Frente a una “administración sana”, el Municipio mostró su voluntad de adherir al Pacto Fiscal

El subsecretario de Economía y Administración, Claudio Biset.

El Eco

Tandil avanzará en la adhesión al Pacto de Responsabilidad Fiscal Municipal, ley sancionada por la Legislatura bonaerense semanas atrás y que busca instrumentar “reglas claras y de mayor transparencia” sobre el gasto y los ingresos públicos de los distritos de la provincia, promoviendo a su vez la “sustentabilidad de las finanzas públicas”.

Expectantes frente a la reglamentación que acompañará la vigencia de la normativa, que impondrá el modo en que se aplicará desde el punto de vista técnico, en el Ejecutivo ven con buenos ojos las disposiciones generales, que no escapan a los conceptos de una “administración sana”.

“La voluntad del Intendente es la adhesión a la ley”, adelantó a El Eco de Tandil el subsecretario de Economía y Administración del Municipio, Claudio Biset. El funcionario negó que este esquema implique un cimbronazo y dijo que, en función de lo analizado con el titular de la dependencia, Daniel Binando, lo dispuesto no generaría un gran impacto “en el trabajo que estamos realizando” ya que “pone ciertos límites pero están dentro de los parámetros lógicos”.

Los ejes de
la normativa

En diálogo con este Diario, el subsecretario se enfocó en los cuatro pilares que incorpora la normativa, en vigencia desde 2005, y que resultan necesarios para una equilibrada administración de los recursos.

En efecto, precisó que el primer punto alude a que el gasto “corriente” del municipio “no puede superar la inflación”, según el Indice de Precios al Consumidor (IPC) que elabora el Indec.

El segundo apunta a la estructura de personal. En ese sentido, la ley busca a que las administraciones comunales guarden una “relación” entre el crecimiento de la planta de trabajadores municipales y el de la ciudad.

Al respecto, el funcionario precisó que esta condición no implica que la gestión deba disminuir la planta “pero sí que guarde una relación lógica con ese crecimiento”.

También marca algunas excepciones. Es decir que “si crecen los servicios o algunos que estaban privatizados pasan a manos del Estado, se permite incrementar el personal”.

La tercera modificación, en tanto, refiere al endeudamiento municipal, para el cual plantea un límite. En concreto, establece que “la cuota de endeudamiento que debe afrontar en un ejercicio no puede superar el diez por ciento de los recursos corrientes del presupuesto”, precisó Biset.

Por último, la cuarta cláusula relevante plantea una restricción para que seis meses antes de finalizar los cuatro años de mandato, la gestión saliente “no comprometa gastos que afecte a la entrante”.

El subsecretario de Economía aclaró que aún resta la reglamentación, que definirá el modo en que serán aplicados y calculados los puntos que modifican la normativa.

El impacto en
la estructura

-¿Cuál es la situación de las finanzas municipales?
-Tenemos una administración sana. Incluso en épocas de crisis financiera, desde el Municipio hemos tomado medidas mínimas como para poder equilibrar las finanzas. Hoy podemos decir que en los últimos años hemos equilibrado el déficit y estamos tratando de que tienda a ser cero. Esto no se revierte de un día para otro sino que requiere de un trabajo paulatino.
-¿Cómo impactarían entonces estas disposiciones en la estructura económica?
-En realidad, no escapa mucho a lo que venimos aplicando en la administración. Cada vez que evaluamos tomar una deuda pensamos en tener recursos suficientes, lo mismo con el crecimiento de la planta municipal, generalmente obedece que tenga que brindarse otro servicio o crezca la demanda, lo mismo con el gasto. Es decir que son prácticas que venimos aplicando. No creo que exista un gran cambio en la forma de administrarnos. El concepto de racionalización del gasto lo venimos aplicando desde hace varios años y hacia eso tendemos.

El presupuesto y más

En otro pasaje de la entrevista con este Diario, el funcionario abordó los conceptos que se persiguen a la hora de volcar los lineamientos en presupuesto de cálculo de gastos y recursos para la administración central, el Concejo Deliberante y el Sistema Integrado de Salud Pública, Ente Descentralizado.

Desde el armado del proyecto, el equipo económico apunta a lograr que el resultado “sea lo más objetivo posible, haciendo conjugar los recursos de la provincia y los municipales, determinando el nivel de gastos en función de la demanda que tenemos, priorizando la faz operativa y manteniendo un monitoreo constante que hace a este ejercicio de racionalización del gasto”, repasó.

A la hora de evaluar las objeciones que planteó la oposición en el Legislativo a la hora de estudiar la ordenanza madre, especialmente las que apuntaron al incremento de las tasas municipales, Biset explicó que “Tandil tiene una prestación de servicios importante” y sostenerla demanda recursos.

Reconoció que a la hora de ajustar los tributos “tratamos de ser los más cautos y equilibrados posibles”, para que la carga sea “la menor posible” para los servicios que pretende el ciudadano.

Aunque también depende de los recursos que llegan desde la Provincia, frente a los cuales se busca equipararlos con los de índole municipal. “Tenemos una ecuación bastante equilibrada” entre ambas fuentes de ingreso, que este año varió ante la disminución de los fondos que se reciben por coparticipación .

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario