El Concejo le marcó a la Usina la necesidad de implementar tecnología led en el alumbrado

El Concejo Deliberante acordó avanzar en el debate y la redacción de un proyecto conjunto dirigido a la Usina de Tandil, para solicitar que se inviertan recursos de la Ordenanza 2505 en tecnología led destinada al alumbrado público. Los distintos bloques coincidieron en la urgencia de avanzar con esta mejora, teniendo en cuenta que está cubierta la demanda de alumbrado público en la ciudad y sobran recursos del fondo afectado a este fin.

La inquietud surgió durante el tratamiento de proyectos para la imputación de fondos a la cuenta de recursos afectados de la Ordenanza 2505, destinados a ejecutar obras como la iluminación del Jardín de Infantes 926 y la calle Expedición al Desierto.

En ese marco, el concejal Pablo Bossio destacó que “la Ordenanza 2505 en materia de iluminación hoy tiene un déficit o retraso. Creo que tenemos un desafío que es tratar que tecnológicamente nos vayamos, de algún modo, adaptando a estos tiempos. Pude observar, y creo que todos lo hicimos, cómo se mejora sustancialmente la iluminación en aquellos lugares donde se aplica tecnología led”.

El integrante del Bloque Justicialista agregó que “observamos que estamos aplicando la misma tecnología que se utilizaba hace 20 ó 30 años atrás. Me parece que, como Concejo Deliberante, sería bueno que vayamos insistiendo en la necesidad de que algunas partidas de la Ordenanza 2505 se destinen a iluminación led, entendiendo que no solamente significa un avance en materia tecnológica y de luminosidad y visibilidad, sino que también implica un ahorro energético importante”.

Eco en el
oficialismo

Por su parte, el presidente de la bancada de la UCR Marcos Nicolini coincidió con la postura de Bossio y consideró que “con esta herramienta que contamos todos los tandilenses hay un objetivo y es que la ciudad tenga una muy buena cobertura de iluminación, que está cubierto”.

Y evaluó que “una vez que ese objetivo está cubierto, es cierto que debemos mejorar. Hace años que se ha iniciado en nuestra ciudad un proceso de recambio de luminarias de vapor de mercurio, que es lo que se conoce como luz blanca, por las luminarias de vapor de sodio, que es la luz amarilla. Estos recambios de tecnología implican, por supuesto, mayores recursos, porque tanto las luminarias de vapor de sodio, que son más eficientes desde lo energético que las de mercurio, son más caras, y las de led, que son más eficientes aún que las de vapor de sodio, son más caras”.

Desde su óptica, señaló que “habría que intentar fijar algún proyecto con trazas. Se ha hecho, por ejemplo, en la avenida Pujol luego de su repavimentación, el recambio de todas las luminarias por led” y propuso “ir viendo si eso se puede ir haciendo desde las arterias principales, avenidas, por ejemplo, de toda la ciudad, y utilizar las de vapor de sodio que hoy están en las avenidas para seguir con el recambio en aquellos sectores donde aún tenemos vapor de mercurio”.

Nicolini reconoció que “me parece una propuesta interesante que habría que trabajarla con la gente de la Usina, pero es posible ir avanzando hacia eso porque lógicamente es lo que viene por el avance tecnológico y, especialmente, por la eficiencia energética que tiene la luz generada a partir del led”.

El proyecto de
comunicación

Por su parte, desde el Frente Renovador, Beatriz Fernández se alineó con sus antecesores y explicó que el consenso “es producto de conversaciones tanto en la Comisión de Obras Públicas como en la de Economía, donde tratamos obras de iluminación que vienen a través de Cretal, de la 2505 y todo lo que nosotros conocemos”.

La legisladora sostuvo que “la 2505 no solo es una muy buena ordenanza, sino que además establece los cambios que la misma tecnología conlleve a través del tiempo. Estamos hablando de una ordenanza de hace 40 años y tiene una actualidad rigurosa”.

Y repasó que “habíamos comentado en una de esas comisiones la necesidad de establecer que en aquellos lugares donde se ponen artefactos lumínicos por primera vez, que ya directamente sean de tecnología led porque hay fondos para eso y para no tener después que andar pensando en el recambio”.

En segundo lugar, impulsó la moción de “elevar entre todos un proyecto de comunicación a la Usina para que pueda ir tomando en cuenta estas consideraciones, pero además ir estableciendo proyectos por etapas. No escapa, creo yo, en esto que estamos todos de acuerdo y sería bueno, dado que el acuerdo existe, de avanzar sobre la Usina con un proyecto de comunicación que podemos hasta tratarlo in voce y facultar a secretaría para que lo escriba, porque no solo coincidimos en toda esta necesidad de avanzada tecnológica, sino que se viene discutiendo hace bastante tiempo la posibilidad de su implementación”.

A comisión

Tras la propuesta de Beatriz Fernández, el concejal Bossio consideró que ameritaba dar el debate en las comisiones y desarrollar el proyecto de manera consensuada, ya que existen coincidencias en las cuestiones de fondo, pero no en los detalles.

“Me parece que hay algunos criterios que tenemos que especificar, si es por recursos, si es por obra nueva, si es por arterias principales, pero creo que coincidimos en la necesidad de la aplicación de una nueva tecnología. Sería bueno trabajarlo en comisión con un proyecto en común”, dijo.

Por su parte, Nicolini apoyó la postura del Bloque Justicialista y agregó que “me parece que debemos darnos el espacio en la comisión. Coincidimos en que hay que trabajar este tema. Me parece una buena propuesta, pero mejor que nos demos un tiempo y lo hagamos en el marco de la comisión porque pueden surgir algunas diferencias”.

Y sobre la Ordenanza 2505, argumentó que “debemos garantizar que esta herramienta la defendamos todos, de la mejor manera, y por eso para hacer cualquier proyecto de esta naturaleza, debemos charlarlo entre todos y garantizar que la herramienta siga tan vigente y con la fuerza que tiene actualmente”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario