Pasa por el diván Sebastián Eduardo Romay

-A más de uno le resulta extraño su protagonismo en la promoción de amparos en defensa de derechos sociales, ¿lo suyo no es la derecha acaso?

-No, no, no. Siempre fui y seré peronista, del movimiento. Para mí la solución está por el medio: ni la derecha o el ajuste del Gobierno, ni una izquierda que no lleva a ningún lado. El medio que plantea Sergio Massa.

-Convengamos que sorprenden los bríos con que de golpe se tomaron la defensa de intereses sociales.

-No, ¿por qué? ¡No somos de derecha! Mauricio tiene un perfil social muy determinado, se preocupa por la gente, ayuda, es un tipo socialmente muy comprometido.

-¿Y usted es la esperanza blanca de D’Alessandro en Tandil?

-Soy uno más. Lo importante es que Mauricio rompió todos los esquemas con su enorme generosidad para trabajar y con su humildad: de igual a igual con todos pese a su nivel político o al nivel donde trabaja.

-¿D’Alessandro quiere ser intendente?

-Ojalá que sí. A mí me encantaría. Su intención es ser concejal, pero no sé si la coyuntura lo va a dejar venir a jugar acá, porque es muy importante a nivel nacional en el armado de Sergio Massa. Ojalá pueda venir.

-Cuesta ver a Tandil pasar de un Lunghi tan medido a un casi humorista.

-Bueno, por ahí es hora de cambiar, ¿no? Hay un fin de ciclo, yo por lo menos lo veo. Mauricio te puede divertir  pero no deja de tener mucha seriedad: cuando tiene que trabajar, trabaja, es una luz y como abogado es brillante. Ahora, la cercanía que Mauricio tiene con la gente lo hace un fenómeno político, sin dudas.

-Supongamos que esa “macro” que dice usted lo retiene arriba y él dice: “Andá vos en Tandil Seba…”

-No, no  creo que sea yo el indicado.

-En 2011 sí lo creía. Enfrentó a Néstor Auza en las PASO del FPV.

-Sí, en otro momento, otro tiempo. Era muy joven, impulsivo. Por ahí me dejé llevar por la gente de la que estaba rodeado entonces y lo enfrenté con una posición muy desafiante, rebelde. Ojo, lo he charlado con él, eh. Y le he pedido las disculpas del caso.

-¿Fue para tanto? ¿Como para pedir disculpas?

-Sí, en un momento fui bastante hiriente. Pero bueno, es la juventud y gente que te va calentando la cabeza y desde la inexperiencia uno sale… Hoy comparto muchas cuestiones y veo a Néstor como una persona muy importante en la política de Tandil.

-Pero su candidato es otro, así que otra vez va a colisionar con Auza. Es su destino, parece.

-Mauricio está apostando a una construcción colectiva para que podamos ser una oposición en serio en Tandil. Y no se descarta a ningún actor: ni a Néstor, ni a Raúl Escudero ni a ninguno de los que se puedan acercar.

-Abogado, peronista, joven, que dice no ser derecha, ¿pudo haber sido de La Cámpora?

-¡No! No, me hubieran echado, no. Ojo: me parece muy noble el trabajo de campo que hacen los chicos y tienen posiciones interesantes en algunas cuestiones, pero no. Y creo que hoy son muy resistidos.

-Julio Bárbaro sostiene que el peronismo no tendrá chance alguna hasta que no se quite de encima a los Insfrán, los Boudou, etcétera. ¿Qué hay con eso en Tandil?

-Lamentablemente el peronismo de Tandil tiene mucha gente que le hizo mucho mal. Se han desperdiciado grandes oportunidades. Diego Bossio apostó a un proyecto político para la ciudad -y aclaro que nunca estuve en su espacio y jamás trabajé con ellos-, pero eso se tiene que solventar desde el afecto: a un dirigente lo tenés que querer más allá del cargo que te pueda dar, tiene que haber algo afectivo, si no eso dura muy poco.

-¿A qué quiere llegar con eso?

-A que, de hecho, todos estos que han lucrado con la cercanía a Diego Bossio, hoy hasta lo niegan. Eso es muy ingrato. Lo contrario, insisto, es lo que sucede con Mauricio: uno lo aprecia más allá de todo.

-Bueno, usted confiesa que también se ha arrepentido.

-No, yo, ¿de qué? Me arrepentí de una candidatura, de los dirigentes, no.

-De Jorge San Miguel, que lo promocionó en aquella oportunidad que enfrentó a Auza.

-Si… ¡no!, bah: él se arrepintió de mí. Igual, hoy tengo una buena relación con Jorge, es una muy buena persona. Pero Diego, en cambio, recolectó mucha gente nociva: pagó un equipo a precio del Barsa y compró a Sacachispas. Y así fueron los resultados. Y cuando se acabó el poder quedó esto del PJ tandilense, que se tendrá que reconstruir, pero nosotros desde el Frente Renovador ya apostamos a algo distinto.

 

FICHA PERSONAL

Sebastián Eduardo Romay. 39 años, casado, dos hijos: Facundo y Francisco.

-Cursó la primaria en la Escuela 34 y secundaria en la Técnica “Ingeniero Felipe Senillosa”.

-Se recibió de abogado en la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA).

-Fue profesor de Derecho Administrativo; de Responsabilidad del Estado y Derecho de Transporte y  Seguro en la UCES. Dictó también Derecho Administrativo en El Salvador.

-Se desempeñó como asesor jurídico en la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).

-Desde 2010 participa en el programa “Tandil Despierta” por ECO TV.

-En 2011 fue precandidato a intendente de la ciudad en las PASO del FPV.

-Participa del Frente Renovador en Tandil como referente de Mauricio D’Alessandro y fue el promotor de los amparos contra el aumento de las tarifas de gas, luz y la Tasa de Seguridad.

-Se  confiesa “más abogado que político” y dentro de la política, privilegia “el afecto por sobre los cargos”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario