Los docentes universitarios iniciaron un paro en reclamo de aumento en sus salarios

Mediante un paro de 48 horas los docentes universitarios reclaman un 25% de aumento salarial y la falta de interés del Ministerio de Educación en realizar una propuesta, por tal motivo instalaron una carpa en Pinto y Chacabuco.

El Eco

A más de un mes de vencida la paritaria de 2017, los docentes universitarios y preuniversitarios iniciaron desde ayer un paro de 48 horas en reclamo de un 25 por ciento de aumento salarial. Congregados en la esquina de Pinto y Chacabuco bajo la carpa de Adunce, los académicos nuevamente se encontraron dando clases públicas y haciendo actividades en defensa de la educación y con el objetivo de dar visibilidad al problema que están atravesando.

La medida afectó a cerca de 50 universidades nacionales y otros tantos colegios preuniversitarios. En tanto, el viernes próximo, en un plenario, la Federación Nacional de Docentes Universitarios (Conadu) Histórica evaluará la continuidad del plan de lucha a nivel país. Si bien aún no hay información sobre el porcentaje de acatamiento, sí pudo saberse que ha sido alto en los niveles preuniversitarios de Tandil y Olavarría.

Desde la primera reunión que fue convocada en marzo, los docentes no han tenido ningún ofrecimiento posterior por lo tanto reclaman una convocatoria por parte del Ministerio de Educación. A pesar de haber recibido los reclamos de las distintas federaciones universitarias, desde el Gobierno no realizaron ninguna propuesta concreta.

“Siguen atrasando la discusión paritaria, solo tuvimos un encuentro y nos hablaron de aumento salarial”, expresó Martín Rosso, secretario de Adunce local, en conversaciones con El Eco Multimedios. Sostuvo que continúan a la espera de los vuelvan a convocar, con la esperanza de recibir alguna oferta de aumento salarial en relación a la inflación que va a haber este año.

Como hasta ahora no han tenido información, decidieron adherirse al paro nacional e instalar la carpa en la plaza.

“La única posibilidad que tenemos es realizar un paro de 48 horas. Esta paritaria va a ser larga”, se resignó, alegando que siempre quedan a la espera del arreglo que alcanza la Provincia de Buenos Aires, porque desde Nación le depositan fondos a ellos.

Tal como mencionó, se trata del mismo folclore de todos los años. “Empezamos a pedir reuniones en noviembre, cosa de arrancar el año de manera clara, pero eso nunca sucede y esperan a último momento”. El año lectivo comenzó, ya transcurre abril, las paritarias pasadas vencieron y los educadores no han tenido una segunda reunión ni información de algún tipo.

Para Rosso “el Gobierno no tiene ninguna decisión de fortalecer los estudios universitarios ni la investigación”.

El salario y otros reclamos

“El presupuesto nacional tiene el mismo porcentaje asignado a las universidades que el año pasado. A la Universidad le cobran los servicios con el mismo presupuesto del año anterior. A esta Universidad le dijeron que iban a depositar 55 millones y depositaron sólo 35. La baja de presupuesto es un hecho. La Facultad de Arte tiene aprobado un nuevo plan de estudio y no hay presupuesto para implementarlo, porque no hay plata para pagar nuevos docentes”, manifestó Rosso, quien es profesor de esa facultad.

Un 15 por ciento no alcanza

“Nosotros fuimos con una propuesta del 25 por ciento de aumento, que es lo que se estipula que va a ser la inflación anual”, contó el secretario de Adunce, pero recordó que mientras Provincia no arregle, ellos tampoco lo podrán hacer. En este sentido informó que a Buenos Aires se han atrevido a ofrecerles un 15 por ciento. “Si a nosotros nos ofrecen lo mismo estaríamos aceptando una reducción del salario”, señaló.

El dirigente del gremio hizo hincapié en que la situación por la que atraviesan los trabajadores del área es muy complicada y los aumentos que necesitan están muy por arriba del porcentaje que quiere implementar el Gobierno. “Quieren pagar el déficit fiscal con los salarios de los trabajadores. Nosotros no vamos a ser el ajuste que plantea el Gobierno”, determinó.

Otros reclamos

Andrea Oliva y Silvia Fernández Soto de la carrera de Trabajo Social también acataron la medida y se mantuvieron firmes en la carpa con la intención de que el conflicto sea visibilizado por toda la sociedad.

“Si no nos manifestamos no hay propuestas del otro lado y ya venimos con el sueldo congelado desde el año pasado”, enfatizó Oliva, distinguiendo que ni siquiera se implementó la cláusula gatillo, que daba la movilidad del sueldo en relación a la inflación.

“Nuevamente nos encontramos dando clases públicas y haciendo actividades para mostrar nuestra disconformidad con la política que se viene teniendo”.

Sin embargo, las educadoras revelaron que la discusión que se está dando no es solamente en torno a lo salarial, sino también en relación a la educación en su conjunto, con la intención de pensarla como una cuestión de calidad. “Hay que fortalecer su instancia de eco-gobierno, la relación con la sociedad y la transferencia de los conocimientos a la comunidad”, explicó Fernández Soto.

Ambas aseguraron que la jornada de ayer, y seguramente la de hoy también, la vivieron como una jornada integral de la carrera de Trabajo Social. “El debate en conjunto de docentes, estudiantes y graduados es una forma de implicarnos en lo que nos está pasando a nivel de sociedad”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario