Lunghi convocará a empresarios de canteras para analizar una eventual ampliación de la producción

El Ejecutivo estudia el expediente que contempla un pedido de apertura de una nueva cantera por la zona de la Ruta 74, en cercanías al club de Planeadores. “Desde el punto de vista de la producción, está claro que Tandil no requiere una nueva cantera”, aseguró el jefe de Gabinete, Julio Elichiribehety. En función de ese planteo se convocará a los responsables de los emprendimientos activos para evaluar si pueden expandir su capacidad de producción.

El Eco

La presentación de un expediente con el pedido de una empresa que busca conseguir los permisos para explotar un macizo ubicado sobre la Ruta Provincial 74, en cercanías al club de Planeadores, generó preocupación en el gobierno de Miguel Lunghi que salió a buscar respaldos frente a un tema “complejo” que “siempre” genera disensos.

A diferencia del anterior pedido, en esta oportunidad el Ejecutivo convocará a los presidentes de bloques que integran el Concejo Deliberante y a instituciones que forman parte del Acuerdo del Bicentenario para que “se apoye a la decisión que se tome”, de acuerdo a la normativa vigente, pero también propiciará un encuentro con empresarios de canteras en el marco de la mesa de diálogo.

“Desde el punto de vista de la producción, está claro que Tandil no requiere una nueva cantera. Las que están en funcionamiento, con la producción que tienen y la que podrían dar, podrían abastecer toda la demanda” que pueda generar las obras viales, sostuvo el jefe de Gabinete, Julio Elichiribehety, que anticipó que en 15 días darán una respuesta.

La visión se sustenta en cifras. Según Elichiribehety, la extracción de piedra oscila entre 150 y 170 mil toneladas por mes, de los cuales “solo el diez por ciento queda en Tandil”.

En ese sentido coincidió con el planteo sobre el aumento de la demanda que podría generar el plan de inversión público privada para el desarrollo de infraestructura vial.

Sin embargo refutó el esquema al indicar que “esas cuatro canteras que hoy explotan 150 mil toneladas, tienen capacidad aproximada para 390 mil toneladas. Y están dispuestas a desarrollar una mayor producción”.

Pedido de apertura

El jefe de Gabinete confirmó lo publicado en la edición del sábado de El Eco de Tandil, en la que refería sobre un pedido para habilitar la actividad en un cerro ubicado en cercanías al club de Planeadores, e insistió con la postura del intendente Miguel Lunghi, que se pronunció en contra de la apertura de nuevos emprendimientos canteriles en línea con la preservación del medioambiente.

Independientemente del posicionamiento, el expediente –que ingresó a la Municipalidad hace aproximadamente 15 días- se encuentra en pleno proceso de análisis de la documentación que avala la petición en distintas áreas comunales.

El Municipio es el que debe otorgar la habilitación para el funcionamiento de la explotación. En caso de negativa, la firma interesada en iniciar el emprendimiento puede presentar una excepción ante el Concejo Deliberante o iniciar una acción judicial.

El proyecto se pretende concretar en un macizo lindante a la cantera San Luis, que la ubica por fuera de la poligonal, área comprendida entre las rutas 226, 74 y 30 donde se encuentra prohibida la extracción de piedra tal cual lo establece la Ley Provincial de Paisaje Protegido.

Al abordar el debate que se genera, el funcionario puso reparos frente al argumento vinculado a que se desestima la apertura de una nueva cantera sin considerar el impacto que tendría en materia laboral, más aún si se considera el contexto económico y social.

Y expuso que la industria canteril en la ciudad genera unos 180 puestos de trabajo “en forma directa”, es decir que otro emprendimiento “sería entre 15 y 20 personas”. Y comparó con la industria del software, que “hoy tiene dos mil puestos de empleo en la ciudad”.

Al debate en cuanto a la cuestión laboral, sumó una advertencia con impacto al mediano plazo ya que la habilitación de un nuevo emprendimiento podría generar un efecto contagio.

 

Estudio

En el estudio del material presentado, el Municipio elaborará un plano de altimetría para precisar si la explotación se realizará por debajo de la cota 220, tal cual lo establece el Plan de Desarrollo Territorial, y solicitará un informe de impacto ambiental para elaborar la contestación con fundamentos técnicos.

El predio se encuentra por fuera del área delimitada por las rutas 226, 74 y 30, de acuerdo a lo que establece la Ley de Paisaje Protegido, pero “está en duda que esté por debajo de los 200 metros”.

No obstante, de acuerdo al estudio ambiental, el Municipio puede “denegar el pedido”, mientras que los propietarios de la tierra pueden optar por otras instancias, ya sea por la vía de la excepción con una presentación ante el Concejo Deliberante o acudir a la Justicia.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario