B NACIONAL

Santamarina buscó por todos los medios, pero no le alcanzó para quebrar la resistencia mendocina

Dominó su partido con Independiente Rivadavia, aunque no pasó del 0-0. El aurinegro desperdició la ocasión de alcanzar a Gimnasia de Jujuy en los promedios de descenso.

Bella, pelota al pie, con Asenjo cerca.

Mariano Leunda

Santamarina jugó anoche su mejor partido en la actual temporada de la B Nacional. Sin embargo, no le alcanzó para quebrar la resistencia de Independiente Rivadavia de Mendoza, con el cual empató sin goles en el estadio San Martín.

En los nueve cotejos anteriores, el aurinegro alternó buenas y malas, con más rendimiento discretos que los que invitan a la ilusión. Tuvo pasajes interesantes, pero en general su balance no es positivo. Tampoco desde lo numérico, menos aún tras la igualdad de ayer, que lo mantiene con un flaco promedio de descenso.

No obstante, deberá remarcarse como muy buena la actuación frente a los mendocinos. Santamarina dominó de punta a punta, mereció largamente la victoria y transformó en figura al arquero rival Aracena. Le faltó puntería y algo de serenidad para la culminación de las jugadas de ataque, pero no tiene demasiado para reprocharse.

Desde el comienzo, el aurinegro estableció las condiciones del juego. Pérez controló la zona media, Michel se mostró activo y las trepadas de Politano lastimaron a un rival que resignó rápidamente sus posibilidades de protagonismo.

En los 20’ iniciales, los tandilenses generaron una serie de ocasiones claras. Un cabezazo apenas alto de Oliver, un derechazo alto de Bella tras proyección de Politano y una acción colectiva en que González Metilli dejó en posición favorable a Prudencio, que se topó con la oportuna salida de Aracena. Enseguida volvió a tenerlo “Chiro” tras una pelota parada, pero Rébora apareció sobre la línea de gol para rechazar.

El claro dominio local se extendió hasta que Kabalín, tras otra jugada desde un córner, quedó sin ángulo para definir y su disparo se fue a centímetros del vertical derecho.

Independiente Rivadavia encontró un respiro en Di Santo. El zurdo, volcado sobre la derecha, administró mejor la pelota y permitió un desahogo para su equipo. En un tiro libre de Dematei jugado a espaldas de la barrera, el “10” sacudió desde dentro del área y exigió a la volada salvadora de Rodríguez.

Santa fue perdiendo algo de sorpresa, aunque retomó el dominio un rato después y Pérez volvió a exigir a Aracena con un remate colocado que el arquero controló en buena intervención.

Cerca del descanso, Michel volvió a generar preocupación, Rébola lo derribó desde atrás y se ganó la segunda amarilla, ambas por faltas contra el “Cabezón”.

Once contra diez, el aurinegro mantuvo su preeminencia en el desarrollo del partido. La visita apeló al ingreso del zaguero Zules Caicedo para reorganizar su defensa, armó un 4-3-2 con los volantes pegados a los defensores y renunció a toda aspiración ofensiva.

En 4’, Barsottini bajó un tiro libre de Pérez y faltó alguien para empujarla al gol. Y enseguida, un agarrón a Prudencio se vio en todo el estadio, menos desde la posición de un Álvarez que en el resto del juego estuvo correcto.

El visitante se refugió cerca del infranqueable Aracena, cortó con faltas leves cada vez que lo necesitó y apeló a su oficio para dejar correr el reloj.

Santamarina no tuvo la frescura de la primera parte, pero siguió buscando por todos los caminos. Aracena sacó abajo un buen remate de Bella y atrapó con seguridad un peligroso centro de Politano. Además, una de las proyecciones de Oliver terminó con un zurdazo cruzado que rozó el poste izquierdo.

Para agregar presencia ofensiva, Pereyra apostó a la potencia de Osurak por González Metilli y luego hizo debutar a Gutiérrez, reemplazante de un Kabalín aplomado en cada intervención. El santafesino estuvo cerca en un cabezazo que atrapó Aracena y “Chaque” se ubicó como puntero izquierdo, pero no llegó a desnivelar.

También fue Bogado por Politano, cuando el 0-0 frustraba a un local que no encontraba el premio de la victoria.

La visita tuvo una contra que no alcanzaron a resolver Di Santo ni Asenjo, en una de sus pocas visitas al área de enfrente en todo el partido. Y Santa casi lo gana en una pelota aérea que Prudencio conectó sin llegar a darle dirección. Entonces, el desencanto se apoderó de un aurinegro que merecía otra recompensa.

 

SANTAMARINA 0-INDEP. RIVADAVIA 0

 

(6)    Nicolás Rodríguez

 

(7)    Agustín Politano

(7)    Matías Kabalín

(6)    Leonardo Morales

(7)    Osvaldo Barsottini

(6)    Francisco Oliver

 

(5)    F. González Metilli

(7)    Iván Pérez

(6)    Iván Bella

 

(7)    Martín Michel

(5)    Ángel Prudencio

 

Guillermo Pereyra

 

 

Cristian Aracena     (8)

 

Luciano Sánchez      (5)

Alejandro Rébola     (3)

Sergio Rodríguez     (6)

Nicolás Dematei       (5)

 

Lautaro Di Santo      (6)

Santiago Úbeda        (5)

Federico Guerra       (5)

Franco Negri    (4)

 

Federico Castro        (4)

Mauricio Asenjo       (5)

 

Gabriel Gómez

 

Cancha: estadio San Martín. Árbitro: Luis Álvarez (5). Cambios: en Santamarina: ST: 20’ Maximiliano Osurak (6) por González Metilli, 29’ Matías Gutiérrez por Kabalín y 37’ Emiliano Bogado por Politano. En Independiente Rivadavia: ST: al comienzo, Jorge Zules Caicedo (6) por Negri; 20’ Daniel Imperiale (5) por Guerra y 29’ Nicolás Quiroga por Castro. Incidencia: PT: 41’ expulsado Rébola (IR).

 

La figura

Cristian Aracena

El arquero de Independiente Rivadavia respondió con creces en varios ataques de Santamarina. Controló el área con acierto, apeló a sus reflejos y estuvo bien ubicado.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario