Una vez más, el oficialismo impuso su mayoría y designó al nuevo síndico público de la Usina

D’Alessandro pidió que el expediente quedara en comisión e invitar al doctor Javier López antes de votar su nombramiento. Contaba con el apoyo de Nicolini, quien confió que perdió la pulseada al interior de su bloque. Iparraguirre fue duro al cuestionar a la empresa energética y Llano rechazó la “soberbia” del oficialismo. Por su parte, Civalleri afirmó que la oposición pretendía dilatar la designación y le atribuyó acusaciones “oscuras” y el sembrar “sospechas” sobre la gestión.

Rody Becchi

El recinto del Concejo Deliberante fue escenario de otro debate de alto vuelo político en torno a la aceptación de la renuncia de Omar Farah y a la designación, a propuesta del intendente Miguel Lunghi, del síndico por el sector público que cumplirá funciones en el directorio de la Usina Popular y Municipal de Tandil SEM. Como se esperaba, la UCR Cambiemos logró mantener la cohesión de su bloque y, con sus once votos, dio el visto bueno para el nombramiento del doctor Javier López en ese puesto clave.

La antesala había sido el pedido conjunto de los tres bloques de la oposición para tener la posibilidad de proponer al síndico y luego ponerlo a consideración del Legislativo. Sin embargo, desde el Ejecutivo la señal fue muy clara y horas después de que la minoría formalizara su intención, dio a publicidad el nombre del elegido por el jefe comunal para reemplazar al “renunciado” Farah.

En la víspera, Mauricio D’Alessandro mocionó que el proyecto quedara en comisión para citar al doctor López, conocerlo y poder escuchar de primera mano sus opiniones sobre algunos temas que involucran a la Usina, como la adenda al Acuerdo de Accionistas que firmaron el sector público y el privado tras el atraso en las obras de alumbrado que debía concretar la distribuidora de energía, o el horno que nunca pudo estrenar Marcelo Porreca, director de Fundalum, pero debió poner en garantía para afrontar un plan de pago a partir del tarifazo, o el trato diferenciado que recibe Renault por el consumo de Metalúrgica Tandil, con una tarifa diferenciada.

Con el apoyo del concejal Rogelio Iparraguirre, se puso a consideración la moción, que recibió un rechazo tajante del oficialismo. Sin embargo, durante la discusión Marcos Nicolini confió que estaba a favor de continuar debatiendo el expediente en comisión con el objetivo de ampliar el consenso.

De ese modo, Nicolini salió al cruce de Mario Civalleri, presidente de su bloque  UCR Cambiemos, quien había señalado que la oposición pretendía dilatar el tratamiento de la designación, porque intuía que de todos modos no iba a apoyar el nombramiento impulsado por el Intendente.

Nicolini intentó despegarse de la posición de Civalleri y asumió que “me tocó perder”, debido a que estaba a favor de conceder otros quince días al tratamiento del pliego de designación. “En el seno de mi bloque he perdido y como corresponde, voy a acompañar”, anticipó, y dejó cierto sabor amargo en la oposición que interpretó que volvió a quedar a mitad de camino, al reconocer su disenso, pero optando por el alineamiento.

De las críticas a

las sospechas

 

Ya en el debate del expediente, Rogelio Iparraguirre, por Unidad Ciudadana, hizo una extensa exposición a la que sobrevolaba la pregunta “¿qué esconde Miguel Lunghi en la Usina?”. Fue en reclamo a no haber obtenido respuesta ante la propuesta de los tres bloques de la oposición que buscaban proponer al nuevo síndico.

Antes, Mario Civalleri había minimizado el rol del síndico, al definir que solo deberá fiscalizar el encuadre jurídico y contable de las decisiones que tome el directorio de la Usina.

Iparraguirre –y luego el justicialista Facundo Llano- rechazó esa postura y le atribuyó al síndico público la facultad de defender los intereses de los tandilenses, que son propietarios de la mayoría de las acciones.

Y volviendo una y otra vez a su pregunta retórica, enumeró los cuestionamientos que ha plasmado en los últimos años con respecto al manejo de la empresa de economía mixta, por ejemplo, la conformación de la UTE entre Usicom y Clear, la deuda con Camesa por la energía, la adenda al contrato de accionista y el atraso en las obras de alumbrado.

Esas declaraciones provocaron la reacción de Civalleri, quien consideró que las palabras del líder de Unidad Ciudadana encerraban “una acusación oscura y un manto de sospecha excesivo”, cuando el Intendente “siempre ha demandado” al sector privado de la Usina en beneficio de la ciudad.

 

De los dichos

y los hechos

 

Mientras avanzaban los minutos, los cruces se intensificaron con nuevas intervenciones de los ediles José Luis Labaroní, Gustavo Ballent y Facundo Llano, además de una segunda declaración de Marcos Nicolini para despegarse de la postura del presidente de su bloque Mario Civalleri.

En ese ese ida y vuelta, Facundo Llano le recomendó al oficialismo “no alarmarse” por los planteos de una “oposición madura” que busca aprovechar la oportunidad para impulsar el control dentro de la empresa de energía. Al mismo tiempo, rechazó que el síndico deba responder a los intereses de Apymet y del Consorcio del Parque Industrial, teniendo en cuenta que Lunghi se inclinó por López entre una lista de nombres que habían avalado ambas entidades.

En sintonía con Iparraguirre, el justicialista puso el ojo en la gestión de la Usina y ratificó que el Concejo Deliberante también tiene incumbencia en relación a lo que ocurra en Usicom. “Tenemos elementos para pedir un síndico activo”, enfatizó y sostuvo que “en cada lugar en donde pone el pie Usicom, tenemos problemas”.

En tanto, al evaluar la forma de hacer política, le recordó a Civalleri que ya no es más jefe de Gabinete y que ahora es concejal. Rechazó las lecturas que el radical hizo sobre los planteos opositores, tanto el “dilatar” la designación como “las acusaciones oscuras o el estar sospechando”. Además, le facturó que “la única voz que vale es la del oficialismo, tanto al interior del bloque como acá y esa es la democracia que pregonan”.

Entonces, Llano les facturó, poniendo a los once radicales en la misma bolsa, que “ni siquiera permiten” que el futuro síndico “venga a verle la cara a los concejales” y les reclamó que “tienen que tener un gesto político”. Además, definió a los funcionarios y legisladores oficialistas como “obtusos y soberbios”, y lanzó que “repiten las mismas prácticas que repudian” a pesar de publicitar el mentado Acuerdo del Bicentenario.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario