Nicolini criticó al lunghismo por una “chicana de la vieja política”

El otro tema importante que se trató en la víspera fue el proyecto para la creación del Defensor del Pueblo de Tandil bajo la órbita del Concejo Deliberante, ordenanza que se vio truncada ante la decisión del Intendente de no promulgarla ni vetarla y de elevar un dictamen de la Secretaría Legal y Técnica que recomendaba institucionalizar la figura por decreto.

Finalmente, 19 concejales -Facundo Llano volvió a votar en contra- aprobaron la ordenanza del Defensor del Pueblo, y acordarán los detalles del funcionamiento operativo y la asignación de recursos por medio de un decreto que ya redacta el presidente del cuerpo Juan Pablo Frolik.

Las opiniones contrapuestas dividieron las aguas en el bloque oficialista, ya que Mario Civalleri defendió la postura del lunghismo, mientras que Marcos Nicolini consideró que la ordenanza entró en vigencia de hecho luego de los diez días hábiles previstos por ley para que el Intendente la promulgara o la vetara.

En el inicio del debate, Rogelio Iparraguirre repasó el derrotero de la norma que habían apoyado 18 concejales de la vieja conformación, el trabajo para construir los consensos y la “situación inédita” que se suscitó cuando el jefe comunal no la promulgó ni la vetó.

“A mí me parece que a nuestro Intendente no le interesa la figura y encontró el camino, la manera, de darse medio gusto”, dijo al inferir falta de voluntad de aprobar el órgano de contralor. Pero valoró que “fuimos capaces de encontrarle una salida”, ante lo que consideró una “mojada de oreja a los concejales”.

Mucho más duro fue Marcos Nicolini, quien acusó que “lo que se hizo del Departamento Ejecutivo es una chicana de la vieja política” y ratificó que “creo en la transparencia para mejorar la democracia”.

Confió que desde su espacio, “pensamos mucho qué hacer”, ya que rechazaron el hecho de “paralizar a uno de los poderes” del Municipio. Argumentó que la Ley Orgánica de las Municipalidades “no da la opción de mandar una nota”, sino que el Intendente tiene que vetar o promulgar.

Por otra parte, sostuvo que por respeto a los nueve concejales de la otra conformación desistieron de ir a la Justicia y apoyaron la solución intermedia que surgió a instancias del concejal Llano, quien no había acordado con la creación del Defensor del Pueblo pero brindó un asesoramiento técnico.

Por segunda vez en la sesión, Nicolini advirtió que “acá no hay disciplinamiento, no es una escribanía” y dejó en claro que optaron por “la salida más elegante a un conflicto de poderes” . Entonces, deseó que “esperemos que no se repita porque son las cosas que no le hacen bien a la democracia”.

En tanto, el concejal Mauricio D’Alessandro se mostró decepcionado porque “Lunghi nos obligó a retroceder” y consideró que “nos doblamos” ante la postura del Ejecutivo. En tanto, remarcó que el Defensor del Pueblo nace “tullido” ante esta postura que adoptó el cuerpo.

Por su parte, Mario Civalleri valoró la salida que encontraron, un tercer camino entre otros dos iniciales, y llamó a “restar dramatismo” a la situación que se suscitó entre el Ejecutivo y el Concejo.

Por último, el presidente del cuerpo Juan Pablo Frolik puso en valor el consenso en torno al Defensor del Pueblo y anticipó que ya estaba redactando el decreto para tratarlo en la sesión extraordinaria del 15 de febrero. En tanto, mostró voluntad de no dilatar los tiempos para disparar el proceso de selección que llevará a Tandil a contar con una figura independiente que defienda los intereses y derechos de los vecinos.

El triunfo en las urnas
y el cheque en blanco

En uno de los momentos más calientes del debate por el presupuesto, el presidente del Bloque de Cambiemos, Mario Civalleri, resaltó que tras su paso por Obras Públicas y Jefatura de Gabinete conocía de las dificultades que presenta día a día la gestión y el dar respuestas a las demandas de los vecinos.

Por otro lado, le marcó a la oposición que rechazaba el aumento de las tasas pero demandaba más servicios y le enrostró que “Tandil, de una forma u otra, ha acompañado a este mal gobierno”, teniendo en cuenta que “ganamos las elecciones”.

En principio, el massista Gustavo Ballent le recordó a su par que “ganar no te da un cheque en blanco” y que “los grandes imperios se caen”. Además, renegó del “escalón de soberbia” en el que se paran ciertos funcionarios y en contraposición, celebró el trato del subsecretario de Desarrollo Social Pablo Civalleri en su visita al Legislativo para debatir el presupuesto de su área.

Poco después, el presidente del Bloque de Unidad Ciudadana, Rogelio Iparraguirre, le recordó a Civalleri que las opiniones de la oposición tienen que ver con el modo de mirar de miles de tandilenses que no votaron al Intendente. “Ojalá aprendan a escuchar a una parte de Tandil”, deseó y resaltó que “nosotros somos oposición”.

En tanto, el justicialista Facundo Llano también salió al cruce de los dichos de Civalleri, al resaltar que nueve de veinte bancas están ocupadas por referentes de la oposición que debaten los temas en representación del pueblo de Tandil.

Modernización del Estado,
la nueva estructura comunal

Una de las cuestiones que generó críticas de la oposición fue la creación de un nuevo área de Modernización del Estado, a la que se destinarán 7 millones de pesos en concepto de recursos humanos. Desde la oposición manifestaron que no disponían de información sobre los objetivos que se propone ni las metas.

En este sentido, el justicialista Facundo Llano estimó que la nueva estructura puede responder a la sanción de la ordenanza de transparencia. “Es mucha plata en función de lo que no sé que va a hacer”, dijo.

Por su parte, desde Unidad Ciudadana, el concejal Darío Méndez manifestó “miedo” sobre la tarea que tendrá a cargo el área, al decir que en Nación y Provincia se ejecuta un ajuste sobre el gasto del Estado en ese sector.

Les respondió el radical Alejo Alguacil, quien manifestó que la misión de la nueva estructura es “fortalecer” la modernización a futuro y aclaró que “no implica ingreso de personal”, debido a que se reasigna funcionarios de otras secretarías.

Por otro lado, indicó que el objetivo es cambiar el sector de cómputos y crear un área que se ocupe del gobierno digital, con la aplicación de nuevas tecnologías y la jerarquización.

La explicación no conformó a los concejales de la oposición y en otra intervención, Facundo Llano insistió con que “me quedó claro que no tengo claro para qué gastamos 7 millones de pesos en eso”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario