“No me gusta andar indagando”

Pasa por el diván Nancy Degó. La astrologa sorprende con una confesión: no le gusta preguntar por su propio futuro. Su orgullo por ser llamada “bruja”. Las cartas en favor de Scioli.

-Desde hace mucho te llaman la “bruja” del pueblo. No parece una linda identificación.

-¿Por qué?, al contrario. Yo me siento muy orgullosa de que me digan así.

-¿De ser una bruja?

-Depende de qué tipo de brujería se hable. Yo la entiendo como una especie de alquimia, que es el poder de transmutar cualquier elemento en una cosa mejor. Yo trato de hacer alquimia con la astrología.

-¿Cómo es eso?

-En base a lo que conozcas de los planetas que te influyen, podés modificar cierta tendencia del comportamiento. En ese sentido es que me considero brujita. Brujita blanca digamos (risas).

-La astrología siempre tendrá detractores que la califiquen de chamuyo. ¿Cuál es tu respuesta?

-Que tengo a Neptuno a tres grados del sol el día que nací.

-¿Y qué significa eso?

-Que me siento muy tranquila con lo que hago. Cualquiera que conozca un poquito sabe que eso quiere decir que Neptuno va siempre en pos de que todos somos hermanos, no solamente los humanos sino que se integran en el mismo paquete las piedras, las plantas, los animales.

-¿Sos consciente de que ante muchos nunca va a ser fácil defender los argumentos de la astrología?

-Se puede comprobar ciertas cosas de la astrología. Podés estudiar qué planetas incidieron en tal período y te das cuenta de la influencia. Por ejemplo la aparición de la guillotina corresponde a Urano o en la Revolución Francesa cambiaron las horas del reloj. Eso indica los cambios que puede traer Urano.

-¿Es el que está ahora?

-Sí. Cambios súbitos, no cambios que implican todo un proceso como con Plutón -que también está ahora- sino cambios que no te los esperás, así, ¡pac!, de golpe.

-¿Te duele cuando descalifican la astrología?

Con mucha calma: -Me puede enojar en algún momento, pero no. Amo lo que hago, es mi vocación.

-Sos una mujer sin temores.

-Tengo miedos como cualquier persona, pero los enfrento (sonríe).

-¿Por ejemplo?

-En casa de herrero cuchillo de palo…

-¿No vas a decir que le tenés miedo a lo que digan las cartas?

Sonríe, tímida: -No me gusta andar indagando. Cuando tengo alguna necesidad recurro a alguna persona que considero seria.

-Siendo que tranquilamente podrías tirarte las cartas vos misma.

-Sí, pero cuando te las tirás vos generalmente no sos objetivo.

-¿Por qué creés que tantas corrientes -el hippismo, flower power, new age, hasta el mismo Arte de Vivir- amagaron llevarse puesto todo pero al final se diluyen, y la astrología sigue en pie?

-El Neptuno que te comenté antes. Siempre va a haber rotura de paradigmas. Paralelamente a esa gran estructura de poder que es la que rige siempre, estamos los otros, los que queremos que todas las personas sean iguales, sin importar raza, de dónde vengan, en todo momento va a surgir otra cosa como respuesta a lo que ya no sirve. Eso es Neptuno.

-¿Te sentís respetada?

-Sí, totalmente. Por ahí ciertos rasgos de mi personalidad han llevado a grandes críticas, pero siempre estuve segura de cómo me manejo en la vida. Por eso ni me preocupo.

-O sea que tampoco te hace mella el paso del tiempo, que se venga la vejez.

-Me cuesta la aceptación de una arruguita más, como buena libriana, tengo ascendente en libra.

-Raro, no debería preocuparte.

-No me preocupa, me lleva un proceso de adaptación (risas) como a cualquier persona. No me quita el sueño.

-Si te pidiera que me digas sobre mi vida, pero sin cartas ni nada, ¿podrías?

-No. Si indago astrológicamente te puedo decir algo de lo que te puede pasar este año,  tranquilamente.

-¿Cuáles son los “rollos” astrológicos de los tandilenses?

-Es un abanico. Hay rachas: a veces vienen los librianos, a veces los capricornianos, eso corresponde a los tránsitos de los planetas. Y he trabajado mucho, gracias a Dios con buenos resultados, con mujeres golpeadas, temas de violación, pero aclaremos: nunca solamente por tarot o astrología sólo, sino a través de un acompañamiento  con psicólogo. Es holístico lo mío, integro todo.

-Estás convencida de que todo esto tiene un sentido.

-Sí. Siempre creí en esto porque es una herramienta para que te conozcas. De chiquita estaba mirando al cielo. Y siempre creí que por más abajo que estés, desde dentro de uno se puede hacer algo para cambiar. En la tierra siempre va a haber ciclos repetitivos, cosas terribles, pero siempre va a haber fuerzas en otro sentido. Ahí estaría yo, una aprendiz eterna que sabe que dedicarte a esto no te salva absolutamente de nada y que  no podés jugar con las personas, al contrario: tenés que ser muy responsable y ver si están preparadas para recibir una orientación.

Los astros estaban (¿están?) del lado de Daniel Scioli

 

Si la historia política argentina 2015 será recordado como el año del fracaso más estrepitoso de las encuestas y las consultoras, no menos lo será a nivel astros, vaticinios y brujos. Como los encuestadores, la abrumadora mayoría de los gurúes tampoco acertó quién se consagraría nuevo presidente.

Incluso se dio una controversia en el mundo de los adivinos que tuvo a Tandil en el centro de escena.

Luis Sobrino Aranda, tal vez el más famoso de los “astrólogos políticos” fue contundente: “Macri nunca va a ser presidente”, advirtió de acuerdo a los estudios de las cartas natales de los dos candidatos.

Bien cerquita de esa opinión estuvo la mediática Jimena La Torre (la morocha del gorro en la cabeza, figura repetida en tv), quien con la mejor sonrisa no lo señaló una sino mil veces: “El próximo presidente será Daniel Osvaldo Scioli”.

Patricia Kesselman, la mimada de Clarín, tampoco se anduvo con vueltas: “Trabajé con las cartas solares de los candidatos y pienso que Mauricio Macri no será presidente”, pero, precavida al fin, advirtió que en rigor necesitaría conocer con precisión la hora exacta en que vino al mundo el primer mandatario nacido en Tandil.

La opinión fue unánime entre los astrólogos: la partida de  nacimiento de Macri señala una hora que no contaba con el aval de los planetas.

Por eso, dicen los entendidos, entre ellos Martín Dubourg, vinculado a Tandil por distintos motivos y gran estudioso de libros y autores de astrología, la única que dio en la tecla fue Alejandra Vidal porque para no equivocarse ella habría logrado hacerse de una copia de la partida de nacimiento de Macri o bien practicó los cálculos en función de la “hora verdadera” del nacimiento del futuro presidente tras indagar sobre supuestos errores en el horario que marca la partida.

¿Y Nancy Degó? La pitonisa serrana prefería no indagar en el asunto, pero se vio forzada por gente que irrumpió en su consultorio de la calle 9 de Julio, “preocupados por el futuro laboral”.

-¿Y anticipaste el triunfo de Macri, o no?

-Cuando tuve que sacar quién ganaba, tiré tres cartas y abajo el resto: ¡ninguno de los dos me salió ganador!, salían iguales hasta el último momento. Incluso me salía Daniel Scioli con muchas más posibilidades, pero lo que podríamos llamar éxito aparecía sólo en la parte de abajo de la tirada (la que no abarca lo inmediato).

-¿O sea que Scioli tendrá que esperar pero le va a ir bien más adelante?

-…

-¿Habrás sido objetiva?

-Yo no pregunté por persona, pregunté por proyecto de país. Insisto: me vi forzada a hacerlo por gente que tenía temor por sus puestos laborales. Yo ahora espero un milagro.

-¿Un milagro?, ¿algo bueno?

-Y si es milagro es algo bueno, ¿no?, Argentina hoy es Cáncer ascendente en Libra. El 10 de septiembre de 2016 entra Júpiter en Libra. Y sí, pienso que se puede dar algún milagrito a nivel país.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario