fbpx “La crisis pegó muy fuerte en el sector productivo de Tandil”, señaló la empresaria Andrea Almenta – El Eco

“La crisis pegó muy fuerte en el sector productivo de Tandil”, señaló la empresaria Andrea Almenta

La referente de Carpintería Moderna y socia de la Cámara Empresaria de Tandil, que hace unos días cruzó a la gobernadora María Eugenia Vidal por sus dichos sobre la falta de competitividad de las pymes, pidió mayor compromiso del sector productivo en las cuestiones de políticas públicas para generar marcos adecuados de actuación.

El Eco

“Mirando Tandil, charlas de verano”, el ciclo de entrevista de análisis que excede a la coyuntura y que permite a los entrevistado tener otra perspectiva que escapa a lo cotidiano en la ciudad. Políticos, dirigentes sociales, empresarios y emprendedores, los protagonistas de los reportajes que pueden encontrar en forma audiovisual en www.eleco.com.ar o en www.youtube.com/elecodetandil . Hoy: Andrea Almenta, socia de la Cámara Empresaria de Tandil y referente de Carpintería Moderna.

-¿Consideras que el 2018 para el sector productivo fue bastante complejo?

-Ha sido un año bisagra para el sector industrial, Tandil ha perdido un icono que la ha caracterizado a lo largo de su historia, creo que haya cerrado Metalúrgica Tandil es un duelo para la ciudad y marca una bisagra en el sentido desde dónde nos pensamos como ciudad productiva. No estamos ajenos como ciudad de realizar políticas locales que incentiven el desarrollo de las actividades productivas. Las variables macroeconómicas nos han pegado. Claramente este modelo de gobierno no es un modelo que apueste por la producción. Por lo menos yo vengo del sector productivo, están cerrando 25 pymes por día, nos dicen que no somos competitivos pero no apuestan a la generación de valor agregado. Ni hablar de otras variables, como lo es la inflación, que te genera una imprevisibilidad de futuro que no te deja planificar y eso para la producción es terrible.

-¿Qué fue lo que más afectó al sector: la inflación, la devaluación, los tarifazos…?

-Es un mix de todo. En el sector productivo nos pegó la apertura de importaciones primero, después los tarifazos porque repercutió en el sector más bajo y en el sector productivo, que trae una pérdida del poder adquisitivo, una retracción de la demanda, que trae una no venta que trae un caída del empleo. Se entra en un círculo que no se puede salir. En esto de los procesos inflacionarios, ganan los que más tienen. Claramente los pobres son más pobres y los ricos son más ricos.

-¿También en Tandil se pudo percibir estos vaivenes?

-La crisis pegó muy fuerte, sobre todo en 2018. Nosotros estamos instalados en el Parque Industrial y uno lo recorre y no hay una que pinte un panorama diferente. Porque uno podría mencionar alguna del sector alimenticio traccionada por el agro, pero tampoco sucede. Nosotros tenemos en Tandil la suerte de tener una diversidad económica grande, apuntalada por el sector público ya que tenemos Ejército, Fuerza Aérea, Universidad, Municipio y dentro del sector privado tenemos inversiones de lo que es el agro, la industria del software, producción primaria, turismo. Si a nosotros ya nos pegó la crisis donde un sector atraviesa a otro, sobre todo también en el comercio que es horizontal a todo, no quiero creer lo que son ciudades vecinas que tienen menos diversificada la economía. Pegó fuerte. Uno ve en el centro negocios de años que han cerrado.

-Hay todo un proceso a la hora de cerrar una empresa…

-Con respecto a la parte industrial, cuando se cierra una empresa de 30 años, por ejemplo, se tiene que hablar de al menos tres generaciones, y hay algo que es lo que pasa socialmente en esa familia: cuando uno ve a su padre que trabajó, que dio oportunidades de tener un estudio con esa empresa uno lo puede trasmitir; cuando al contrario se ve un padre que se quebró emocionalmente y tuvo que despedir, se pierde la visión de que apostando a un proceso industrial y de producción nacional se puede hacerlo en éste país. Entonces vamos matando el corazón y el sentir del industrial.

-¿Existen políticas locales que acompañen el proceso productivo?

-Es algo que tenemos pendiente como tandilenses. El sentarnos en una mesa, el sector de la educación -que es vital-, un sector privado que invierta, un Estado que de un marco de políticas que asegure que la inversión se pueda recuperar en el tiempo. Para eso se necesita una sociedad planificada. Deberíamos tener un plan de desarrollo y no se está viendo. Pareciera ser que la parte de producción esta librada a los privados, como que cada uno invierta más o menos lo que quiere. Si ha habido en el último tiempo orientación hacia el Turismo, pero creo que Tandil está para mucho más, tiene cualidades desde su punto de vista humano, de emprendedores, para hacer estragos como ejemplo de ciudad.

-Se habla muchas veces de la participación activa en política de los sindicalistas. Llevado al mismo plano el sector empresarial, ¿cómo lo ves?

-Esto habla un poco de la deconstrucción. Nosotros tenemos que deconstruir un poco como nueva generación que se tiene que hacer cargo de construir el destino de esta sociedad. Tenemos que deconstruir este modelo donde le dejamos al otro lo que es del otro y no entendemos que es una comunidad. Esto se tiene que nutrir y tiene que haber una mesa permanente y de diálogo. El sector empresario se tiene que involucrar en la política porque tiene que exigir que este el marco adecuado para desarrollarse. El sector público debe consultar al privado porque todas las decisiones deben estar acompañadas. Hoy el sector empresario no se involucra, pero debería participar activamente.

-Es un año electoral y seguramente el intendente Lunghi busque un nuevo mandato. ¿Está bien que así suceda?

-Creo que es momento de apostar por otra gestion. Tengo un gran respeto por el intendente, por su trabajo, pero también soy una respetuosa de los ciclos y sus procesos. Creo que la democracia, establece ciclos porque el legislador debe entender que las gestiones tienen ciclos. No es por la falta de capacidad, sino porque los ciclos se agotan energéticamente y se producen estancamientos con las ideas y los proyectos. Es tiempo de una renovación. Creo que ya dio todo lo que tenía para dar. Hizo cosas muy buenas, pero faltan hacer muchas más. Estaría interesante armar un modelo nuevo. Tenemos dos intendentes en Tandil que están para transmitir su experiencia. Lo digo por Gino Pizzorno y el actual. Me imagino una ciudad donde pueda tener una mesa donde estén éstas personas y puedan volcar todos sus conocimientos. Me parece algo muy sabio.

-¿Qué falencias se ven a simple vista en Tandil?

-Al tandilense le debemos tierra, hay que hacer una política de acceso a la vivienda. Un plan territorial que nos permita organizar la expansión. Si hoy la miramos parecería que la ciudad está explotando por todos lados. Nos estamos debiendo un pensar Tandil de acá a 30 años. Las recetas que se pensaban hace 16 años cuando asumió el intendente hoy ya no son las mismas.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario