Continúan los cruces por el funcionamiento de la Casa de Abrigo Martha Pelloni

La secretaria de Desarrollo Social, Alejandra Marcieri, defendió el trabajo que se realiza en el refugio para mujeres víctimas de violencia de género. Fue a partir de la disconformidad que expresó la concejal de Unidad Ciudadana, Silvia Nosei, tras recibir las explicaciones sobre el accionar que se despliega en el lugar. Hubo acusaciones desde ambas partes.

El Eco

La polémica que se generó la demanda por conocer detalles sobre el funcionamiento de la Casa de Abrigo Martha Pelloni sumó un nuevo capítulo en las últimas horas, con acusaciones cruzadas entre la secretaria de Desarrollo Social, Alejandra Marcieri, y la concejal Silvia Nosei.

La discusión tuvo su primer abordaje el lunes pasado en el marco de la reunión que celebraron los integrantes de la Comisión de Derechos Humanos y Salud del Concejo Deliberante.

En esa oportunidad el presidente del espacio legislativo, Alejo Alguacil (UCR – Cambiemos) convocó a las autoridades de la Secretaría de Desarrollo Social con el propósito de aportar claridad sobre el funcionamiento del ámbito de contención comunal a raíz del interés del bloque de Unidad Ciudadana por conocer detalles de lo que allí sucede, que incluso motivaron pedidos de informes.

En respuesta subió al primer piso de la Municipalidad la secretaria, Alejandra Marcieri, acompañada por el subsecretario, Pablo Civalleri, y por las directoras de Niñez, Adolescencia y Familia, de Acción Comunitaria y de Políticas de Género, Gabriela Fernández, Juliana Teerink y Andrea Rossetti.

Pese a las explicaciones, que lograron conformar al oficialismo, Nosei mantuvo sus reparos. “Dan cuenta de que allí todo funciona a la perfección, que está todo bien y para ellos es casi ridículo lo que planteo; pero lo que nos llega a nosotros sobre lo que allí sucede da cuenta de otra cosa”, había dicho tras el encuentro.

Acusaciones 

Ahora, el contrapunto fue con Marcieri. En diálogo con el ciclo radial “Dulce o amargo” (104.1 Tandil FM) la secretaria, luego de explicar lo que se volcó de forma escrita en las respuestas a los pedidos de informes sobre el funcionamiento de la Casa de Abrigo (días y horarios, personal, los dos episodios y el protocolo de ingreso, permanencia y egreso) apuntó contra la concejal Nosei.

Alertó sobre las consecuencias de su intervención y de “brindar consejo desde el desconocimiento”, y le pidió que “no utilice la niñez políticamente”.

En contraste, le reclamó que se presente a radicar la denuncia correspondiente para que “podamos dar respuesta como corresponde”, en relación a lo expuesto por el hogar Fantasías de Colores.

En su réplica, Nosei dijo que la funcionaria “falta a la verdad en algo que es muy grave” y aseguró que nunca acudió a la casa de una víctima “a tocar un botón” para determinar el tiempo en que se demoraba la llegada de un móvil policial.

 

Uso político de la niñez

La secretaria de Desarrollo Social del Municipio, Alejandra Marcieri, fue contundente en sus declaraciones. Denunció intencionalidad política por parte de la edil, a quien le solicitaron en reiteradas oportunidades que amplíe la información sobre los “supuestos casos” de los que dice tener conocimiento.

Y redobló la apuesta al reclamarle que se presente ante la fiscalía a realizar la denuncia correspondiente “y nosotros nos pondremos a disposición”, pero que “no utilice la niñez políticamente”, en un reclamo que le manifestó personalmente.

“Evidentemente a la concejal no le alcanzan” las explicaciones que se dieron y “sigue diciendo que tiene comunicación con gente que expresa que la Casa de Abrigo necesita personal”, planteó.

En consecuencia, “le aclaramos que no puede indagar en la vida personal de las personas que egresan porque eso se llama revictimización”, y “lo único que ha hecho es perjudicar a las mujeres con su accionar y hoy estamos en situaciones por resolver por su intervención desde lo informal”, denunció.

Alejandra Marciri expuso un caso en el que la concejal le sugirió a una mujer “que apriete el botón antipánico para ver cuánto demora en llegar un móvil a su lugar. Pero con esas cosas no se juega”.

Protocolos vigentes

Respecto del reclamo sobre el falta de encuadre para englobar el accionar que se realiza en la Casa de Abrigo, según Marcieri demostraron que los protocolos “existen” desde 2014, que “están actualizados y tienen una correlación a lo que pide Provincia”, y que además se mejoraron en 2016.

En efecto, la creación de la Dirección de Políticas de Género, los sucesos y las distintas situaciones que llevan a las mujeres a la casa de abrigo, obligaron a “rediseñar el protocolo de ingreso, permanencia y egreso” y también a realizar capacitaciones y sumar personal especializado. “Ahora hay acompañantes terapéuticos”, cuya intención es acompañar a la mujer a “organizar nuevamente su vida libre de violencia”.

La secretaria defendió la inclusión de estos actores al ámbito comunal y aseguró que su accionar “no se puede protocolizar” dado que su función apunta a crear un dispositivo “único” para cada persona y situación.

“Defendemos que cada situación es distinta y cada una de las mujeres que ingresa a la casa se merecen que hagamos un dispositivo para ellas, para su grupo familiar y para el contexto en el que se desenvuelven”, resaltó la funcionaria en uno de los aspectos en los que discrepó con la concejal Nosei.

En tanto, una vez que se produce el egreso de la mujer del refugio, se despliega un seguimiento a cargo de un equipo integrado por una psicóloga, dos trabajadoras sociales (una de ellas se incorporó recientemente para reforzar la tarea) y un acompañante terapéutico, que junto con la coordinación, determinan el dispositivo a desplegar.

 

 

Mentiras graves

En su defensa, la concejal Silvia Nosei (Unidad Ciudadana) salió a desmentir las acusaciones vertidas por la titular de la Secretaría de Desarrollo Social al asegurar que “no he ido a las casas de ninguna víctima”, y atribuyó a que podría tratarse de un “malentendido” por su anterior tarea vinculada a Red Solidaria.

La legisladora de la oposición, que encabezó los cuestionamientos sobre lo que ocurre en el espacio comunal, reconoció el juego de la política pero “cuando son mentiras graves se ataca el buen honor de las personas”.

Por otro lado, y en oposición a las explicaciones que recibieron el lunes pasado el sábado en las que referían sobre el protocolo de egreso, recibió una publicación a través de Red Solidaria con un pedido urgente para una mamá que sufrió violencia de género y que necesitaba rearmar su hogar. “Después que nos dijeron que estaba bien, otra vez las organizaciones y la solidaridad salen a tapar los baches del Estado”, enfatizó.

Luego citó el proyecto para la creación de un protocolo de egreso, presentación a partir de la cual recibió cierto destrato, en el que proponen que exista una asistencia controlada de las personas que van a reinsertarse en la vida alejada de la violencia y que tienen que tener condiciones básicas que demandan un acompañamiento del Estado.

“Es algo muy modesto y hecho con la experiencia de haber visto con qué realidad se encuentran las mujeres cuando salen”, justificó Nosei, pero “no por eso tiene que ser desestimado”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario