El tandilense Scarcella, otra vez en la mira

En los medios nacionales se ventiló una imagen del tandilense Scarcella junto al juez amigo, Canicoba Corral, en un encuentro donde se juntaban los actores judiciales para protagonizar torneos de naipes.

Archivo

Un informe publicado por el diario La Nación y replicado de inmediato por varios medios periodísticos, dio cuenta ayer que el abogado tandilense Guillermo Scarcella fue puesto bajo sospecha por las autoridades argentinas por transacciones bancarias por US$ 5 millones en Estados Unidos.

El primer movimiento fue registrado el 18 de noviembre de 2014. Scarcella depositó en EE. UU. un cheque por US$ 2,9 millones emitido por la sociedad Sinapsis Trading SL, registrada en España. Ya en 2015, el exfuncionario sciolista recibió 11 transferencias por US$ 2 millones, también por parte de Sinapsis Trading, con la referencia “for further credit (por más crédito) Guillermo Scarcella”, dice el informe.

Scarcella, entonces titular de Aguas Bonaerenses SA (ABSA), justificó los cheques y las transferencias acreditadas en su cuenta del UBS Bank como parte de la supuesta venta del 60% de sus acciones en Wrapping Argentina SA y el 80% de su participación en Baggage SA, empresas que se dedican a envolver valijas con un nylon verde en los aeropuertos domésticos, según consta en un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF).

Pero la presunta venta de acciones de Wrapping no se reflejó en sus declaraciones juradas, señaló La Nación. Sus presentaciones correspondientes a 2013, 2014 y 2015 no reflejaron ningún movimiento en su patrimonio en esas sociedades, lo que despertó sospechas de las autoridades.

“Los significativos fondos que se habrían acreditado en cuentas de Scarcella carecerían de justificación económica, no pudiéndose determinar la procedencia de los mismos”, afirmó la UIF en su informe, que está en manos de la Justicia desde hace varios meses.

Y agregó: “En los ejercicios fiscales correspondientes a los ejercicios 2013 y 2014 se observó que no se ha modificado la cantidad de acciones que Scarcella registró al cierre de cada uno de los años”. Scarcella creó Wrapping SA (ahora rebautizada TrueStar SA) y Baggage SA junto al italiano Fabio Talín y el empleado Pablo Magris. La empresa se quedó con el negocio después de que Ipax SA, la firma de la mujer de Canicoba Corral, Ana María Viviana Tejada, saliera del mercado. Ni el juez ni su esposa fueron mencionados en el informe de la UIF.

Amistad con el juez

La nota textual de La Nación, firmada por el periodista Iván Ruiz señala que Scarcella, exfuncionario de la gestión sciolista, es investigado por el fiscal de La Plata Alvaro Garganta por lavado de dinero y malversación de fondos públicos. El extitular de ABSA, acusado también de ser el testaferro del exgobernador Daniel Scioli, fue multado por $ 51 millones después de que el Tribunal de Cuentas comprobó irregularidades durante su gestión.

Como funcionario y empresario tuvo un ascendente pasar económico, con vínculos más allá de la política. Forjó amistad con Canicoba Corral, pareja de truco en la Rody Cup, un campeonato de truco organizado por el hermano del juez Ariel Lijo del que participaban otros magistrados, fiscales, políticos y empresarios. No era extraño que, en esas reuniones de amigos, apareciera Scioli.

“Sí, lo conozco a Scarcella desde hace mucho tiempo. El tiene una empresa que siguió trabajando con los aeropuertos, pero no tiene ninguna relación con mi mujer”, agregó Canicoba Corral. El magistrado y Scarcella también compartieron la vida académica, en una cátedra de derecho penal, parte especial, en la Universidad Abierta Interamericana.

Las transferencias por el negocio de las valijas en los aeropuertos fueron claves para su despegue patrimonial, que ascendió un 2300% en los últimos años. Tal como revelaron La Nación y Univisión en los Panamá Papers, Scarcella y su ex esposa Patricia Harguindeguy realizaron millonarias operaciones inmobiliarias en Miami a través de sociedades registradas en Panamá y Uruguay.

Scarcella fue uno de los hombres dedicados a la recaudación para la campaña de Scioli en 2015 junto con el ex hombre fuerte de Lotería bonaerense, Luis “Chiche” Peluso. Fue denunciado por Elisa Carrió, quien aseguró que la gestión de Scioli cometió una multiplicidad de “fraudes” a través de distintas “cajas”, en una causa que investiga la Justicia bonaerense.

Desde que asumió Mauricio Macri, Canicoba Corral le dio buenas noticias a Cambiemos. Metió preso a Omar “El Caballo” Suárez, un ícono de las “mafias sindicales”, y sobreseyó al jefe de los espías, Gustavo Arribas, en menos de dos meses por la causa de las transferencias a su cuenta suiza, culmina señalando la nota del diario La Nación.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario