fbpx El Frente de Todos impulsa tres herramientas para paliar la “asfixia” del sector comercial – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Frente de Todos impulsa tres herramientas para paliar la “asfixia” del sector comercial

Presentará tres proyectos de ordenanza, dos para atender las urgencias y otro para incidir en los precios “inflados” del mercado de alquileres de locales que está “cartelizado”. En principio, buscan crear un fondo de garantías municipal para que locatarios y propietarios acuerden el pago de mayo, junio y julio, en doce cuotas. Además, impulsan que la Usina refinancie las facturas a los comercios, también en doce pagos y sin interés.

El Eco

Tras escuchar la realidad de un grupo de comerciantes “asfixiados” por la cuarentena, el bloque de concejales del Frente de Todos presentará tres proyectos de ordenanza dirigidos a aliviar a los negocios de los rubros no esenciales. Las propuestas están vinculadas con los alquileres y el pago de las facturas de luz que siguieron corriendo en estas semanas en que no contaban con habilitación municipal para trabajar.

Ayer, en la sede del PJ, los legisladores recibieron a representantes de unos 250 negocios de la ciudad que ya habían hecho público su complejo panorama, teniendo en cuenta los gastos que deberán afrontar a pesar de que llevan más de un mes sin abrir las puertas. En representación de los comercios, participaron Celeste de Araujo, Mariano Abait y Guillermo Serra, quienes dialogaron con Rogelio Iparraguirre, Guadalupe Garriz, Silvia Nosei y Ariel Risso.

Se trató de un encuentro previo al previsto para el próximo lunes, a las 17, en la Municipalidad, donde estarán el presidente del Concejo Deliberante Juan Pablo Frolik y representantes de todos los bloques políticos. A esa cita, el Frente de Todos llevará una batería de proyectos cuyos detalles expuso ante los tres delegados del grupo de comerciantes.

Las urgencias

“Independientemente de la reunión institucional que vamos a tener el lunes, yo vengo hablando con ellos y habíamos quedado en juntarnos para escuchar el planteo y para que además,  ellos escuchen las propuestas nuestras”, anticipó Rogelio Iparraguirre y dio un avance de los tres proyectos que elevarán en esa cita.

“Tienen que ver con atender esta situación, por un lado en la emergencia, en el ahora, es decir pensando de acá a 14 ó 15 días, y por otro lado, en el mediano plazo”, explicó.

Al hablar de lo urgente, señaló que “proponemos, por un lado, afectar una proporción de lo que se va recaudando a lo largo del año con la TUAE (Tasa Unificada a las Actividades Económicas) y crear un fondo de garantías municipal -que habrá que ver los números más finitos de proporción-, que les permita a locadores y locatarios establecer, en el marco de la crisis del coronavirus, un esquema de negociación”.

Agregó que este proyecto está vinculado a “las previsiones que dio el decreto del Presidente de la Nación que prohíbe los desalojos, extiende los vencimientos de contratos y prohíbe los aumentos en los valores en tanto dure la emergencia sanitaria en la Argentina”.

En tanto, detalló que  el objetivo es generar “un escenario de renegociación con los titulares de los comercios para cuotificar en 12 pagos los tres meses de alquiler venideros: mayo, junio y julio. Para esos tres meses de alquiler se puede establecer una negociación entre partes y el Municipio sólo como garante”.

Y agregó que “en agosto, evaluaríamos la situación y si el país volvió a alguna relativa normalidad, volvemos a lo mismo. Con lo cual el comerciante va a pagar, a partir de ahí, el ciento por ciento del alquiler más la cuota correspondiente de cada uno de los tres meses, y la garantía que va a tener el propietario es este fondo afectado creado con la TUAE”.

Como otra herramienta inmediata, propuso una prórroga y la cuotificación en 12 pagos sin punitorios de las facturas de luz, “algo que está en las atribuciones que el Oceba, entre sus resoluciones, les da a las distribuidoras, en este caso, a la Usina”, dijo y recordó que tomaron una medida similar en la Declaración de Emergencia Sanitaria, con los hospitales públicos y los centros privados con internación.

“Es decir, no estamos hablando de regalarle la energía eléctrica a ningún comerciante, sino  de que tengan aire en esta situación de asfixia absoluta, donde para nosotros lo central es que puedan los salarios, porque si no tienen que cerrar y va a quedar gente desocupada en la calle”, remarcó.

En esa línea, destacó que “otro de sus costos fijos importantes es la luz. Entonces que la Usina, que es una empresa de todos los tandilenses, que felizmente tiene un gran margen financiero porque su último balance dio 67 millones de pesos de superávit limpio, les prorrogue por tres meses el pago de la luz y les cuotifique esos tres meses que no se estuvo cobrando en los 12 meses subsiguientes”.

Mediano plazo

En relación al mediano plazo, Rogelio Iparraguirre adelantó que van a proponer una modificación de la Ordenanza Fiscal e Impositiva para crear un gravamen progresivo sobre el local comercial vacío. La mecánica sería que luego de tres meses sin ocupación, el dueño del local sufra un recargo del 33 por ciento en las tasas municipales, si cumple 6 meses pagaría un 66 por ciento más y si está 9 meses vacío, el incremento sería del ciento por ciento.

“Esto se está haciendo en todo el mundo. Concretamente es algo que está funcionando, y bien, en España, donde hay mucha especulación inmobiliaria con los comercios, para que al titular le empiece a significar una presión  en su bolsillo el tener el local vacío y que necesite volcarlo al mercado. Es una forma de incidir en los precios”, analizó.

En cuanto a los montos de las tasas, varían según los metros cuadrados y la ubicación, pero con un promedio de 2500 pesos, llevar el recargo a 5 mil puede resultar una medida efectiva ante los “inflados” precios de los alquileres.

“Esa modificación en la Impositiva Fiscal no resuelve el problema de hoy. Es para empezar a incidir en el mercado de alquileres de locales comerciales en el mediano plazo”, dijo y resaltó que “los propietarios en muchos casos están cartelizados”, teniendo en cuenta que “hay alrededor de 30 familias de Tandil que poseen más del 50 por ciento de los locales, por lo menos del radio céntrico. Después hay un universo mucho más amplio de propietarios individuales, pero hay muchos casos de gente que tiene seis, ocho, catorce, diecisiete locales”.

El diagnóstico

El presidente de la bancada del Frente de Todos sostuvo que “partimos de la base de una situación de crisis económica que le viene pegando al pequeño y mediano comercio muchísimo, que tiene que ver con el contexto y el diagnóstico. No se puede obviar, más allá de la pandemia, la situación que vienen arrastrando en los últimos dos o tres años, producto de las medidas de un gobierno que no hizo nada para los que trabajan. Sobre esa base, los agarra la pandemia y están en una situación de emergencia crítica”.

En cuanto al diagnóstico, indicó que la mayoría ha podido cumplir con los compromisos de marzo, aunque algunos no han llegado. En tanto, la totalidad avizora que dentro de unos días, cuando tenga que volver a afrontar los gastos de alquiler, servicios, impuestos y salarios, no tiene fondos para saldarlos.

“La mayor carga que tienen es en los alquileres, sobre todo porque la mayoría ya se ha inscripto en el Programa de Asistencia en la Emergencia a la Producción y el Trabajo del Gobierno nacional, vía la ventanilla de AFIP, y están a la expectativa de que eso se mueva lo más rápido posible porque contempla que el Gobierno los asista con el equivalente a un Salario Mínimo Vital y Móvil, sin carácter remunerativo, por cada empleado que tengan”, explicó.

En ese sentido, marcó que “el problema más serio y más acuciante que tienen es el pago de los alquileres”. Pero además, advirtió que “Tandil tiene una situación en lo que hace al valor de los alquileres en términos generales, pero muy especialmente los comerciales, que es desproporcionada. Y lo que vemos además es que han proliferado en los últimos años, producto de la crisis del macrismo pero además se profundiza por el coronavirus, los locales vacíos, y transcurren meses y meses y siguen vacíos”.

Entre la cautela y la escucha

En el marco de la situación del comercio minorista, el concejal Rogelio Iparraguirre dio su visión sobre la posibilidad de flexibilizar el aislamiento y avanzar hacia una “cuarentena administrada”, como la definió el presidente Alberto Fernández.

“Voy a decir dos cosas, una obvia y la otra no tanto. La obvia es que hay que ser de verdad muy cuidadosos. Que la situación epidemiológica de Tandil en torno al Covid-19 es muy buena, no lo discute nadie; pero nadie puede decir cómo va a ser dentro de 10, 20 ó 30 días, porque una de las características de este virus es que no da previsibilidad. Entonces hay que ser muy cuidadoso”, expuso.

En segundo lugar, dijo que “evidentemente para el Intendente no es tan obvio que para elaborar un plan de salida administrada de la cuarentena, en este marco en que hay que ser muy cuidadoso, ese plan tiene que ser lo más completo y lo más complejo posible. Para eso, tenés que escuchar a todas las voces”.

En ese camino, contó que el jueves se reunió con los sindicatos de las ramas más afectadas, como gastronómicos, comercios, Smata, UTA, entre otros, y cuestionó “cómo no van a escuchar a los trabajadores que, a su vez, tienen sus protocolos”.

Y concluyó que “tenés que escuchar a todos, porque si escuchás a uno solo corrés el riesgo de elaborar un plan al que le falta una pata y acá el margen de error hay que reducirlo a la mínima expresión posible. Y la mejor manera cuando gobernás de reducir los márgenes de error cuando tenés que tomar decisiones complejas es escuchar a todos. Creo que el Intendente debiera darse esa tarea”.

En esa línea, evaluó que “por supuesto que hay que escuchar a la Cámara que es un actor de peso, eso no lo discute nadie; pero hay que escuchar a todos” y cuestionó que “hay un déficit de todos estos años del gobierno de Lunghi que es la falta de capacidad de escucha a todos, no a los que le caen bien, porque es el gobierno de todos. En momentos como este hay que ser muy cuidadosos. Entonces tiene que escuchar a los sectores que representan al trabajo porque también tienen cosas para aportar. ¿Por qué el dueño de un negocio es el que puede aportar ideas para una cuarentena administrada y el laburante que es el que va a estar en la primera línea no tiene ideas para aportar?”.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario