“La representación pública ni siquiera defiende los porotos del Estado”, lanzó Llano sobre la Usina

Facundo Llano, concejal del Bloque Justicialista.

Archivo

En el marco del debate por la deuda que la Usina Municipal y Popular mantiene con el Municipio y la adenda al acuerdo de accionistas que busca que la empresa se ponga al día con las obras de alumbrado, el justicialista Facundo Llano planteó la urgencia de discutir el rol de la empresa de economía mixta con capital mayoritario del Estado en el desarrollo de la ciudad. “Dicen que Tandil nunca va a ser más grande que su Usina, y hoy la Usina está poniendo un techo muy bajo para Tandil”, analizó. Al mismo tiempo, le apuntó a “la representación pública” en el directorio que “ni siquiera defiende los porotos del Estado”.

En diálogo con El Eco de Tandil, concluyó que existe “un desequilibrio de fuerzas entre la Usina y el poder público. A esta situación no se llega de la nada, hay una serie de incumplimientos en que el Estado miró para otro lado. Nos encontramos teniendo que decidir esto, cuando en realidad debemos ver el estado de situación general de cómo es la relación del Municipio con la Usina en todos los aspectos”.

Entre las objeciones enumeró el contrato con Clear por el relleno sanitario, el funcionamiento de Usicom, y el costo y la tarifa del alumbrado público. “La Usina es un ente mixto en el que el Estado tiene participación mayoritaria, tiene un objeto social que puede servir a los objetivos de mayor alcance, asociándose con la Universidad y con el Municipio. Sin embargo, nos vemos teniendo que discutir temas económicos después de una acumulación de incumplimientos”, lamentó.

“Todos los beneficios
son para la Usina”

Al analizar la letra de la adenda, Llano remarcó que “parece que los incumplimientos fuesen de parte del Municipio porque todos beneficios que prevé el contrato son para la Usina, que es el incumplidor, el moroso. Entonces, ante situaciones económicas perjudiciales, la Usina puede incumplir. Ante la posibilidad de que vengan led, material o lo que fuese, se tomará como a cuenta de pago. Respecto de la morosidad, no se contempla nada; es solamente nominal la cantidad de obras que se van a hacer. Es decir, no hay ningún tipo de interés, recargo, de penalidad, no hay nada”.

En esa línea, sostuvo que la renegociación por los 8,5 millones de pesos en obras se hizo sin la participación del Municipio, ya que el Concejo Deliberante no intervino en la discusión y recién se enteró de los incumplimientos cuando el Ejecutivo elevó la adenda para su convalidación.

Admitió que se sorprendió con la deuda de la empresa de economía mixta, teniendo en cuenta que “el Municipio no solamente tiene participación accionaria en la Usina sino que también a través del contrato que hizo con la empresa, le está pagando el servicio de alumbrado público. Entonces, todos los millones que hoy estamos discutiendo de qué manera se los pagamos, si la Gobernadora nos va a quitar esa recaudación, que además nosotros se la estamos cobrando al vecino en la factura, todo ese dinero va a la Usina y la Usina lo recibe pero no cumple con la contraprestación que son las extensiones y el recambio de luminarias y de postes”.

Insistió en que “es un tema muy desequilibrado porque el Municipio paga religiosamente, todos los meses, con impuestos de los vecinos y con la recaudación; la Usina cobra eso. Bueno, discutamos cuál es el valor del alumbrado público, en todo caso. Por qué nosotros sí tenemos que cumplir con el pago del alumbrado público y ellos no cumplen con las obras que tienen que realizar”.

Tandil
pierde

El concejal Llano definió que a partir de los tarifazos, “sin dudas es el mejor negocio tener una distribuidora de energía” y agregó que desde la Usina no informaron que tenían problemas económicos, salvo cuando admitieron la deuda con la proveedora Camesa. Incluso, recordó que fue “casi una decisión empresaria en la especulación de cuál era el comportamiento que iba a tener Camesa respecto de esa deuda porque fue una cuestión en conjunto con otras distribuidoras. Entonces, ni siquiera era un tema financiero, económico, era un tema de oportunidad empresaria”, ya que priorizaron capitalizarse.

En la actualidad, el panorama es diferente. “Con el salto que dieron las tarifas, la acumulación de dividendos que está teniendo la Usina y que va a tener, discutamos cuánto vale el alumbrado público, cuál es el costo de la energía que el Municipio le va a pagar a la Usina, cuál es la contraprestación que la Usina va a brindar en función del incumplimiento acumulado”.

En ese sentido, aseveró que, frente a las ganancias de la distribuidora, el acuerdo de accionistas implica que el Estado municipal pierda “dinero y oportunidades de hacer más grande a Tandil a través de su Usina. Dicen que Tandil nunca va a ser más grande que su Usina, bueno, la Usina está poniendo un techo muy bajo a Tandil. Realmente, la decisión empresaria acompañada y con el visto bueno del poder público está achatando los objetivos de la Usina y el crecimiento de Tandil.

Discutir
el rol

Frente a los problemas que arrastra la empresa, con la diversificación del objeto social de Usicom, el relleno sanitario y el incumplimiento de su principal prestación que es la energía, “es la oportunidad de discutir el rol del ente mixto y la participación pública, independientemente de la decisión empresaria que siempre va a ser generar dividendos y es lo más legítimo”, reclamó el justicialista.

El edil se mostró confiado en que se va a dar la discusión, teniendo en cuenta que son necesarias las políticas públicas que perduren, transversales a los partidos políticos y que se transformen en un objetivo para Tandil.

“No se puede dejar de lado un ente mixto como es la Usina con la potencialidad que tiene. La Universidad, el Municipio y la Usina son un pilar del desarrollo de Tandil a futuro, entonces es necesario discutirlo y me parece que estamos en un renglón muy bajo, porque estamos discutiendo una prestación muy baja que es el servicio de energía, de postes, de luminarias, de recambio que indefectiblemente lo tiene que hacer porque el Municipio le paga el alumbrado. Eso tendría que estar superado, tendríamos que estar en un proceso de recambio de led, viendo de qué manera se diversifica el objeto, acompañando el crecimiento de la Universidad y del Municipio”, disparó.

En relación al alumbrado, dijo que no saben “a ciencia cierta” el costo y explicó que en la Rendición de Cuentas detectó una partida de 10 millones de pesos de recaudación pero el secretario de Economía Daniel Binando indicó que sale 36 millones. En tanto, afirmó que “el Municipio es el principal proveedor de la Usina, entonces está incumpliendo con su principal socio y proveedor. Es un tema muy delicado y muy difícil de entender que tenga este comportamiento”.

Llano comprende que hayan tenido problemas cuando la energía era barata, pero “ahora que la realidad es otra, plantearlo en términos tan beneficiosos para el incumplidor, nunca lo vi”.

Por último, expresó que “hace tiempo que estamos intentando hablar con los directores públicos, con la representación pública en la Usina, para ver cuáles son los objetivos desde la mirada del sector público en todo y más en este contexto de tarifazo. Estamos hablando desde un simple pero trascendente corte de energía a cualquier vecino que no puede pagar, hasta la competencia, las atribuciones, en un convenio que incumple con la Municipalidad y la representación pública ni siquiera defiende los porotos del Estado”.

Nora Polich dejó en claro que “nunca
tuvimos objeciones al expediente”

“Nunca presentamos objeciones a la aprobación de ese expediente”, adelantó la concejal radical Nora Polich, expresidenta de la Comisión de Obras Públicas, en relación al debate por la convalidación de la adenda al acuerdo de accionistas de la Usina por la deuda de más de 8,5 millones de pesos en obras de alumbrado que mantendría con la comuna.

“Cuando llegó el expediente a la comisión para su tratamiento, lo miramos, lo pongo a consideración de la comisión, y hubo algún pedido basado en que sería bueno que además de estudiarlo nosotros, venga alguien de la Usina a explicarlo”, repasó la concejal.

Agregó que el expediente pasó a la Comisión de Interpretación y Asuntos Legales que comandaba Marcos Nicolini, “con la opinión de que se cite a las autoridades para despejar alguna duda que tuviera la oposición, pero en realidad no teníamos objeciones al expediente”.

Por otro lado, indicó que en la Comisión de Interpretación el expediente tuvo dictamen y cuando llegó a labor parlamentaria, regresó porque faltaba pasar por Economía. “Están cabalgando sobre medias verdades. No es que tuvimos una objeción al expediente desde las presidencias de las comisiones sino que atendimos a una solicitud de la oposición de querer tener alguna explicación más, se subsanó con la venida de funcionarios a explicar el expediente, se hizo un dictamen en ese momento que se sacó de labor parlamentaria por una cuestión legislativa, nada más”, resumió.

Nora Polich precisó que el tema en debate “es una adenda al acuerdo original y la verdad es que estamos de acuerdo. Lo que sí tuvimos en cuenta, como presidentes de las comisiones, fueron algunas dudas que querían salvaguardar y vinieron funcionarios a saldarlas”.

Facundo Llano, concejal del Bloque Justicialista.

Nora Polich, concejal de la UCR Cambiemos.

Más allá de
las personas

En relación a las críticas hacia las autoridades de la Usina por no asistir al Legislativo ni brindar información, aclaró que “somos parte del Gobierno municipal y como presidentes de las comisiones, hemos intentado canalizar todas las reuniones. Históricamente han venido a las reuniones que se los ha citado” y agregó que han faltado “en algún expediente” como el contrato con Clear por el relleno sanitario que reclama Rogelio Iparraguirre.

Entonces, evaluó que “si bien la crítica es al accionar del Ejecutivo municipal, se está involucrando a toda una institución. Me parece que deberíamos ser más prudentes en las calificaciones”.

La concejal definió a la Usina como una institución “señera en la ciudad, que nos nuclea a todos y es verdad que el Municipio tiene acciones mayoritarias, pero también está conformada por los privados. No pasa circunstancialmente por la intervención que pueda tener un presidente y otro en la Usina, porque han pasado presidentes de todos los colores políticos en el lapso de estos años de democracia. Los presidentes requieren acuerdo del Concejo y se lo hemos a todos. Me parece que es una cuestión de requerimientos puntuales que no es lo normal”, dijo en relación al contrato con Clear y a los mensajes públicos que Iparraguirre le envió a Matías Civale.

“Ya estaba
establecido”

En relación a los términos de la adenda, sostuvo que “es un acuerdo a algo que ya estaba establecido” y celebró que puedan avanzar más rápido que los plazos que le daba el Municipio para ponerse al día.

Por último, afirmó que desconoce los términos de la negociación que derivó en la cláusula que contempla que de llegar luminarias led de Nación o Provincia para el alumbrado, la Usina las pondría a cuenta. Sin embargo, manifestó que Tandil no ha recibido este tipo de tecnología para instalar en las calles de la ciudad.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario