El Concejo modificó la ordenanza del calendario de food trucks y se prepara para un nuevo debate

En la primera sesión ordinaria del año, el Legislativo modificó la ordenanza del calendario anual de encuentros de food trucks y abrió un nuevo debate.

El Eco

Por unanimidad, el Concejo Deliberante aprobó ayer la modificación del primer artículo de la ordenanza que establece el calendario anual de encuentros de food trucks en espacios públicos bajo la exclusiva organización de la asociación civil Colaboración Empresaria Food Trucks Tandil. Si bien se mantienen las fechas y lugares establecidos, a partir de ahora la entidad no tendrá la potestad de organizar este tipo de eventos.

Dicha corrección devino del planteo de un particular interesado, quien puso objeciones a los requerimientos de la asociación, que exige a los foodtruckeros el pago de una suma de dinero extra para costear los gastos generales que conlleva la realización de los encuentros.

Ante esta situación, desde la oposición sostuvieron que será necesario abrir un debate más profundo, debido a que esta modificación “no resuelve el problema de fondo”. De cara a lo que se viene, entonces, deslizaron que posiblemente habrá que rever y/o corregir la ordenanza madre que regula la actividad en la ciudad para evitar inconvenientes en las próximas fechas previstas.

De este modo, el Legislativo retomó las sesiones ordinarias con la presencia de los veinte concejales. El primer tramo fue constructivo y amable, pero todo se desmadró sobre el final, cuando el presidente del bloque de Unidad Ciudadana, Rogelio Iparraguirre, solicitó el tratamiento sobre tablas del proyecto de resolución que repudia la intervención del Partido Justicialista nacional decidida por la jueza federal con competencia electoral María Romilda Servini de Cubría.

“A nadie escapa la gravedad institucional de una situación que en democracia no se había vivido”, afirmó el edil, y cuestionó en una extensa alocución los argumentos del fallo de la magistrada.

Si bien la solicitud fue denegada al no conseguir el tercio de los votos que permiten su tratamiento en el recinto, los ediles Facundo Llano (Partido Justicialista), Darío Méndez (Unidad Ciudadana), Marcos Nicolini (UCR-Cambiemos) y Mauricio D’Alessandro (Integrar), pidieron la palabra y expusieron su postura al respecto, generándose así un duro cruce en el recinto, que caldeó el ambiente sobre los últimos minutos.

Organización de food trucks

Promediando la mañana, el presidente del Concejo Deliberante, Juan Pablo Frolik, sometió a tratamiento la modificación del primer artículo de la Ordenanza 15.968, que establece el cronograma de fechas y espacios públicos habilitados para el desarrollo de actividades de food trucks para este año bajo la organización de la asociación civil Colaboración Empresaria Food Trucks Tandil.

Al respecto, el concejal Iparraguirre pidió la palabra para explicar las razones que motivaron dicha reforma. Recordó que cuando a fines del año pasado el Concejo Deliberante votó el calendario anual de fechas y espacios para la realización de eventos de food trucks, “hubo un error” en la redacción que se hizo por Secretaría.

Concretamente, marcó que la equivocación se dio en que el expediente establece que el calendario estará bajo la organización de la asociación civil anteriormente mencionada, cediendo de esa manera “no solo el uso del espacio público a dicha entidad, sino el monopolio de lo que se hace dentro de ese espacio público”.

En efecto, sostuvo que “ahí hubo un error de todos” y que fue notado por un particular interesado, lo que motivó una serie de reuniones para rever los requisitos que desde la entidad organizadora se solicitan a quienes desean participar de los eventos de ese tipo.

“El problema de fondo”

Ahora bien, Iparraguirre aclaró que ayer no se modificó la ordenanza madre que regula la actividad en la ciudad, sino el artículo 1 de la normativa que establece el calendario de los food trucks bajo la organización de la sociedad civil mencionada y, al hacerlo, no se está “resolviendo el problema de fondo”, que es qué sucederá en los próximos eventos.

“Habrá que resolver entonces qué pasará cuando vuelva a aparecer este problema o uno similar por otro particular que plantee la situación donde tiene un carro gastronómico, habilitado como tal, pero no quiera ir a poner su food trucks en el marco de la organización que hace la asociación civil Colaboración Empresaria Food Trucks Tandil, que contempla muchas cuestiones además de la elaboración de alimentos y bebidas, como recitales, espectáculos públicos y entretenimientos para niños, sumado a otras que tienen que ver con seguro, sereno y publicidad”, planteó.

“Naturalmente –señaló- esto implica un costo económico, que desde la asociación se determinó dividir entre los participantes, lo que cualquiera diría que es justo, pero lo cierto es que se presenta un problema, que es que aparece un particular que tiene su food truck habilitado, pero no le interesa que haya ese tipo de actividades, sino solo pagar el uso del espacio público”.

Por lo tanto, previo a la votación por unanimidad, Iparraguirre consideró que desde el Concejo Deliberante tienen “el compromiso de corregir o modificar en breve en algún aspecto la ordenanza de food trucks para que esto no vuelva a suceder en lo inmediato, como es presumible que vuelva a suceder”.

 

Preocupación del Colegio de Farmacéuticos

Por su parte, el concejal de la UCR-Cambiemos, Alejo Alguacil, dio lectura a un proyecto de resolución en respaldo a la preocupación del Colegio de Farmacéuticos de Tandil por la comercialización de medicamentos en la Provincia o su posible modificación, a partir de acciones judiciales que se han realizado en los últimos años.

Contó que, junto a otros ediles, había mantenido este miércoles una reunión con los representantes de la entidad, quienes les plantearon que “hay una preocupación cierta por la modificación o apertura a otros tipos de sociedades económicas, o la eliminación de determinados ejes rectores que han llevado a que la Ley 10.606 sea un ejemplo en cuanto a la distribución y alcance de la cobertura de medicamentos para los ciudadanos”.

Principalmente, señaló que esta normativa -que se viene implementando hace casi 30 años- plantea “un rechazo al monopolio farmacéutico y que las farmacias no sean solo emprendimientos comerciales, sino puntos fundamentales en lo que tiene que ver con los sistemas de salud, tanto provinciales como locales”.

Desde el Concejo Deliberante y a partir de la preocupación del Colegio de Farmacéuticos de Tandil, entonces, Alguacil manifestó el apoyo total del Cuerpo Legislativo, por lo que dio lectura al proyecto de resolución elaborado, que finalmente fue aprobado por unanimidad.

Otros temas

En el marco de la sesión, además, los ediles aprobaron por mayoría un conjunto de pedidos de excepción, algunos de ellos con convenios urbanísticos, lo que motivó la intervención del concejal Iparraguirre, quien expuso la postura del bloque de no acompañar de aquí en más estas solicitudes hasta tanto “no se dé una discusión de fondo sobre el uso que se hace en Tandil de este instrumento”.

Entre otros temas, el bloque UCR Cambiemos distinguió por su compromiso a ocho miembros del Taller Protegido en el marco del 35to. aniversario de la institución.

Por su parte, el concejal del oficialismo, Marcos Nicolini, destacó el auge de la actividad vitivinícola en Tandil y reconoció la labor que se llevó adelante desde la Comisión de Producción, Trabajo y Medioambiente en ese sentido.

Además, se aprobó por unanimidad el proyecto de ordenanza para nombrar “Doctor Romano Capponi” al espacio circulatorio público que separa las parcelas 24 y 5 de las 23 y 6 de la fracción primera y de la segunda de la tercera, todas de la circunscripción primera sección F Chacra 203 del Partido de Tandil.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario