fbpx Llená una Botella de Amor, un proyecto que une a los tandilenses, crea conciencia y cuida el medioambiente – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Llená una Botella de Amor, un proyecto que une a los tandilenses, crea conciencia y cuida el medioambiente

El compromiso ambiental de dos ciudadanas llevó a que la Fundación Argentina decrete a Tandil como nuevo punto de acopio. Las chicas consiguieron que los Puntos Limpios sean el lugar de colecta, pero mientras fueron recibiendo en sus casas donde tienen unas 500 botellas llenas de plástico. De qué se trata el proceso que cualquiera puede realizar en su casa y reducir desechos.

El Eco

Todo comenzó en Colombia, con la intención de concientizar sobre el uso de plásticos y sus consecuencias en el medioambiente, entonces nació la Fundación Llená una Botella de Amor. Al poco tiempo, las repercusiones dieron con el desarrollo de la actividad en Argentina y ya son varias las ciudades que se sumaron como punto de acopio, la más reciente fue Tandil.

Aquí fue Silvina Muñoz quien dio el puntapié inicial, primero por motus propio, y luego comprometiéndose aún más. El proyecto le gustó desde el principio y se acopló a la movida de disminución de los residuos.

Se trata, a grandes rasgos, de elegir una botella de plástico vacía y rellenarla de otros desechos del mismo material, de manera compacta y cerrarla. Con esto, a través de un proceso de compactado, la empresa Econciencia Argentina fabrica muebles de “madera plástica”, que en su mayoría son donados. Por cada tonelada que recibe la Fundación, dona una artículo de su fabricación, así gira la rueda de incentivo.

Los desechos plásticos se han convertido en una pesadilla con ojos los abiertos, desembocando en una crisis ambiental que se agrava sin iniciativas de reciclaje, reutilización o tratamiento adecuado de los plásticos. De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo, América Latina apenas recicla el 5 por ciento de su basura, y de ese total, la gran cantidad es recogida únicamente por recicladores.

De acuerdo a la experiencia, Silvina contó que está creciendo mucho la conciencia sobre el reciclado y el armado de botellas. “Cuando ves que tu basura se reduce un montón, te entusiasma aún más”, dijo. Asimismo, por las redes van recibiendo consultas, anécdotas y hasta propuestas diariamente, por lo que consideró que es algo “motivador y alentador”.

Logros en cadena

Mediante el boca a boca logró contagiar su entusiasmo en muchas personas, tantas que en un momento le empezó a preocupar el espacio que estaban ocupando las botellas en su casa. Afortunadamente en el camino se cruzó a Florencia Destree, que desde su dietética también incitó a la gente a prenderse en la práctica y juntas lograron comunicarse con la Fundación en septiembre del año pasado.

Según contaron las precursoras, fue en este enero cuando recibieron la respuesta de la entidad, que decidió incluir a Tandil como un nuevo punto de acopio. Como se atrae lo que uno genera, las chicas recibieron el ofrecimiento de una empresa comisionista para llevar la primera partida a Buenos Aires de manera gratuita.

Con esta noticia y un montón de envases aguardando en sus casas, Silvina y Florencia se dirigieron al Municipio y tras una reunión con Héctor Creparula y Carolina Verellén obtuvieron el compromiso de contar con un lugar de acopio en los tres Puntos Limpios de la ciudad. Además, se comprometieron con el envío del material a la sede en Bernal, Buenos Aires.

Entonces, a partir de la semana que viene, todos los interesados podrán llevar sus botellas de amor a cualquiera de estos centros. Cabe destacar que no se recibirán los denominados “Eco Ladrillos”, ya que a diferencia del proyecto en cuestión, pueden contener todo tipo de materiales, desde aluminio, arena, papel, pilas o metales y son destinados a la construcción. Las dos emprendedoras serán las encargadas de chequear el contenido de las mismas.

 

Cómo empezar en casa

“El objetivo de tener un punto de acopio es llegar a alcanzar la tonelada de material para luego intercambiarlo por algún juego de jardín o plaza y luego donárselo a una institución que lo necesite”, explicó Silvina Muñoz. En este sentido, reveló que según han calculado, una botella de litro y medio, con el contenido compactado como se debe, debería rondar el medio kilo de peso.

De esta manera ellas notan si el proceso está bien realizado, ya que han recibido muchas con los materiales sin prensarse correctamente, generando demasiado trabajo extra. “Es feo tener que rechazarlas, pero podríamos perder el beneficio y, además, ya nos hicimos cargo de muchas, en casa tengo cuatro en proceso”, contó.

De esta manera, queda claro que una de las condiciones elementales para realizar la práctica en las casas y luego acercarlas a Punto Limpio es que estén bien compactadas en su interior. “Pueden usar un palo, cuchara o lo que sea que llegue al fondo de la botella”, explicó.

Cualquiera puede hacerlo, en cualquier botella de plástico, de cualquier tamaño y origen. A partir de ahí se trata de ir llenándola con residuos plásticos de uso diario: paquetes de fideos, de arroz, galletitas, envoltorio de golosinas mientras no tengan aluminio en su interior, bolsas, cepillos de dientes, sorbetes, envases de leche, aderezos, jabón líquido, otros envases cortados, pasta de dientes. Y así, una larga lista. Es importante que los que sean derivados de alimentos estén lavados y secos para no generar mal olor en el interior.

El ciclo de las “botellas de amor”

En menos de dos años, entre Llena una Botella de Amor y la empresa Econciencia Argentina, recuperaron 100 mil toneladas de plástico gracias a la recolección de 75 mil botellas que les donaron voluntarios.

Principalmente, utilizan las redes sociales para comunicar su accionar, pero también, para la fundación son fundamentales las charlas en colegios, por eso empezaron a hablar de la separación de residuos, sus consecuencias y los otros destinos posibles.

El ciclo que realizan implica, en primer lugar, abrir las botellas y separar lo que hay en su interior. El plástico de un solo uso lo procesan y lo llevan a una máquina aglutinadora y con una cuchilla de papel picado va a otra máquina donde se pone todo el material. Por termofusión se inyectan los plásticos en un molde y cuando el mismo está lleno, lo enfrían con agua y lo desmoldan.

Diferencia entre Botella de Amor y Eco Ladrillo

Eco Ladrillo: contiene todo tipo de materiales y son destinados a la construcción de viviendas, paredes, cuchas de perros, etc. No se reciben en el Punto Limpio.

Botellas de Amor: únicamente deben contener plástico y son destinadas a la fabricación de otro material denominado “madera plástica”. Son las que se reciben en Punto Limpio.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario