El Ejecutivo negocia una eventual cesión de un sector del Monte Calvario para su administración

El Municipio realiza conversaciones con vistas a formalizar la administración de un sector del Monte Calvario.

El Eco

En medio de una seguidilla de hechos de vandalismo y de reclamos de los ciudadanos que se reeditan por el estado que presenta el lugar, y en vísperas de Semana Santa, el Ejecutivo retomó una iniciativa de trabajo que busca formalizar una eventual posesión del Monte Calvario para llevar adelante una administración, al menos, del sector que más visitas recibe.

En principio, las negociaciones se iniciaron hace un mes con representantes del Obispado de Azul y de la asociación civil que se encuentra a cargo del lugar, y aún se hallan en instancias informales y sin pocos avances.
No obstante, la decisión de la administración comunal apunta a determinar la custodia y el mantenimiento del espacio verde, aunque no en toda su extensión.

En ese marco, la Secretaría Legal y Técnica de la comuna se sumó a la mesa de trabajo y participó días atrás de una reunión en la que informó sobre las opciones que se podrían hacer uso para determinar su traspaso, mediante las figuras de cesión, donación o comodato.

Patrimonio
de la ciudad

Previamente se deberá determinar si continúa en manos del obispado o si se cede como patrimonio de la ciudad, incluso declarándolo de interés religioso.

“Sería interesante que esto pase a la comunidad de Tandil”, más aún después de las roturas que sufrieron las estatuas de las estaciones del vía crucis y de las tareas de mantenimiento del espacio verde.

En principio, se insistió en que se trata de una cuestión informal y que se esperan nuevos encuentros para determinar la factibilidad y la decisión por parte de la Iglesia.

Luego, se abrirán nuevos escenarios a partir de las alternativas con que se cuente. “La relación es buena y fluida y creo que va a avanzar”, confiaron las fuentes consultadas a este Diario.

Los daños en
las esculturas

Hace un mes, las páginas de este Diario daban cuenta del ataque que sufrieron las esculturas de la undécima y decimotercera estación del vía crucis que se encuentra en el Monte Calvario.

En la previa a una nueva celebración religiosa, las roturas sobre las estructuras obligaron a iniciar trabajos contrarreloj para concluir las tareas antes del masivo arribo de turistas para Semana Santa.

El trabajo estuvo a cargo de Paola Chiavaro y Ariel Díaz, de La Cantería de Tandil, que se dedicaron a pleno para reparar los daños ocasionados en las esculturas realizadas en piedra, que permitieron recuperar el 90 por ciento de las piezas.

Sin embargo, los ataques a las figuras son una muestra de la situación que se reproduce en uno de los paseos turísticos más visitados, pese a las acciones que se llevan adelante por parte de la comuna.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario