Con un PJ colmado, los gremios mostraron su preocupación en el ciclo del Movimiento Evita

Con un Partido Justicialista colmado, y en el marco del 194 aniversario de la ciudad, representantes de distintos gremios marcaron su preocupación ante la situación actual de los trabajadores, en el primer encuentro del ciclo “Una ciudad, 200 años” organizado por el Movimiento Evita.

El PJ albergó a una importante convocatoria de adherentes, y contó con la presencia también de consejeros del partido y dirigentes del peronismo pertenecientes al espacio organizador.

Nacho Lacovara y Marina Ramos, responsables de la Secretaría Política del Movimiento Evita, fueron los encargados de presentar a los distintos líderes gremiales que participaron de este primer encuentro, destinado al tópico “Trabajo”.

Estuvieron presentes el secretario general nacional de la Unión Obrera Ladrillera e integrante de la conducción de la CGT nacional, Luis Cáceres, secundado por el delegado local, Simón Tust; el secretario general de la UTA, Gustavo Morales; el secretario general de Smata, Luciano Gaiada; el secretario gremial del Sindicato de Empleados de Comercio, José Larraburu; el secretario general de Adunce, Martín Rosso; la secretaria general del sindicato de Gráficos, Angelita Arrascaetta; y Mario Sánchez, representante de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) a nivel local; más la adhesión de la UOM y La Bancaria.

Cáceres celebró que “los que pertenecemos al movimiento obrero organizado compartamos nuestras reflexiones con la militancia”, y además que “se haga en la sede del Partido Justicialista, que es la casa de todos los peronistas”.
Manifestó que representa a un sector de trabajadores “postergados e invisibilizados” y que la actividad ladrillera en la actualidad “está parada”.

“Este Gobierno es coherente con los intereses que representa: apertura económica, despidos, caída del salario, destrucción de las economías regionales. Argentina se va a transformar en un país para pocos”, lamentó el líder nacional de Uocra, por lo que pidió “estar en la calle movilizados y construir unidad dentro del movimiento obrero”.

Luciano Gaiada, de Smata, bregó para que “desde abajo se empuje por un Tandil más industrial” y puso el ejemplo de localidades de la zona, como Olavarría, cuyo desarrollo económico se basa en fuertes polos abocados a esta actividad.

Apuntó que a nivel nacional la situación es “muy complicada” y comentó, para referenciar lo complejo de la realidad social, que desde el secretariado nacional les transmiten la existencia de manifestaciones invisibilizadas entre Capital y Conurbano “por la fuerte protección mediática que tiene este Gobierno”.

Por último, reflexionó sobre el paro nacional convocado para el próximo jueves 6: “Hay compañeros que tienen miedo, y esto es producto de las políticas que está llevando adelante el Gobierno nacional. Aumenta el desempleo y los compañeros temen perder su trabajo. El empresario los amenaza con descontarle el día y los advierten que el derecho a huelga no está bien visto. Nosotros les damos la garantía de que estamos al lado de ellos”, sostuvo, y convocó a concentrarse en Tandil el mismo jueves a las 10.30, junto al resto de los gremios, en la glorieta de la Plaza Independencia.

En representación de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Gustavo Morales marcó “falencias” ante la quita de subsidios, situación que “se va a traducir en tarifas que perjudicarán a la gente o en un retroceso en la calidad del transporte”.

Indicó, con respecto a las líneas provinciales, que “de este Gobierno no tenemos respuesta” y puso como ejemplo el caso de cinco empresas, que nuclean a más de 600 trabajadores, castigadas por la falta de subvenciones. “Todo tiende a precarizar el trabajo y el servicio”.

En el caso del Sindicato de Empleados de Comercio, el secretario gremial, José Larraburu hizo foco en el fenómeno de viajes de compras a Chile, que produjo que “todas sus provincias limítrofes estén sufriendo cierres de comercios, con Mendoza como caso más emblemático”.

Con respecto a Tandil, señaló que “para nosotros está muy complicado, porque uno ve que los negocios cierran. Pero la paradoja es que el número del padrón no baja: por un lado, disminuyen los afiliados a nuestros rubros más tradicionales, como vestimenta o electrodomésticos, pero suben en los negocios relacionados al campo, lo que muestra claramente adónde apunta este Gobierno”.

El encargado de cerrar la ronda de exposiciones fue Mario Sánchez, referente de CTEP Tandil, con un planteo muy claro: “Este capitalismo va excluyendo a los trabajadores”.

“La fuerza que tiene CTEP como organización –sostuvo– hizo que fuera reconocida por el Ministerio de Trabajo de la Nación con su personería social, y dio nacimiento a otras instituciones, como el Registro de Trabajadores de la Economía Popular y el Consejo de la Economía Popular, más el logro el año pasado de la aprobación de la Ley de Emergencia Social”, detalló.

Por último, advirtió que “la pelea que se viene es muy dura, porque cada vez es mayor la cantidad de compañeros excluidos que deben reinventarse” y destacó que “nuestra idea, junto a las organizaciones sociales, es contemplarlos y reinsertarlos, como dice el papa Francisco, en la línea del Trabajo de Interés Social”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario