La oposición no avalará una nueva excepción a las agroquímicas atada al incierto Polo de Logística

Desde Unidad Ciudadana, Rogelio Iparraguirre rechazó la propuesta de extender por otros dos años las habilitaciones a los depósitos de agroquímicos y fitosanitarios. La actividad está prohibida por el PDT en el corredor de la Ruta 226. Instó a trabajar en una ordenanza “mas clara” y con un “compromiso concreto”. Marcó que en once años nada se hizo para el traslado de las plantas.

El Bloque de Unidad Ciudadana en el Concejo Deliberante, junto a otros pares de diferentes fuerzas

El Eco

Ante los reparos de la oposición, el Bloque de la UCR Cambiemos desistió de darle tratamiento en la última sesión al proyecto que impulsa extender por otros dos años las habilitaciones a los depósitos de agroquímicos y fitosanitarios. Mientras tanto, el oficialismo continúa buscando consensos para darle una salida a la actividad que está prohibida en la Circunscripción 1 y el Área Rural A y B, de acuerdo con el Plan de Ordenamiento Territorial.

El presidente del Bloque de la UCR Cambiemos había anticipado que trabajaban en algunos cambios al proyecto que elevó el Departamento Ejecutivo y que prevé la renovación de las habilitaciones para las 27 empresas que comercializan agroquímicos en Tandil. Si bien Mario Civalleri esperaba tratarlo en la sesión de la semana pasada, el expediente quedó en comisión debido al debate que disparó este tema.

Rogelio Iparraguirre, presidente del Bloque de Unidad Ciudadana, se mostró en contra de la medida impulsada por el Ejecutivo y reclamó elaborar una propuesta seria para darle una solución definitiva al problema del emplazamiento de los depósitos de agroquímicos, conforme al PDT.

La ordenanza que venció

El concejal puntualizó que el eje de la discusión es “ceñirse a la ordenanza en cuestión (la 13.371), que es aquella aprobada en el Concejo Deliberante que le daba un plazo de cuatro años a las agroquímicas que se encontrasen en el corredor de la Ruta 226 para trasladarse a la zona prevista en el Plan de Ordenamiento Territorial para ese tipo de comercio que conlleva riesgos a la salud de las personas y al medioambiente”.

Recordó que después del plazo que otorgaba el PDT para el traslado de los depósitos, se sancionó la Ordenanza 13.371 que estableció un período de 4 años se cumplió en 2017 y se prorrogó por un año más. “Entonces, digo que hay que ceñirse a esta ordenanza porque hay que saber qué se hizo en el medio. Bueno, la respuesta es nada. Absolutamente, nada”, cuestionó Iparraguirre.

Por otra parte, consideró que no se puede culpar a las empresas por lo poco o mucho que han hecho para mudarse, debido a que “a los negocios que compran y venden y acopian agroquímicos, también se los ha tenido unos cuantos años prometiéndoles que el Gobierno local iba a avanzar con tareas para preparar una zona, pero no ha hecho absolutamente nada”.

Y resaltó como “la novedad” del expediente -se encuentra en tratamiento en la Comisión de Obras Públicas- que “pone como fundamento para esos nuevos dos años que piden de prórroga en la ordenanza algo que no existe y de lo cual no tienen certeza alguna que es el Polo de Logística”.

“Una idea que está en el aire”

Iparraguirre argumentó que el polo “no existe porque lo único que hay es una publicación en el Boletín Oficial que el Poder Ejecutivo del Gobierno nacional, sobre una porción de tierra del campo General Mariano Necochea perteneciente al Ejército Argentino que la van a ceder al Municipio de Tandil, y ni siquiera están iniciados los trámites en La Plata para que la propiedad deje de ser del Ejército y pase a ser de la Municipalidad”.

En esa línea, señaló que “es tan poco lo que hay avanzado de este polo que hablar de dos años, de tres, de uno, o de seis meses o de diez años es lo mismo, porque no hay nada. Entonces, no pueden basar una excepción donde ponen una línea de tiempo concreta, objetiva, porque están hablando de 24 meses y el fundamento que la sustenta es una idea que está en el aire”.

Desde su visión, manifestó que “es poco serio, porque estamos hablando de volver a excepcionar a las agroquímicas que en nuestro Plan de Ordenamiento Territorial, que tenemos los tandilenses, son catalogadas como entrañando un riesgo a la salud de las personas y al ambiente. Entonces por eso se les da un plazo, en una ciudad que se pretende que sea ordenada, después de eso una ordenanza y dos años, y el fundamento es que en dos años vamos a tener algo de lo que no tenemos ninguna certeza”.

El Ejecutivo “no tuvo un gramo de voluntad política”

“Qué más quisiéramos nosotros que en dos años tener un Polo de Logística, con la transferencia de cargas, que Tandil importe y exporte y el polo agroquímico, todo lo que contaba con tanto entusiasmo (el exsecretario de Desarrollo Económico Local) Jaime Feeney, pero no hay nada de eso”, se anticipó el legislador ante las posibles réplicas a su postura.

Frente a la actual situación, donde no existe un espacio para nuclear a todos los depósitos, tampoco un proyecto con plazos ciertos y con las habilitaciones caducadas de todas las empresas, urge encontrar una salida que conduzca a una solución definitiva en el mediano plazo.

Iparraguirre dijo que no pretendía hacer leña del árbol caído ni hablar en potencial de lo que habría que haber hecho, pero remarcó que asumir esa postura “es muy difícil porque estamos hablando de esto porque el gobierno de Miguel Lunghi no tuvo un gramo de voluntad política para, desde la sanción del PDT a esta parte, en 11 años, de hacer algo para que las agroquímicas se trasladaran”.

Entonces, a la hora de las propuestas, consideró que “lo primero que habría que hacer, me parece, es sancionar una nueva ordenanza sobre agroquímicos donde de nuevo se establezcan plazos y algún mecanismo de acción del poder público, del Gobierno local, en conjunto con el sector privado -las agroquímicas, en definitiva- para establecer un plazo con criterios serios que hagan a la probidad y a la capacidad del Ejecutivo para producir ese cambio, esa transformación, y no sujetos a algo que hasta ahora es tinta en un papel”.

Con la hipótesis de sancionar una nueva normativa, resaltó que debe ser “más clara” porque “con la experiencia a cuestas de algo que no se pudo llevar a cabo, tal vez habría que tomar nota de esto y hacer una ordenanza más taxativa en sus conceptos y que establezca un compromiso mucho más concreto”.

Y en ese aspecto, recalcó que a partir de la Ordenanza 13.371, cuyos plazos están vencidos, no se trasladó ninguna planta de agroquímicos. “El instrumento legislativo no funcionó”, dijo y señaló que “como cuerpo tenemos responsabilidad”, por eso llamó a pensar en una herramienta superadora que es la tarea del Legislativo.

Como segunda opción, consideró que deberían discutir una prórroga pero que no esté sujeta a la concreción del ambicioso proyecto, “solo porque a alguien se le ocurrió decir que en dos años vamos a tener un polo en Tandil, algo en lo que hasta ahora no ha habido un grado de avance”.

En esa línea, evaluó que “es difícil en algunos temas, mirar para adelante en la gestión local porque es una gestión con mucho antecedente” y agregó que “siempre digo, sobre el Acuerdo del Bicentenario, que es difícil a veces confiar en la voluntad de tomar ciertos temas nodales y producir cambios, porque es una gestión que no empezó ayer, ya lleva 15 años y lo que no ha hecho en 15 años, decidió no hacerlo. Por eso es difícil empezar a hacerlo mañana”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario