El Ejecutivo marcó que Carba nunca tuvo voluntad de diálogo e incumplió los plazos de Paisaje Protegido

“Carba no tenía interés en dialogar con el Municipio” Desde una mirada política, Civalleri destacó que “Carba tuvo la oportunidad, en el marco de la ley, de presentarse con un esquema de reconversión que no utilizó y se le vencieron todos los plazos, con lo cual no sé cuál es la garantía de éxito que pueda tener esa demanda. Habrá que esperar y obviamente, los abogados de ambos lados dirimirán esta cuestión”. En esa línea, evaluó que “Tandil sufrió durante mucho tiempo la explotación irracional de muchos predios, uno de ellos el de Carba. La verdad es que en esos momentos Carba no tenía interés en dialogar con el Municipio, se amparaba en que la Dirección Provincial de Minería era el ámbito de aplicación. El Municipio hizo todos los intentos para tratar de alguna manera intervenir, inclusive, reclamando todo el tema de la remediación de los pasivos ambientales que estaban previstos en el plan de mitigación, que nunca se cumplieron”. Y analizó que “el Municipio ha quedado un poco como la figura boba de todo el esquema porque nadie le reconocía legitimidad, ni siquiera para entrar a Carba. Nosotros nos fastidiábamos bastante por esa cuestión porque, obviamente, como gobierno de la ciudad, éramos los que recibíamos los reclamos. Eramos conscientes de que los reclamos eran súper razonables, y la verdad es que en ese momento nadie tenía interés de dialogar con el Municipio. Carba, en particular. Con lo cual, bienvenida la Ley de Paisaje que vino a poner orden en esto y el Municipio va a seguir en esa línea y va a tratar de preservar todo ese enorme recurso. Lamentablemente, Carba que tenía en la ley la posibilidad de avanzar en alguna dirección con un plan de reconversión, no lo hizo”. “Es casi una gesta” Sumado a los argumentos esgrimidos, Civalleri expresó que la Ley de Paisaje Protegido “para Tandil es casi como una gesta, en la cual el Gobierno encabezó lo que era la demanda de la gente. No fue una cuestión de diferencias entre públicos y privados, esto fue una gesta de Tandil. El Gobierno municipal hizo muchos intentos, pero lamentablemente no tenía los alcances y las herramientas, hasta que en un momento la Provincia puso la mirada en el tema y se gestionó, se promovió una ley que vino a poner bastante orden en el tema y le dio tranquilidad a los tandilenses como una cuestión lograda”. Sobre la suerte de la demanda, dijo que “deseo que no prospere. Carba tuvo oportunidades de diálogo antes de la ley que siempre rechazó. Es más, anteriores a nuestro gobierno, recuerdo enormes debates públicos respecto del tema y la verdad es que Carba estaba en una posición cómoda porque el Municipio no tenía injerencia en su explotación. Hasta que llegó el momento de que con una ley las cosas cambiaron”. Y reconfirmó que “para Tandil es un camino sin retorno. Fue una gesta de la ciudad, y el Municipio se hizo cargo de esa demanda de la ciudadanía que era absolutamente mayoritaria, actuó en consecuencia, peticionando, hasta que finalmente la Provincia miró el tema y avanzó en la sanción de una ley que es mucho más amplia que el tema de las canteras”. web_Cantera (7) La prioridad es remediar el pasivo ambiental que dejó la cantera Durante la entrevista al jefe de Gabinete Mario Civalleri y al secretario de Obras Públicas Roberto Guadagna surgió que antes y luego de presentada la demanda judicial contra la Provincia, personas vinculadas a Carba intentaron sondear la postura del Ejecutivo con respecto a la posibilidad de concretar un proyecto inmobiliario en las tierras donde funcionaba la cantera. Civalleri admitió que “en un par de ocasiones extraoficialmente, algunos representantes de Carba trataron de indagar o avanzar en algunas presentaciones informales, sin escritos de por medio, en ver posibilidades de desarrollos de tipo urbano en ese predio que es enorme. El Municipio ratificó que no lo autoriza”. Precisó que la intención no era concretar un loteo convencional, pero solicitaba una subdivisión de tierras que se denegó. “En todo momento planteamos que lo único que estábamos dispuestos, en todo caso, a considerar era un proyecto de reconversión que tuviera que ver con un perfil turístico”, señaló. Agregó que “esas conversaciones se agotaron en sí mismas porque el Municipio no dio curso debido a que aparte de la ley, ese sector está dentro del partido de Tandil y tenemos un Plan de Desarrollo Territorial que regula el territorio. Obviamente no vamos a consentir como una cuestión compensatoria del cese de una actividad otorgarles beneficios a quienes depredaron el paisaje, en detrimento de otros que no hicieron nada y tampoco pueden desarrollar planteos urbanos en lugares que no correspondan”. El concejal electo por Cambiemos advirtió que “tenemos una mirada de respeto al entorno serrano. Nosotros impulsamos un Plan de Desarrollo Territorial que, como medida de defensa del territorio y respetando el derecho a la propiedad privada, apunta a no particionar más el territorio. De hecho toda la enorme extensión de la zona protegida tiene muy fuertes limitaciones a las subsidivisiones”. La deuda con Tandil Al analizar el futuro de estas canteras abandonadas, el secretario de Obras Públicas Roberto Guadagna consideró que la defensa de las sierras “no se trata de un cambio de funcionarios ni de un gobierno, es la ciudad, el Concejo Deliberante, es la propia Provincia, porque el Plan de Desarrollo Territorial es una ley de alcance provincial, con lo cual cualquier modificación involucra a una serie de actores”. Desde su mirada como urbanista, advirtió que “el paraguas central es hablar de remediación del pasivo ambiental, que seguramente puede llevar una oportunidad de negocios de carácter turístico que tenga un equilibrio entre el uso público y el privado, y eso está bien. Lo que hemos dicho es factibilidad de desarrollar usos urbanos, que son viviendas permanentes o transitorias, de ningún modo. Si piensan en determinados escenarios de alojamientos dispersos en trescientas y pico hectáreas, no genera un alto impacto. Es factible, en tanto conlleven todo lo que significa buscar equilibrio ambiental en ese lugar”. Sin embargo, indicó que “creo que a esta altura de los acontecimientos no parece el momento oportuno, si se ha reactivado la demanda judicial, poder dialogar de estas cosas. Ahora se abre un compás de espera y cuando se termine esto, si hay vocación, volveremos a conversar. Creo que termina siendo una deuda para la ciudad no abordar la remediación ambiental. Se ha conseguido detener un escenario, ahora es importante avanzar sobre lo otro”. ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario