La Dirección de Políticas de Género instaló 69 botones antipánico en el primer trimestre del año

La directora de Políticas de Género y Diversidad Sexual del Municipio, Andrea Rossetti.

El Eco

En el primer trimestre del año, la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual instaló 69 botones antipánico para brindar ayuda y protección a las mujeres víctimas de violencia, 32 más que en el mismo período de 2017. La titular del área, Andrea Rossetti, consideró que este crecimiento tiene que ver con una mayor visibilización del área y la fuerte presencia de la temática de género en la agenda pública.

“En el primer trimestre de 2017, cuando la Dirección recién arrancó, hicimos la colocación de 37 botones antipánico que podrían darnos una idea de lo que son las denuncias porque el botón antipánico implica una denuncia de la situación de violencia en la Comisaría de la Mujer, y en este primer trimestre de 2018 estamos en alrededor de 69”, detalló ante El Eco de Tandil, aunque aclaró que “esto no implica el universo de personas que asistimos porque también se acercan mujeres que no hacen una denuncia o que tienen miedo de realizarla”.

“Estas cifras -afirmó Rossetti- nos dan una idea de que hay un crecimiento que, luego de analizarlo con el equipo, entendemos que tiene que ver con que se está visualizando más la existencia de la propia Dirección y también con que el tema de género está fuertemente en la agenda. No está vinculado con el aumento de casos, sino de visibilización y detección, como habrá muchos otros que directamente no llegan a ingresar al sistema porque no confían en las instituciones o en el Estado, o porque lo resuelven con una organización barrial. Hay múltiples formas ¿Se entiende? Este es un pedacito del universo que podríamos detectar en Tandil”.

Botones
antipánico

En este tipo de situaciones, explicó que la víctima ya hizo la denuncia y esta ya fue elevada al juzgado. “Cuando hay una situación de violencia de género, implica que la mujer haga la denuncia ante la Comisaría de la Mujer y esa denuncia automáticamente se eleva al Poder Judicial, en este caso mayoritariamente al Juzgado de Familia. La Justicia determina que a la persona que la efectuó le cabe un botón antipánico por tanto tiempo, 30, 60 o 90 días, que pueden ser renovables”, detalló.

Sin embargo, aclaró que “eventualmente si en determinado momento, por ejemplo un viernes, las profesionales evalúan que hay un riesgo y sabemos que por la lógica de la atención administrativa hasta el lunes no va a haber una orden judicial, lo que podemos hacer es colocar el botón con la denuncia y esperar a que llegue la orden judicial. En eso somos flexibles porque ocurre”.

La efectividad

Consultada por la efectividad de esta herramienta, la directora comunal aseguró que “en el último tiempo hemos tenido en general una buena evaluación de la gente de Monitoreo, que es la que después continúa con esta labor. Hay efectividad en cuanto a la intervención y esto tiene que ver con que en las cuadrillas barriales la Policía Local es la primera que llega”.

Por lo tanto, afirmó que “sí se utiliza el botón y se interviene, a veces cuando hay restricción de acercamiento y también cuando es violada esa medida. En eso está trabajando muy bien la Policía Local, hay un seguimiento penal referido a ello; no son todos los casos por supuesto, pero sí se utiliza y sí en muchos pone un límite a ese episodio”.

Las características
de los casos

Seguidamente, se refirió a la cantidad de casos atendidos en la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual. Precisó que en promedio reciben a unas 200 personas por mes que tienen “una permanencia”, ya que “es muy raro que alguien ingrese al sistema y automáticamente se vaya. A veces hay hasta una reincidencia, es decir, hay mujeres que han pasado por situaciones de violencia, han empezado a trabajarlas y después vuelven a lo mismo o a nuevas situaciones de similares características”.

Respecto al tipo de violencia ejercida sobre la víctima, Rossetti detalló que “en general se mezclan la verbal y la física. Esto no quiere decir que en todos los casos en los cuales haya violencia verbal definitivamente vaya a haber física, pero sí en general en las atenciones que hacemos aparece la violencia física, combinada con la verbal o psicológica. También pueden aparecer casos de violencia psicológica o verbal sola, y una que atraviesa gran parte de las situaciones es la económico patrimonial”.

El abordaje

Frente a estas situaciones, recordó que desde el área se realiza un trabajo interdisciplinario y se aborda cada caso en particular.

“Toda persona que necesite ayuda en la Dirección tiene la posibilidad de dialogar con una trabajadora social que hace una evaluación de las cuestiones materiales que necesita, como así también con una psicóloga, que interviene en una contención inicial, y además se le ofrece un asesoramiento legal”, detalló.

A ello, la funcionaria comunal anunció que próximamente se sumará un nuevo dispositivo, denominado Tarpuy, que ya se realizó el año pasado en distintos barrios y que consiste en varios encuentros grupales para abordar estas violencias y trabajar en cómo hacer para que la mujer pueda pararse de otra manera frente a esa situación.

“Son encuentros de trabajo grupal con una psicóloga y una trabajadora social para poner en reflexión todas estas cuestiones que pasan, en una apuesta a buscar otras alternativas de resolución más profundas”, destacó.

Rossetti señaló que “es un dispositivo que ya está funcionando en otros lugares, como Mar del Plata, y está funcionando muy bien. La idea es que en sucesivos encuentros la mujer pueda ir viendo qué le pasa con la autoestima, con lo laboral y con el acceso a la Justicia, en definitiva, con todo lo que va transitando para ponerlo en reflexión en ese espacio grupal”.

En efecto, consideró que “es una apuesta fuerte porque trasciende la atención individual, más allá de la que brindamos a través de los equipos interdisciplinarios. Es otra cosa, esto de pensar con otras mujeres y ver qué tanto de lo que le pasa a la otra en realidad también me pasa a mí”.

Nuevos convenios

Por otro lado, Andrea Rossetti anunció que esta semana firmará el Municipio dos convenios importantes. “Uno entre la Secretaría de Desarrollo Social y Convivencia en Diversidad Tandil para la cobertura de distintas necesidades de la ONG para sus distintos dispositivos, ya sea alojamiento de personas trans, como de alimentación y demás, y el otro que incluye el trabajo no solo de la Dirección de Políticas de Género con Convivencia, sino también con otras áreas, para avanzar en esto de transversalizar”, detalló.

Anticipó que será “una firma importante, que seguramente se concretará este martes al mediodía, y va a venir gente de la Federación Argentina del LGBT”.

Ese día, además, deslizó que “es muy probable que venga la presidenta del Instituto Provincial de Género y Diversidad Sexual, Agustina Ayllon, por lo que también vamos a firmar la adhesión al Fondo de Emergencias, lo que nos posibilitará acceder a fondos de emergencia que nos permitan contar con los montos para atender gastos para resolver casos de emergencia personal de la víctima de violencia de género”.

Por otro lado, adelantó que están redactando otro convenio que van a firmar con Fortaleza de Mujer para el armado de “kits de vivienda en comodato que sean útiles para las mujeres que egresan de la Casa de Abrigo y tienen que armar su casa, que en general no tienen los elementos básicos. La secretaria de Desarrollo Social, Alejandra Marcieri, hizo unas tratativas y se armará ese kit que tiene heladera, cocina y algunos muebles básicos. Después, cuando esa mujer pueda armarse con otros elementos, se los pasará a otra”.

Finalmente, la funcionaria comunal contó que “la idea es abrir después la propuesta para que la propia comunidad también nos vaya ayudando, siempre con esta articulación con Fortaleza de Mujer porque nos parecía una manera de dar transparencia y de complementarnos, así que va a estar bueno”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario