El Ejecutivo suspendió el crédito del Banco Ciudad para evitar el “alto costo financiero”

El aumento en la tasa de interés modificó las condiciones. El endeudamiento que el Gobierno pretendía tomar por 35 millones de pesos estaba destinado a obras de infraestructura. “Lo tenemos suspendido”, confirmó el secretario de Economía, Daniel Binando.

El Eco

Un año después de iniciar el trámite para acceder a una línea de crédito del Banco Ciudad, el Ejecutivo puso en suspenso el endeudamiento por 35 millones de pesos y postergó los proyectos edilicios que tenía planeado financiar con esos recursos.

El aumento en las tasas de interés generó un cambio en las condiciones del préstamo, que obligaron al equipo económico del Gobierno de Miguel Lunghi a interrumpir el proceso para evitar poner en riesgo el “equilibrio” en las finanzas.

La oposición legislativa había advertido sobre estos aspectos durante la sesión en la que se aprobó por mayoría oficialista la ordenanza preparatoria para autorizar al Departamento Ejecutivo a tomar el crédito, el jueves 12 de octubre de 2017.

Sucede que las gestiones para el endeudamiento se llevaron adelante en momentos en que el porcentaje era del 26 por ciento. Con una tasa variable, el ajuste que sufrieron en términos generales cambió las reglas y elevó el interés, por lo que “se desestimó por el alto costo financiero que iba a tener”, confirmó a El Eco de Tandil el secretario de Economía de la comuna, Daniel Binando.

Frente a este escenario, y a la espera de mayor claridad en el contexto económico, las obras proyectadas con esos recursos para ampliar la estructura del Sistema Integrado de Salud Pública (segunda etapa de consultorios externos, y los hospitales odontológico y oftalmológico) y construir la nueva sede para la Secretaría de Planeamiento y Obras Públicas quedarán en carpeta a la espera de nuevas líneas de financiamiento.

“No queremos asumir ningún riesgo”

En conversación con este Diario, Binando analizó el estado de situación al expresar que “tenemos la economía muy estabilizada” y las proyecciones apuntan a cerrar el ejercicio con esos niveles. “Pensamos, si no hay ningún desvío, poder pagar sueldos y aguinaldos en fecha. En ese sentido no queremos asumir ningún riesgo”, enfatizó.

Ratificó que el crédito con el Banco Ciudad “lo tenemos suspendido”, y sentenció que “para un Municipio que fija sus recursos una vez al año resultaba bastante caro el crédito al haber cambiado las tasas”.

“Lo que habíamos presupuestado de amortización de la deuda era con otra tasa de interés y acá íbamos a necesitar tomar recursos de otro lado y ahí está el problema”, advirtió al exponer los fundamentos que sustentan el rechazo a la línea de crédito.

Ahora bien, las partidas incluidas en el presupuesto que tenían como destino el pago de la deuda serán utilizadas para “cubrir las mayores erogaciones de otras áreas”, debido al “incremento de gastos operativos que hemos tenido”.

“Es nuestra intención hacer las construcciones que habíamos planificado”, con lo cual todo hace suponer que una vez que se obtenga un escenario más estable se retomará el trámite para tomar deuda.

El proceso y la decisión

Tras el anuncio por parte del intendente Miguel Lunghi, que confirmó el acuerdo con la entidad bancaria a comienzos de septiembre del año pasado, comenzó el trámite en busca del aval del Legislativo para tomar endeudamiento.

En una primera instancia, el Concejo Deliberante sancionó la ordenanza preparatoria gracias al voto de la mayoría oficialista, ya que la oposición planteó sus objeciones en cuanto a las condiciones del préstamo especialmente por la tasa variable y los pasos legales y técnicos previos a la decisión del endeudamiento.

Pese al debate de alto vuelo en el recinto legislativo, el expediente avanzó por las instancias correspondientes.

La dependencia que dirige Binando remitió todos los análisis a los ministerios de Economía provincial y nacional, que tras la evaluación correspondiente envió en mayo el informe final en el que ratificó que la administración comunal estaba en condiciones de endeudarse por ese monto.

Con ese nivel de avance el siguiente paso indicaba la confección de la ordenanza definitiva -que debía pasar nuevamente por el Deliberativo- y el informe del Tribunal de Cuentas.

Sin embargo, el aumento en las tasas de interés obligó a poner especial atención en el proceso dado que la línea de crédito propuesta por el Banco Ciudad tenía una tasa variable.

Así, en una reunión con los directivos de la entidad financiera presidida por el tandilense Javier Ortiz Batalla, se puso en consideración el tema y todos coincidieron en señalar que el contexto no era propicio para tomar el crédito, señaló el funcionario.

Al abordar la cuestión, hace aproximadamente dos meses, la tasa de interés rondaba el 75 por ciento, con lo cual “inversiones de este tipo no eran convenientes”.

Se decidió entonces que lo acertado sería aguardar a que este esquema se normalice para volver a iniciar el trámite ya que “las entidades financieras calculan que será de corto plazo”.

Las obras proyectadas, en stand by

Las gestiones para acceder al crédito tenían por objetivo la concreción de una serie de iniciativas proyectadas por el intendente para su cuarto mandato. Sin embargo, la suspensión de esta alternativa pone en stand by las obras a la espera de nuevos financiamientos.

Como se informó la premisa central apuntaba a destinar esos recursos a mejorar y ampliar la infraestructura sanitaria, propuesta que determinó la aceptación por parte del Banco Ciudad.

En concreto, con los 35 millones de pesos se preveía la segunda etapa de construcción de los consultorios externos del Hospital Municipal “Ramón Santamarina” y las dependencias administrativas del Sistema Integrado de Salud Pública en el edificio ubicado en Paz y Pellegrini.

Además se pautó la construcción del hospital oftalmológico y el odontológico, en dos edificios sobre Paz y Uriburu que utilizarán parte de estructuras antiguas.

No obstante, la inversión no estará enfocada únicamente en materia de salud ya que se contemplaba la construcción de una sede propia para la Secretaría de Planeamiento y Obras Públicas en una propiedad que el Municipio tiene sobre Maipú entre Chacabuco y 14 de Julio.

Con esta obra se dejaría de alquilar el edificio donde actualmente funciona la dependencia, en la esquina de Chacabuco y Maipú, recursos que destinaría para el pago de la deuda contraída.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario