En pleno tarifazo, destinaron más de 400 mil pesos del fondo afectado a una red eléctrica para los food trucks

El Eco

En pleno debate por la orden de la Provincia de quitar los impuestos municipales de las boletas de los servicios y de la resolución del Oceba (Organismo de Control de Energía Eléctrica de la Provincia de Buenos Aires) de sacar los cargos locales de la factura de luz, el oficialismo autorizó a destinar más de 400 mil pesos a la red eléctrica subterránea del Paseo de los Españoles para el funcionamiento de los food trucks. El gasto se imputará al fondo afectado creado por la Ordenanza 2505, que percibe el Municipio a través de un recargo sobre el precio de venta de la electricidad suministrada por la Usina y que se cobra con la factura de la luz.

El pedido del Departamento Ejecutivo se trató en la última sesión del Concejo Deliberante, a pesar de que los bloques de la oposición habían propuesto que el expediente siguiera en tratamiento en comisión por dos fundamentos. En principio, el impulso del Gobierno provincial y la resolución del Oceba de quitar los impuestos municipales de las boletas de la luz y en segundo lugar, los problemas para pagar las facturas que presentan las bibliotecas, clubes y pymes.

Con los once votos del Bloque UCR Cambiemos, el Legislativo autorizó a utilizar 447.993,17 pesos de la Ordenanza 2505 para el tendido subterráneo de la red eléctrica y la iluminación en el Paseo de los Españoles, predio donde se instalan los food trucks o carros de comida. La inversión se realizará con el saldo correspondiente al ejercicio 2018.

Una inversión
“inoportuna”

En principio, el concejal justicialista Facundo Llano consideró que “esto es un gasto importante en el que va incurrir el Municipio para un fin que, a mi entender, puede esperar en comisión hasta tanto se aclare qué va a suceder con la suerte de esa ordenanza atada a la boleta de la luz, respecto a la recaudación en lo que resta del año y al ejercicio de la ejecución de los fondos obtenidos hasta el momento”.

En la misma línea, precisó que “tenemos distintos sectores del partido de Tandil que han manifestado su preocupación para hacer frente a las tarifas. Estamos en un contexto en el que se está analizando la posibilidad de apelar a estas herramientas municipales para paliar esa crisis de clubes, bibliotecas y pymes, entonces me parece que afrontar este gasto en este momento no es oportuno”.

Llano dejó en claro que no estaba en desacuerdo con la inversión en la red eléctrica subterránea en el paseo público, aunque afirmó que es “inoportuna”.

Ordenanza
“en crisis”

Gustavo Ballent, presidente del Bloque Integrar, destacó que hoy está “en crisis” la Ordenanza 2505, debido a que “es público y notorio el problema existente con el aumento de las tarifas”. Señaló que la normativa que impone un cargo municipal en la boleta de la luz “está hoy siendo discutida”.

En relación a la inversión, argumentó que “si bien no estamos en desacuerdo con que se utilicen estos mecanismos para el tema de los food trucks, me parece que es apresurada esta decisión. No es un tema absolutamente necesario e inmediato, hay otros temas mucho más profundos que necesitan una resolución rápida como los clubes y todos los que están sufriendo el embate de los aumentos tarifarios”.

Una cuenta
subejecutada

A partir de la resolución del Oceba, el secretario de Economía Daniel Binando defendió los recursos que la comuna obtiene a partir de aplicar impuestos al consumo de luz y gas. Incluso, adelantó que si se elimina la carga impositiva de las facturas, la comuna deberá recortar servicios o trasladar ese porcentaje a otras tasas.

Cabe señalar que la comuna dispone de cerca del ciento por ciento de cobrabilidad en los cargos a la luz y el gas, teniendo en cuenta que si el usuario no paga, las empresas distribuidoras le cortan el servicio.

En el contexto el análisis de las cuentas municipales, el concejal Facuno Llano sostuvo que es tarde para los funcionarios del Ejecutivo que pretenden que la Ordenanza 2505, el Fondo de Ayuda Solidaria (FAS) y las contribuciones del gas no se quiten de las boletas, al argumentar la “extrema necesidad” de contar con esos recursos.

El legislador agregó que en 2017 la Ordenanza 2505 fue subejecutada y al mismo tiempo, recibieron “demandas puntuales” de sectores de la ciudad que tienen complicaciones para hacer frente a la factura de la Usina.

Por esos motivos, indicó que no es imprescindible destinar más de 400 mil pesos al paseo público donde funcionarán los food trucks. En esa línea, les preguntó a sus pares oficialistas si “¿les parece lógico que vayamos a golpear la puerta del Oceba y le digamos ‘no me toques la 2505 porque tienen que funcionar los carros de comida’? Es no observar el momento en el que estamos. Es no determinar prioridades en el momento en el que estamos”.

Llano manifestó que “no me parece mal que se haga” la red eléctrica, “pero que vaya a la cola porque hoy la necesidad de pagar las facturas es primero de los clubes, las bibliotecas, de las pymes, de los vecinos. En un ámbito público pero de explotación privada, fue inoportuno”.

Para el justicialista, los fondos de la 2505 “están mal gestionados” porque la cuenta “tiene dinero disponible. No pueden fundamentar porqué quieren que no le toquen ese fondo, porque hay dinero disponible. Lo mismo con la contribución de facturación de gas”.

Los números
de la 2505

La Ordenanza 2505 establece “un recargo sobre el precio de venta de la electricidad suministrada por la Usina Popular y Municipal de Tandil SEM, aplicable a toda factura emitida desde el 1 de octubre de 1979”. Además, fija los siguientes porcentajes: 5,19 por ciento para uso residencial, 6,4 por ciento para comercial; 2,19 por ciento a la fuerza motriz y 0,39 por ciento a grandes industrias.

En el presupuesto del año pasado, el Ejecutivo estimó que recaudaría 10,8 millones de pesos en la cuenta de la 2505, tuvo crédito vigente por 13,9 millones y le quedaron 4,3 millones sin invertir.

En tanto, en el artículo 14 de la ordenanza del presupuesto del año pasado se afectaron 7,5 millones de pesos de los ingresos que se iban a producir en el ejercicio 2017 en la cuenta “Usina Popular y Municipal de Tandil.

Ordenanza 2505. Recursos afectados” para financiar mantenimiento de edificios públicos (500 mil pesos); “servicio de tratamiento de residuos” (3,9 millones); centro cívico Villa Italia (700 mil pesos); sistema de riego Plaza Independencia (600 mil pesos); rampas de accesibilidad (600 mil pesos)” y parque lineal de avenida Pujol, Barrio Mirage (1,2 millones).

Por otra parte, en 2016 el fondo afectado fue subejecutado en 5,2 millones de pesos, pero además se desafectaron 2,5 millones de pesos para hacerle frente al contrato con Usicom por el tratamiento de los residuos sólidos urbanos.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario