Gildo Onorato, sorprendido por no ser parte para el gran acuerdo que impulsa el Gobierno

“Camino hacia la precarización” Sobre los anuncios que más le incumbe al sector, el presidente Macri mencionó que había que cambiar la realidad del trabajo informal. Al respecto indicó que “si el planteo para abordar la informalidad es la reforma que trascendió en borrador a través de la Cámara de Diputados y el Senado me parece que la quita de obligaciones para los sectores patronales y empresarios siempre ha sido un camino hacia la precarización a lo largo de las últimas décadas de las distintas reformas que hemos tenido. En función de eso, hemos tenido propuestas concretas que han integrado a instancia de formalidad o de institucionalización básica a través de la ley de emergencia social, que fueron mucho más efectivas que otras propuestas que tuvo el Gobierno como el lanzamiento del programa Empalme, lanzado el 1 de mayo y fracasó”. Añadió que “en ese programa se incorporaron 6 mil trabajadores y el salario social incluyó 150 mil al día de la fecha. Eso no es un trabajo con todos los derechos, pero es un piso para lo que ahora está afuera de institucionalización. El borrador es preocupante, las distintas centrales sindicales, aun las que estuvieron en el anuncio, ya salieron a criticar y poner la voz en alto frente a estas reformas”. “Deterioro aún mayor” Onorato aseveró que “una economía que aumenta el combustible y se traslada a la logística y los alimentos que podemos comprar diariamente, va en detrimento del poder adquisitivo del salario. Por lo tanto interpretamos que el Gobierno está generando un proceso de deterioro aún mayor del que hemos vivido con las medidas macroeconómicas que se tomaron desde enero 2016 en adelante”. Contó que “el Movimiento Evita tiene un bloque de diputados, otros movimientos sociales también tienen diputados y senadores, y nosotros con diez legisladores logramos construir un consenso el año pasado para que se implemente la emergencia social. Antes y después de las PASO, planteamos que había problemáticas estructurales que no son nuevas y que el Estado y el Gobierno las tienen que resolver”. Remarcó que “siempre hemos sido honestos planteado que los problemas venían de décadas, ahora el Gobierno nos parece que las ha profundizado y empeorado. El Gobierno si bien ha tenido un respaldo nacional, no deja de ser un respaldo que engloba solamente al 40 por ciento del electorado, lo que lo transforma en la primera minoría. Eso no es un cheque en blanco para hacer cualquier cosa, es no tener en cuenta a un sector que organiza a los trabajadores en el universo del 35 por ciento que no tienen todos los derechos laborales en Argentina me parece que es preocupante, independientemente de la representación parlamentaria”. ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario