fbpx Unidad Ciudadana insistió con un protocolo para los “egresos traumáticos” de la Casa Martha Pelloni – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Unidad Ciudadana insistió con un protocolo para los “egresos traumáticos” de la Casa Martha Pelloni

En el marco del Día de la Mujer, Silvia Nosei le pidió al Ejecutivo un “tratamiento serio” del proyecto que presentó en agosto de 2018. Sostuvo que las mujeres que salen del refugio se encuentran desamparadas y se ven obligadas a volver al entono violento que motivó la denuncia. La propuesta abarca desde el sustento económico hasta la contención afectiva. La radical Matilde Vide se comprometió a tratar el tema.

La concejal de Unidad Ciudadana, Silvia Nosei, elevó notas ante la OMIC y la Defensoría del Pueblo

Mariano Leunda

La concejal por Unidad Ciudadana Silvia Nosei bregó por un tratamiento serio de un proyecto de ordenanza que presentó en agosto de 2018, que busca establecer un protocolo de egreso de la Casa de Abrigo Martha Pelloni para las mujeres que fueron víctimas de violencia de género. En el marco del Día de la Mujer, su par radical Matilde Vide se comprometió a dar el debate e informó que, junto a su compañero de bloque Alejo Alguacil, ya iniciaron la evaluación y avanzaron con consultas al Departamento Ejecutivo.

La iniciativa propone que, a través de la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social, el Ejecutivo elabore un protocolo de acompañamiento para las víctimas de violencia de género en su egreso de la Casa de Abrigo.

Además, establece que el protocolo contemple siete aspectos, entre ellos, un régimen de asignaciones económicas temporales –no menor al Salario Mínimo Vital y Móvil y compatible con la Asignación Universal por Hijo- para garantizar las necesidades básicas de las víctimas y sus hijos, durante el tiempo en que se encuentren fuera de la Casa de Abrigo y hasta tanto se reinserten laboralmente.

Por otro lado, impulsa la asignación de tierras fiscales para construir viviendas únicas destinadas a las víctimas de violencia de género que debieron abandonar sus hogares y no cuenten con medios ni la posibilidad judicial de que se le restituya su casa.

Otro aspecto que incluyó fue que el Municipio disponga de un banco de mobiliario para equipar las casas y que garantice la conexión a los servicios básicos de luz, gas y agua.

En cuarto lugar, dispone el acompañamiento psicológico de la víctima y de sus hijos después del egreso de la Casa de Abrigo, “hasta tanto la mujer pueda reinsertarse a una vida libre de violencia con las herramientas necesarias para seguir su vida de manera independiente”.

Sumado a eso, un acompañamiento a la víctima para la búsqueda y articular apoyo para que pueda dejar a sus hijos mientras intenta conseguir empleo o los trámites vinculados al egreso.

También propone articular con jardines de infantes, escuelas primarias y secundarias cercanas a la zona de vivienda de la egresada, para que sus hijos puedan asistir, sin interrumpir la escolaridad y en un radio de cercanía que les facilite la asistencia a los establecimientos educativos.

En el aspecto laboral, impulsa que, por medio de la Oficina de Empleo, el Municipio cree un programa de formación y reinserción laboral de las víctimas, y la generación de convenios con empresas y organizaciones públicas y privadas que colaboren con ese fin.

Más personal

Otro tema que promueve es incrementar el personal de la Casa de Abrigo “para facilitar el acompañamiento permanente de las víctimas y sus hijos, asegurando la atención psicológica, el bienestar general y la articulación con el Sistema Integrado de Salud para la asistencia, si fuera necesaria, en caso de accidentes, enfermedades o situaciones que pongan en riesgo la vida de quienes allí habitan”.

Por último, impulsa la capacitación de los trabajadores de la casa Martha Pelloni  con el fin de que puedan garantizar la buena alimentación, recreación, asistencia psicológica y arbitrar todos los medios para que los residentes tengan una estadía lo más cordial posible, permitiendo su rápida reinserción a la sociedad.

“Vuelven a los círculos de violencia”

En la última sesión del Concejo Deliberante, Silvia Nosei se sumó al reclamo del presidente de su bloque, Rogelio Iparraguirre, quien le achacó al oficialismo que nunca se trató el proyecto de Unidad Ciudadana, presentado en 2016, sobre la Declaración de Emergencia Pública en Materia Social por Violencia de Género en el Partido de Tandil.

La legisladora sostuvo que en línea con la postura de su bloque, en agosto del año pasado aportó la iniciativa de crear el protocolo de egreso destinado a las mujeres que fueron alojadas en la Casa de Abrigo, que se inauguró en 2014.

“Por mi experiencia anterior como coordinadora de Red Solidaria, antes de asumir como concejal, hemos ayudado y acompañado a un montón de mujeres que posterior a su pasaje por la Casa de Abrigo se quedaban solas, en la calle, con sus hijos, en ese egreso traumático, y que no tenían no solamente dónde ir a vivir sino que además estaban totalmente desposeídas de sus bienes materiales”, describió Nosei.

También explicó que “las organizaciones sociales empezamos juntado una cama, una silla, una mesa, como para que se pudieran meter en algún lado”, y lamentó que ante las dificultades habitacionales, “generalmente” las víctimas terminan “volviendo a los círculos de violencia a donde nunca quisiéramos que hubieran vuelto”.

Agregó que a partir del conocimiento que le dio el trabajo en el territorio y en sintonía con la iniciativa que había presentado su bloque en 2016, delineó el proyecto del protocolo para el egreso de las mujeres que son alojadas temporalmente en la Casa de Abrigo y “después, tenían que volver a la vida fuera de ahí”.

Nosei destacó que su propuesta nunca fue aprobada ni archivada, pero además la Secretaría de Desarrollo Social le respondió con el protocolo que rige la convivencia en el refugio, que “no tiene nada que ver con lo que es un seguimiento para la mujer que, avasallada por la violencia, insegura y miedosa, tiene que volver a salir de ahí”.

Acompañamiento “cuerpo a cuerpo”

Entonces, la concejal reclamó que “se le dé un tratamiento serio al después, a cómo sale esa mujer vulnerada y acechada, muchas veces, por el agresor. Sería interesante que se tomen en serio el protocolo. Seguramente hay que corregir y agregar un montón de cosas, pero estoy segura de que las mujeres que egresan de esa casa no están bien atendidas ni asesoradas”.

Por último, insistió en la necesidad de brindarles un “acompañamiento cuerpo a cuerpo” a través de las trabajadores sociales, psicólogas o alguna persona que las contengan cuando crucen el umbral de la Casa de Abrigo, para propiciar que no vuelvan con el agresor ni a los círculos de violencia, tanto ellas como sus hijos.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario