes, que respaldan el incremento aprobado.

Así, se enfocó en el aumento de la presión tributaria que deberán afrontar los tandilenses y la diferenciación planteada, como la decisión de mantener sin cambios la Tasa Unificada a la Actividad Económica (TUAE), en sintonía con los lineamientos impulsados por el Gobierno nacional y provincial.

Para el resto de los impuestos el promedio de suba ronda el 25 por ciento “en términos relativos”, y que “en términos reales” se traduce en 82 pesos en promedio. “El mínimo será 46 pesos y el máximo 210 para todas las tasas”, graficó el concejal.

Al abordar el destino que tendrán esos recursos, Labaroní hizo referencia a la disminución en los aportes de procedencia provincial, como el Fondo de Infraestructura Municipal y el Fondo de Financiamiento Educativo, del cual llegarán “20 millones menos”.

Entonces, “para poder sostener el nivel de obras y dotar de recursos la Secretaría de Obras Públicas es necesario contar con recursos de libre disponibilidad”, ratificó.

Objeciones

Fue Facundo Llano (Bloque Justicialista) el que realizó un extenso repaso sobre algunos cuestionamientos, que cosechó respaldo de sus pares de la oposición y que solo originó la réplica del presidente de la bancada de Cambiemos, Mario Civalleri.

En su alocución volvió sobre algunas de las objeciones que esgrimió durante la sesión del jueves 28 de diciembre durante el tratamiento del presupuesto 2018 y no obvió las propuestas realizadas y que no fueron tenidas en consideración.

Aseguró que el aumento del 25 por ciento promedio “no es tal” y centró su postura en la decisión de eximir del pago de actualizaciones impositivas a los contribuyentes de la TUAE y la creación de categorías en otros tributos.

Renegó del aumento sostenido de la carga impositiva y planteó que el objetivo de la proyección de la administración “siempre” apuntó a equipar recursos municipales con los provinciales. Pero este año la ecuación será “55 por ciento aportarán los contribuyentes y el 45 por ciento la provincia de Buenos Aires”.

“Crecen los tributos y el esfuerzo de los tandilenses; no es solo un 25 por ciento lineal sino que es mucho más”, enfatizó desde su banca el edil justicialista, que a su vez valoró la incorporación de una cláusula que posterga un impacto del revalúo fiscal de la Provincia en la estructura de tasas local para este año, tal cual lo sugirió durante el tratamiento de la ordenanza madre.

Volvió a criticar la falta de incorporación de los aportes que realiza la Nación en la proyección elevada por el Departamento Ejecutivo. “Solo explicamos los gastos y no los ingresos que vamos a tener”, reflejó y agregó que, pese a esto, “seguimos teniendo deuda”.

En efecto, cuestionó que la meta económica para subsanar este aspecto apunta a contar con “fondos afectados que los desafectan” y con los recursos que generan los plazos fijos.

La pauta inflacionaria y la partida para afrontar una actualización salarial para la planta de trabajadores comunales, el “desequilibrio” en la asignación de recursos por áreas de la estructura municipal y la creación de la Subsecretaría de Innovación Tecnológica y Participación Ciudadana estuvieron también en el repaso.

En definitiva, y frente a los planteos expuestos, Llano dijo que Tandil “se torna cada vez cara para el contribuyente y sin embargo se siguen consolidando las desigualdades con estos criterios de distribución”.

“Estos tributos seguramente no nos van a contener a todos”, alertó antes de adelantar su voto negativo a las ordenanzas puestas en consideración.

En contra

A su turno, el concejal Rogelio Iparraguirre (Unidad Ciudadana) acompañó el análisis de su par del Bloque Justicialista y sumó la argumentación realizada por su compañero de bloque Darío Méndez durante la sesión de tratamiento del Presupuesto, que abordó el “crecimiento de la recaudación” en los últimos años.

Además vinculó los ejes planteados por la administración de Miguel Lunghi con el Gobierno nacional y provincial al expresar que “hay una línea política y económica que refleja la alianza” (Cambiemos), a la vez que reclamó que “no se considera la voz y la opinión de los representantes de una porción de la ciudadanía de Tandil”.

En ese sentido también se pronunció el concejal de Integrar, Mauricio D’Alessandro, que adelantó su negativa a la aprobación de ambas ordenanzas.

Crecimiento
e integración

Fue el presidente de la bancada oficialista, Mario Civalleri, quien salió a contestar las acusaciones y a ratificar el rumbo planteado por la gestión comunal, frente al mecanismo de “reclamar acciones” al Municipio.

“Posiblemente tengamos miradas distintas”, reconoció y resaltó que el objetivo es tener una ciudad “bien administrada” y “tratar de cerrar el presupuesto sin déficit”.

Calificó de “razonable” el cálculo de gastos y recursos, que enfoca acciones en materia de salud, desarrollo social y obra pública, y en una defensa “política” pidió a los mayores contribuyentes presentes en el recinto que reflexionen sobre el rumbo trazado que acompañen las ordenanzas fiscal e impositiva para que “Tandil siga buscando su crecimiento y consolidación, con integración”.

Un aporte

Sobre el final del intercambio, que se extendió por casi dos horas, el concejal mandato cumplido, Fernando Rossi, que fue el mayor contribuyente que propuso Facundo Llano, tomó la palabra para dejar asentada su postura frente al cuadro propuesto y a la necesidad de avanzar sobre el manejo de los fondos afectados ya que los ciudadanos “no tenemos un mecanismo para saber los destinos” que tienen.

Un pedido de excepción
acaparó parte del debate

Sobre el final del encuentro legislativo, la inclusión de un tema en el orden del día concentró las miradas y distintas posturas de los integrantes del cuerpo. Fue un pedido de excepción iniciado por un vecino para habilitar una agronomía, que encendió la alerta en el marco a las disposiciones incluidas en la ordenanza que apunta a relocalizar las firmas del rubro en un mismo predio.

En principio, se propuso su tratamiento en conjunto con otras solitudes similares. Sin embargo, Facundo Llano solicitó un abordaje “por separado”, y abrió la discusión, que se centró principalmente en los plazos previstos en la prórroga aprobada a la normativa (que vence en mayo) y el pedido de un particular.

Por su parte, Gustavo Ballent alzó su voz para indicar que “esto no tiene sustento legal” y sugirió su regreso a la comisión para la búsqueda de una alternativa que permita subsanar la incongruencia detectada.

Nilda Fernández (Integrar) pidió que el expediente se trate “seriamente” y con “prolijidad” y avaló la moción para que permanezca en estudio. “Tenemos que ser serios y responsables en la actividad para la que nos votaron”, enfatizó.

En otro párrafo del intercambio hubo alusiones al informe de la Comisión de Gestión Territorial (incluida en el expediente) y algunas chicanas políticas, hasta que Nora Polich (Cambiemos) sugirió incorporar una modificación en el marco de la prórroga de la ordenanza para subsanar el inconveniente advertido.
Finalmente el asunto fue aprobado por mayoría, en una votación nominal.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario